SUCESO

Conmoción y rabia en Chella tras el asesinato de la joven Vanessa

Un amigo confiesa que mató a la joven, de 15 años, desaparecida el miércoles por la noche.

Agentes de la Guardia Civil recorren el camino de acceso al lugar donde se encontró el cuerpo.

Agentes de la Guardia Civil recorren el camino de acceso al lugar donde se encontró el cuerpo.

  1. Asesinatos
  2. Menores
  3. Personas desaparecidas
  4. Violencia
  5. Comunidad Valenciana

¡Que lo maten! ¡Toda la familia desterrada de aquí!”. El grito de rabia de un amigo de Vanessa Ferrer, la adolescente de 15 años hallada muerta en Chella (Valencia) tras un día desaparecida, irrumpe desde la casa de la familia a media tarde del viernes. A esas horas hay más de una decena de grupos de adolescentes en los alrededores, todos en silencio, con caras cabizbajas, abrazos y algunas lágrimas, pero sobre todo estupor. El desgarrador grito del amigo, un tal ‘El Chato’, ha roto este silencio. Poco después, el alcalde del municipio, José Enrique Talón, confirmaba lo que en el pueblo todos sabían. “Hemos encontrado a Vanessa Ferrer”, decía a pocos metros de la vivienda y tras regresar de la zona donde había sido encontrado el cuerpo, desnudo y envuelto en una manta, de la joven.

La madre de Vanessa había denunciado su desaparición el jueves, cuando no fue al instituto de un pueblo cercano donde estudia. La Guardia Civil encontró este viernes el cuerpo desnudo arrojado a un agujero en la tierra. Horas después detenía a un chico de unos 21 años por un crimen que llegó a confesar.

Casi todos en Chella, un pequeño municipio al sur de Valencia de apenas 3.000 vecinos, hablaban este viernes de que la Guardia Civil había detenido a un amigo de Vanessa, un chico de 21 años, y que éste había confesado que la había matado. La Guardia Civil ha confirmado este arresto, su confesión, y que los investigadores estaban tomando declaración a otros amigos de la víctima, al menos un par de ellos habían sido interrogados por la muerte de la joven.

LA DESAPARICIÓN

Vanessa desapareció de su casa en la noche del miércoles. Ese día se fue al cine con unos amigos la vecina localidad de Xàtiva. Luego regresó a casa a cenar y le dijo a su madre que se iba a ir a dormir a casa de su amiga Julia. Pero no fue así. La ausencia de la joven en el instituto de Navarrete donde estudiaba hizo saltar la alarma. Su madre denunció su desaparición. En un principio tanto los investigadores como en Chella se pensaba que Vanessa se había enfadado y que regresaría pronto. Pero no lo hizo. La Guardia Civil activó un dispositivo de búsqueda con un rastreo de la zona que acabó en tragedia."Quién se iba a imaginar que la iban a encontrar muerta", comenta una mujer en uno de los corrillos.

Los agentes hallaron a las doce del mediodía del viernes el cuerpo de una chica desnuda y arrojada a una sima de unos veinte o treinta metros de profundidad. La Guardia Civil no confirmó en un primer momento que se tratara del cuerpo de Vanessa, pero en el pueblo todos lo daban por hecho. La confirmación llegaría más tarde.

Los agentes de la Benemérita han interrogado a varios amigos del entorno de la víctima. Su novio fue descartado. “Ni siquiera estaba en Chella”, dice una chica que iba al mismo instituto que Vanessa. El detenido es un chico de 21 años que ha confesado haber sido el causante de la muerte, tal y como han confirmado fuentes de la investigación. A esas horas, en el pueblo, amigos y vecinos comentaban para lo que ellos era un secreto a voces: que un tal Rubén la había matado y que lo había confesado. Al parecer, el joven habría dejado rastro del crimen en mensajes de móvil.

Mientras, en el pueblo circulaban otros mensajes. A pocos metros de la casa donde vivía Vanessa, una joven enseña un mensaje de  Whatssapp que le ha mandado su padre y que él, según explica, lo ha recibido de la policía local. En el mensaje se lee lo que habría sido la confesión del detenido y que viene a decir algo así como que “iba to drogao”, que quedó con ella y que acabó forzándola sexualmente “mientras la ahogaba” y que luego se dio cuenta de que estaba muerta. El mensaje corrió como la pólvora por Chella. Fuentes de la investigación confirman la confesión y que el detenido había dicho que “iba pasado”, pero descartan dar más detalles porque la víctima es menor de edad. Vanessa y él se conocían porque la mejor amiga de la víctima había sido la novia del detenido.

¿MÁS IMPLICADOS?

Hasta el momento, la Guardia Civil solo confirma esta detención, pero durante la tarde del viernes los agentes interrogaron a más personas del entorno de Vanessa. Al menos un par de amigos más. El lugar donde ha aparecido el cuerpo hace sospechar que el cuerpo de la joven pudo haber sido trasladado y arrojado al ‘agujero’ donde fue encontrada. A la sima se accede por una vía de tierra que se adentra en una zona rural a escasos metros de la vivienda donde vivía Vanessa.

El alcalde, José Enrique Talón, ha decretado tres días de luto oficial. “Es un día muy,  muy duro, sobre todo para la familia. Es el día más duro desde que soy alcalde”, decía el regidor.