Grabación en Asuntos Internos

El comisario Villarejo pide el archivo de su investigación por el caso Nicolás

Su defensa solicita que se investiguen cuatro cuentas de correo ajenas a Interior y utilizadas supuestamente por el comisario Martín Blas.

Nicolás Gómez Iglesias, saliendo de los Juzgados de Madrid

Nicolás Gómez Iglesias, saliendo de los Juzgados de Madrid

El comisario José Villarejo ha solicitado este miércoles el archivo de las actuaciones en su contra por la grabación al ex comisario de Asuntos Internos Marcelino Martín Blas. El ex alto mando policial -que abandonó el cuerpo el pasado verano al alcanzar la edad de jubilación-solicita en su escrito el "sobreseimiento y archivo de las actuaciones" en su contra y la investigación de cuatro cuentas de correo ajenas a Interior pero utilizadas presuntamente por el comisario Martín Blas en su teléfono oficial.

En su petición de archivo, la defensa de Villarejo esgrime como principal argumento el informe de la policía científica adelantado por EL ESPAÑOL. El trabajo policial presentado ante el juez Arturo Zamarriego concluye que es técnicamente imposible utilizar de forma remota un teléfono con los programas instalados al entonces comisario de Asuntos Internos por el personal del Ministerio del Interior.

"El día que supuestamente se realizó la grabación, el 21 de octubre de 2014, las aplicaciones COMSEC y MobileDesk en el Iphone 4 de comisario Martín Blas carecían de licencias validadas y en vigor, por lo que no pudieron usarse en las fechas de los hechos supuestamente ilícitos aquí investigados", explican los letrados del comisario Villarejo.  "La tesis acusatoria de la -parcial- Comisión Judicial  se fundamenta sobre una acreditada y evidente imposibilidad técnica", añaden.

Además, la defensa de Villarejo esgrime que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) se ha negado, avalado por la regulación de información clasificada,  a aportar los nombres de los agentes que acudieron a la reunión grabada supuestamente de forma ilegal durante la investigación contra el joven Francisco Nicolás. "No se nos permite excluir la posibilidad -sin ningún género de dudas- de que la famosa grabación la haya efectuado uno de los dos miembros del CNI asistentes a la reunión de octubre de 2014".

Cuatro cuentas de correo

El escrito del ex alto mando policial no se limita a solicitar su archivo. Además pide al Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid que proceda a extraer los correos electrónicos de cuatro cuentas  de correo ajenas a la red corporativa del Ministerio del Interior que se utilizaron según la información obtenida del terminal, en el teléfono del comisario Martín Blas. Las direcciones de las cuatro cuentas aparecen reflejadas también en el informe elaborado por la policía científica.

"Sorprende, a su vez, que en su teléfono oficial no emplease su propia cuenta de correo oficial del Cuerpo Nacional de Policía y sí utilizase otras con identidades, a todas luces, aparentemente falsas", refleja el escrito. "Esta irregular situación debe investigarse pues, si verdaderamente la grabación se produjo desde el móvil del comisario Martín Blas (como él mismo sostiene) es muy probable a la vista de lo anterior que la grabación se remitiese a terceros a través de alguno de esos correos electrónicos", concluyen los abogados, que piden al juez ordenar a la Policía Científica el volcado de esos correos entre octubre y diciembre de 2014.