'Atrápame Si Puedes' a la española

Las mentiras de Purcell Mena, el 'Gran Nicolás'

Condenado por estafa, este 'pirulero' chileno usa como reclamo reuniones ficticias con los reyes de España y Barack Obama, intentó comprar Afinsa junto al gestor de Diego Torres, exsocio de Iñaki Urdangarin.

Ignacio Purcel Mena, a la izquierda, junto al traficante de armas Monzer Al Kassar.

Ignacio Purcel Mena, a la izquierda, junto al traficante de armas Monzer Al Kassar. Perfil.com

  1. Estafas
  2. Purcell Mena
  3. Chile

Su nombre es Ignacio Purcell Mena y, sobre el papel, es un empresario de éxito que se reúne con Felipe VI, que trabaja para un banco de inversión panameño captando grandes capitales y que vive en España una vida de lujo con mansión en Marbella y un yate amarrado en Barcelona. Sin embargo, bajo esa fachada de triunfador se esconde un estafador confeso. Un 'pirulero' de nivel, (como se conoce en el argot a este tipo de delincuentes) que intentó pegar su primer pelotazo en España por 2.390 millones de euros allá por 2009, que suplantó la identidad de un jeque árabe en Marbella para ganar 150.000 euros. La policía también lo vincula con una operación de narcotráfico que logró introducir al menos 248 kilos de coca en España y que utiliza como reclamo para sus negocios reuniones falsas con los reyes de España y otros líderes mundiales.

Si el 'pequeño Nicolás' -Francisco Nicolás Gómez Iglesias- fingía en sus embustes trabajar para la Vicepresidencia del Gobierno, Purcell Mena, nacido en 1972, apunta más alto. En los blogs que intentan limpiar su nombre en internet, el estafador chileno se encarga incluso de airear sus reuniones con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Ahí es nada.

Según ha confirmado EL ESPAÑOL, una intensa red de blogs, controlada desde la provincia argentina de Mendoza, propaga en la red noticias falsas sobre los supuestos logros comerciales de Purcell Mena en su carrera como empresario. Así, el chileno es presentado como un empresario español entre los 40 millonarios que participaron en un fondo de caridad abierto por Bill Gates (basta consultar el listado real para ver que su nombre no figura allí), copia como suyos análisis económicos publicados por la BBC, y da publicidad a sus presuntas reuniones con el Papa Francisco y el líder boliviano Evo Morales.

Un canal de youtube complementa la estrategia con vídeos, por ejemplo, sobre sus encuentros con los reyes de España, que según esta realidad paralela, le ofrecieron una recepción en septiembre de 2015. Las imágenes del vídeo son las de la ceremonia de coronación del Felipe VI, emitidas por Televisión Española.

Captura del blog sobre Ignacio Purcell.

Captura del blog sobre Ignacio Purcell.

El falso banco en Panamá

Pese al intento de Purcell Mena de borrar su huella digital, los primeros comentarios sobre sus andanzas aparecen en 1999, cuando el diario El Mercurio mantiene que Purcell Mena -con 27 años entonces- había sido condenado en su país por una estafa bancaria. “Está implicado en varios fraudes que le han llevado a prisión. Entre ellos se cuentan falsificaciones de documentos de vehículos y estafa a una empresa constructora. Sin embargo, el caso más conocido es el que afectó a la empresa Transbank”, explicaba El Mercurio.

Fue poco después cuando Purcell Mena se asentó a vivir en la Costa del Sol y -como adelantó el portal argentino Perfil.com- entabló contacto con el traficante armas Monzer Al Kassar. Desde entonces ha vivido a caballo entre España y Argentina. En los últimos años, según fuentes de su entorno, Purcell Mena intentaba captar capitales en Madrid y Barcelona con un banco ficticio, una entidad financiera supuestamente abierta en Panamá y llamada Suisse Bancor Trust. La propia red de blogs sobre Purcell Mena le coloca como "economista" dentro de la entidad. Sin embargo, en verano de 2014, el regulador bancario panameño tuvo que sacar una nota oficial negando la legalidad de este banco.

Tarjeta de visita del máximo responsable del supuesto banco.

Tarjeta de visita del máximo responsable del supuesto banco.

Junto al gestor de Diego Torres en Noos

La primera vez que el nombre de Purcell Mena se mezcló con negocios en España fue en marzo de 2009, cuando una empresa llamada American Energy and Mining Ltd intentó quedarse con los restos de Afinsa, la sociedad de inversión filatélica intervenida por la Audiencia Nacional. El nombre recordaba sospechosamente a uno de los mayores gigantes del mundo de la extracción de materias primas, pero en realidad era una sociedad de nueva creación que pretendía avalar 2.390 millones de euros. La mitad de lo que Afinsa debía a sus acreedores. Así conseguiría quedarse con el remanente de la empresa antes de que fuera liquidado. A los pequeños ahorradores, enganchados por la investigación judicial, les prometió al menos la mitad de lo que habían invertido. 

