Educación

Los padres del colegio evacuado: “Mi hija vio hace un año cómo saltaban chispas por la lluvia”

El colegio 103 de Valencia lleva una década en barracones ante la impotencia de las familias que no reciben soluciones del Govern.

Una de las aulas de los barracones del 103 de Valencia donde se ha colado el agua

Una de las aulas de los barracones del 103 de Valencia donde se ha colado el agua E.E.

  1. Educación
  2. Valencia
  3. Desalojos
  4. Colegios
  5. Lluvia

Los padres de los alumnos del colegio 103 de Valencia no sabrán si este miércoles podrán llevar a sus hijos al centro después de haber sido desalojados porque la lluvia, poco abundante pero persistente, amenazaba la seguridad de los estudiantes. “He llamado al 112 para garantizar la seguridad, como madre y como representante de la AMPA”, explica Raquel Lafarga, presidenta de la asociación de padres de este colegio que se convirtió en todo un icono de la lucha de la izquierda contra la política educativa de los gobiernos del PP.

No es la primera vez que el centro, el único de la ciudad de Valencia que está íntegramente ‘construido’ en barracones, sufre goteras y pone en riesgo a los alumnos. “El año pasado mi hija, de diez años, llegó a ver que saltaban chispas del cuadro eléctrico”, recuerda. También entonces, como este martes, se evacuó a los 400 estudiantes.

El colegio 103 de Valencia lleva casi una década completa en barracones. Este curso saldrá del centro la primera ‘graduación’ de alumnos que han estudiado toda la etapa de Infantil y Primara en aulas prefabricadas. No han conocido una escuela de verdad. El centro es, junto con el Ciutat de Cremona de Alaquás, en la provincia de Valencia, todo un icono de la lucha de la izquierda contra las políticas del PP en educación que han dejado a miles de alumnos en barracones. Sin embargo, los padres desesperan al ver que, un año y medio después del cambio en la Generalitat y en el Ayuntamiento, sus hijos siguen en barracones y con una situación más grave si cabe.

“Goteras ha habido siempre, pero es que ahora esto ya hace aguas por todas partes, filtra por todos los sitios”, lamenta Lafarga. En octubre, los padres volvieron a recuperar las concentraciones, esta vez bajo el lema Educando bajo la lluvia para denunciar la situación y al ver que la promesa de construcción de un colegio nuevo no se hace realidad. Este martes, el agua ha afectado a tres aulas y ha habido filtraciones en el cuadro eléctrico, tal y como han informado desde la Conselleria de Educación. La dirección del centro avisará mañana a los padres y los niños si pueden regresar o no a las clases.

Se adelantarán las obras programadas para Navidad

Desde Educación afirman que han hablado de urgencia con la empresa encargada de mantenimiento y aseguran que van a adelantar los trabajos para impermeabilizar los techos de los barracones. Unos trabajos previstos para Navidad pero que, indican, iniciarán este fin de semana.

La Consellería que dirige Vicent Marzà (Compromís) anunció en su día todo un plan para ir acabando progresivamente con los centros educativos en barracones. Pero en el 103 las promesas se están alargando. En un principio se anunció para finales de este año la licitación del centro, pero no será hasta el primer trimestre de 2017 cuando se publique este trámite porque el proyecto está a la espera de recibir un informe de Adif, puesto que el colegio se ubica cerca de las vías ferroviarias.

“Estamos muy cansados, indignados y cabreados. Que agilicen ya los trámites necesarios”, exclama la representante de los padres.  "Vivimos en un tercer mundo educativamente hablando a nivel de infraestructuras”, ha criticado en el centro otro de los padres, Guillermo Montesinos, en unas declaraciones recogidas por la agencia Europa Press. Y más críticas. “Cada vez que llueve tenemos que dejar nuestros puestos de trabajo con la incertidumbre de qué habrá pasado", ha denunciado Laly de la Fuente, otra integrante de la Ampa.

“Lo que es una realidad es que al lado de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, con un despilfarro enorme de dinero, los niños están desde hace ocho años en barracones", ha apuntado esta madre. Al despilfarro en grandes eventos se suma el escándalo de corrupción Taula que está investigando años de presuntos cobros de comisiones en la construcción de colegios que esquilmaron las arcas públicas destinadas a centros educativos.

En el 103, los padres critican que lo que están haciendo las Administraciones es pasarse la pelota unos a otros. El propio alcalde de Valencia, Joan Ribó, llegó a calificar de “gravísima” la situación de este colegio. La próxima semana, los padres mantendrán una reunión con la concejal de Educación para abordar la problemática. También habían pedido un encuentro con el alcalde, pero éste ha delegado en la edil María Oliver.

Barracones por toda España

Los barracones se instalaron -para quedarse- como en la mayoría de comunidades autónomas durante el periodo de la crisis. Con la excusa de los recortes en materia educativa, las administraciones regionales comenzaron a instalar aulas prefabricadas en colegios para nuevas líneas de nuevos cursos o como aulas de asignaturas itinerantes.

Esto, curso a curso, evolucionó hasta los nuevos colegios en los que las aulas de obra no existen y el Colegio 103 es el paradigma: los 400 alumnos de Infantil y Primaria de este centro valenciano, que en la mañana de este martes fueron evacuados, dan clase en estos módulos prefabricados en todos los cursos.

El uso de barracones en colegios e institutos también han servido a las comunidades para resistir el aumento del ratio de alumnos por clase generalizado en todo el territorio y cumplir con la normativa. Pero, ¿a costa de qué? En el caso de la comunidad valenciana, cuando el nuevo Gobierno llegó al poder antes de que comenzase el curso 2015/2016 se marcaron como prioridad eliminar las aulas prefabricadas.

Un curso después la situación no parece mejorar. En esta comunidad son 24 los centros escolares los que imparten todas sus clases en barracones, por lo que, según cálculos de los sindicatos y asociaciones de padres, son más de 7.000 los alumnos afectados. También son 139 los colegios e institutos que en sus instalaciones cuentan con estas clases para realizar algún tipo de actividad.

Unas cifras que se alejan todavía de las promesas de Marzà, que pronosticó que gracias a las políticas e inversión que llevará a cabo la Generalitat -483 millones de euros destinados a este fin hasta 2019- se construirán 124 colegios e institutos para superar la problemática de los barracones.