Íñigo Méndez de Vigo

Méndez de Vigo se compromete a que las "carreras tradicionales" se sigan impartiendo en cuatro años

El ministro de Educación desecha la idea del controvertido plan 3+2 de Wert y "mantendrá" y "plasmará" la moratoria para que las titulaciones ya existentes no pasen a ser de tres años. 

El ministro de Educación, Méndez de Vigo, este miércoles en el Congreso

El ministro de Educación, Méndez de Vigo, este miércoles en el Congreso EFE

Méndez de Vigo sigue contradiciendo a Wert. El actual ministro ha anunciado durante su puesta de largo en la Comisión de Educación que "mantendrá" y "plasmará" la moratoria para que no se implante el decreto 3+2, con el que Wert pretendía que las carreras universitarias pasasen a durar tres años y los máster dos cursos. 

"No es posible que en España carreras clásicas se impartan con una duración distinta dependiendo de una universidad u otra", ha explicado el ministro durante su comparecencia. "Me parecería extrañísimo", ha exclamado.

Así, el titular de Educación se compromete a "mantener" la moratoria que el Ministerio estableció con la Conferencia de rectores de universidades españolas (CRUE). Esta establece que sólo las carreras nuevas -que no tengan nada que ver con las ya existentes- se podrán adaptar a programas que duren tres años y no cuatro como los grados actuales.

Esto, en la práctica, supone que carreras "clásicas" -así las ha llamado Méndez de Vigo- como Derecho, Filosofía, Dirección y Administración de Empresas o Periodismo se seguirán impartiendo en cuatro años y los programas de posgrado posterior en un curso. 

LLEGÓ AL MINISTERIO A "ESCUCHAR"

Este anuncio lo ha hecho durante su primera comparecencia de la legislatura en la Comisión de Educación. En su intervención principal, ha recordado que sucedió al José Ignacio Wert para hacerse cargo de un Ministerio al que llegaba para “escuchar, dialogar con todos los organismos, construir acuerdos desde la legalidad y asumir un compromiso por la igualdad de oportunidades”.

Méndez de Vigo ha anunciado que uno de los ejes de esta legislatura será “la mejora de la convivencia escolar” con el fin de erradicar el acoso en las aulas. Así, ha puesto de ejemplo una de las últimas medidas puesta por el titular de Educación: el teléfono contra el bullying. Según ha afirmado, en los 30 días que lleva disponible este teléfono ha atendido a 4.085 llamadas y de ellas, 302 corresponden a “potenciales casos de acoso”.