MANIFESTACIONES

Podemos vuelve a las calles para hacer "oposición social" al PP

Iglesias y Errejón se manifiestan juntos y después vuelven a tener un encontronazo en las redes sociales. 

Mayoral, Errejón e Iglesias este lunes en Madrid.

Mayoral, Errejón e Iglesias este lunes en Madrid.

  1. Podemos
  2. Unidos Podemos
  3. Pablo Iglesias
  4. PP Partido Popular
  5. Íñigo Errejón
  6. Redes sociales

Podemos lleva semanas trabajando para situarse como la única oposición al Partido Popular. Los golpes de efecto en el Congreso y las manifestaciones en las calles son dos de las armas que está utilizando el partido morado para lograr ese fin, aprovechándose además de la crisis de identidad que vive el PSOE. El plan de Pablo Iglesias y los suyos es hacer ver a los ciudadanos que solo ellos se oponen con dureza a las políticas del Gobierno de Mariano Rajoy. Este lunes, los líderes de Podemos volvieron a coger la pancarta en una manifestación para ubicarse en la "oposición social" al Ejecutivo de los populares.

Primero fue el guiño de algunos diputados de Podemos a la protesta "Rodea el Congreso" en la investidura de Rajoy. Después vino no aplaudir al rey en la apertura solemne de las Cortes. A continuación pusieron en marcha los escraches contra Gas Natural por la muerte de una anciana en Reus. La pasada semana los diputados del partido morado y sus confluencias se ausentaron del minuto de silencio en el Hemiciclo por la muerte de Rita Barberá. Este lunes Iglesias, Íñigo Errejón y Rafa Mayoral acudían a una manifestación en el centro de Madrid a favor de los trabajadores en el sector de telemarketing

En todos esos casos la estrategia de Podemos contra el Gobierno es la misma: se trata de llamar la atención para marcar el debate público y poner sobre la mesa debates de marcado carácter social como la pobreza energética o el derecho laboral y asuntos simbólicos como el republicanismo o la crítica a la corrupción. Es, en otras palabras, hacer una oposición frontal al PP, con ataques por tierra, mar y aire. Sea en las instituciones o sea en las calles, el partido morado quiere aparecer ante los españoles como la "auténtica oposición" al partido gobernante. 

La pancarta

Este lunes el secretario general de Podemos defendía a los empleados del sector de telemarketing, por las precarias condiciones laborales que padecen. "Ellos y ellas son la oposición social al PP, lo que están defendiendo aquí es la democracia, porque no hay democracia sin derechos sociales y sin derechos de sindicación", afirmaba Iglesias. Además, exponía que "son uno de los sectores más vulnerables, porque tienen sueldos de escándalo".

Esta es la oposición social al Partido Popular y para nosotros es un honor estar aquí

Y agregaba que "nosotros estamos aquí simplemente acompañando y ayudando a que esta movilización y esta huelga tenga más visibilización". "Esta es la oposición social al Partido Popular y para nosotros es un honor estar aquí", sentenciaba Iglesias entre el aplauso de los 200 manifestantes que acudieron a la protesta. 

Juntos en la protesta y revueltos en Twitter

Eso sí, las protestas comunes no impiden que en Podemos se siga librando la pelea entre pablistas y errejonistaspor construir la futura identidad del partido morado. Este lunes volvía a producirse un encontronazo entre Iglesias y Errejón, que por la mañana habían asistido juntos a la protesta de los trabajadores y por la tarde se peleaban en Twitter a cuenta del debate interno sobre la formación morada. 

Errejón publicaba un artículo en el diario 20 minutosy lo anunciaba en la famosa red social. Minutos después, Iglesias afeaba a su secretario político que hubiera planteado la publicación del texto en términos de pelea interna y hasta le acusaba de hacer "propaganda". 

El ataque de Iglesias a Errejón evidencia, una vez más, que la relación entre los dos líderes de Podemos no pasa precisamente por el mejor momento. Sus visiones sobre el futuro del partido que cofundaron parecen cada día más alejadas. Si bien en los últimos días el secretario general ha apuntado a un nuevo Podemos, más cercano a IU y centrado en "la clase obrera", su número dos no para de insistir en la tesis contraria: ni pensar en una fusión con IU e impulsar el Podemos transversal que olvide de la dicotomía izquierda-derecha y se centre en la pelea entre "los de arriba y los de abajo"; todo para llegar a amplias capas populares que sumen una mayoría capaz de ganar las elecciones. 

Esa mayoría popular que le puede dar la vuelta a la tortilla es necesariamente transversal: incluye por supuesto a la izquierda tradicional, pero va mucho más allá y no puede tropezar en sus viejas piedras

Sin ir más lejos, en su artículo de este lunes Errejón decía que "no hay hoy proyecto más radical y transformador que construir una mayoría nueva capaz no solo de denunciar el desorden que generan los de arriba sino, fundamentalmente, de encarnar un orden alternativo y de generar confianza". "Esa mayoría popular que le puede dar la vuelta a la tortilla -agregaba- es necesariamente transversal: incluye por supuesto a la izquierda tradicional, pero va mucho más allá y no puede tropezar en sus viejas piedras". Afirmaciones que chocan con las aspiraciones de Alberto Garzón -"superar IU"- y quizás con los planes de Iglesias