Sociedad

A prisión los padres de un bebé que un indigente halló muerto en un contenedor

Un juzgado de Alicante ha abierto una causa por posible asesinato. La recién nacida estaba en una bolsa cerrada y envuelta en una manta.

  1. Sociedad
  2. Alicante (Provincia)

El bebé que un indigente encontró muerto en un contenedor de basura el pasado martes en Pilar de la Horadada, en Alicante, podría haber sido asesinado. Un juzgado de Orihuela ha mandado a prisión a los padres después de tomarles declaración y ha abierto una causa por posible asesinato, tal y como han informado desde el Tribunal Superior de Justicia valenciano.

El macabro hallazgo tuvo lugar a las once de la noche del pasado martes en Pilar de la Horadada, Alicante. A esa hora, una persona que estaba rebuscando en el contenedor tiró de una manta y en ella se encontró muerto a un bebé, una niña recién nacida de unos tres kilos. La Guardia Civil comenzó la búsqueda de los progenitores, mientras que el cuerpo del bebé fue trasladado al Instituto Anatómico Forense para que una autopsia determinara las causas de la muerte.

Fuentes conocedoras de la investigación han explicado que la niña estaba dentro de una bolsa cerrada y envuelta en una manta vieja. Los primeros indicios apuntaban a que había nacido viva, por los restos analizados. Los investigadores barajan un posible ahogamiento, aunque los resultados de la autopsia no han trascendido.

El juzgado de Instrucción 3 de Orihuela, que se ha hecho cargo de la investigación, ha acabado abriendo una causa por presunto asesinato y mandado a prisión a los padres del bebé.

Los agentes detuvieron a la madre a las dos de la tarde del día siguiente del hallazgo. Poco después se arrestó al padre. Ambos, de origen rumano, viven a apenas 50 metros del contenedor donde fue arrojado el cuerpo. Este jueves, el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Moragues, informaba de que en total han sido cuatro los detenidos. Los padres y otras dos personas que convivían con ellos en Pilar de la Horadada.

El juzgado 3 de Orihuela, en funciones de guardia, ha ordenado finalmente prisión provisional, comunicada y sin fianza para los padres. Los dos, que han declarado esta tarde ante la juez instructora, están imputados –lo que ahora se denomina investigados- en una causa abierta por asesinato. Los dos compañeros de piso detenidos también han pasado este jueves a disposición judicial y han quedado en libertad provisional pero como investigados por posible encubrimiento del presunto crimen.