Sobre el papel, al empresa tenía un capital social de 5,6 millones de euros. Pero era solo un espejismo, ya que en Reino Unido no es necesario depositar los fondos fundacionales en el momento de inscribir una sociedad. Las acciones estaban a nombre de tres personas: el chileno Purcell Mena, su socio Juan Pablo Sánchez Gasque (que luego se vería salpicado junto a él en un caso de tráfico de estupefacientes) y una financiera llamada Blanca Ujados López. Como director de la sociedad aparece el empresario barcelonés Salvador Trinxet Llorca, que en aquel momento, era un desconocido para la policía española. Ahora, es la persona que creó la red de sociedades con las que Diego Torres desvió a Curaçao (Antillas Holandesas) parte de los fondos que tanto él como Iñaki Urdangarín facturaron gracias al Instituto Noos.

Pasaporte chileno de Ignacio Purcel Mena.

Pasaporte chileno de Ignacio Purcel Mena.

Para articular su operación en España, Purcell Mena y sus socios compraron una nueva sociedad en España. La firma, llamada Komat Eurogroup, tenía en teoría un capital social de 600.000 euros. También era mentira, ya que las cuentas demostraban que el capital no se había depositado. Con semejante carta de presentación, la Audiencia Nacional no tuvo otro remedio que rechazar de plano la propuesta de Purcell Mena y los suyos para hacerse con Afinsa. Estaban en juego los ahorros de 190.000 personas.

248 kilos de coca

Fue en mayo de 2011 cuando los agentes españoles recibieron un chivatazo que sentó de nuevo a Purcell Mena en el banquillo en España, esta vez por tráfico de drogas. Los operativos de la DEA –la agencia anti drogas estadounidense- detectaron el envío de una importante cantidad de coca a Marbella y avisaron a las autoridades españolas. La droga –hasta 1.500 kilos según los primeros indicios- era enviada por de una red de narcos argentinos y el responsable viajaría a España el 26 de mayo de 2011 para coordinar la entrega.

El dispositivo de seguimiento de Daniel Emilio Roldano supuso la detención de 12 personas y la incautación de 248 kilos de droga preparados para su venta en suelo español. Los informes policiales colocaban a Purcell Mena como un hombre clave en la distribución de la mercancía en España. “Ya quieren hacer la segunda”, decía el chileno por teléfono en una frase que los agentes relacionaban con un nuevo envío de coca. “Llamaré a los bebés para que vengan a verme y les diré a cuánto pueden vender su máquina […] Me dieron el catálogo de las máquinas y se lo llevaron al cliente. Ha dicho que vale”, le contestaba su socio en otra conversación que los agentes atribuyen al contacto con un grupo de narcos uruguayos para mover la mercancía.

Extracto de uno de los informes policiales sobre esta presunta red.

Extracto de uno de los informes policiales sobre esta presunta red.

En otra de las conversaciones, Purcell Mena habla presuntamente de contactar con un intermediario en Madrid, un hombre apodado “George de la Jungla”. Los informes policiales le colocan como la persona que contacta con la cúpula de la organización en Argentina, liderada por un capo sin identificar, apodado “El Tiburón”.

El 19 de julio de 2011, un juzgado de Alicante decretó el inicio de las detenciones contra este grupo de narcos. Pucell Mena no estaba entre los arrestados. Pero no por falta de indicios en su contra, sino porque las autoridades españolas le ubicaban en Argentina y en paradero desconocido. Por eso, solicitaron un Señalamiento Policial de Detención y Personación (DYP), “para que en caso de ser identificado por cualquier cuerpo policial se avise a este grupo de investigación para obrar en consecuencia”, explican los informes remitidos al juez, a los que ha tenido acceso EL ESPAÑOL.

“José Diego Calvente, Juan Pablo Calvente e Ignacio Purcell Mena son empresarios afincados en Málaga, sin embargo, con independencia de los posibles negocios legales que los tres socios mantengan, es claro que se encuentran concertados para aparecer en esta investigación claramente en un rol de intermediarios en lo que a la venta de la partida de cocaína controlada por la organización sudamericana se refiere”, reflejan los informes del GRECO de la Policía Nacional. A juicio policial, los tres “adquieren parte de la partida de sustancias estupefacientes controlada por los investigados para posteriormente transmitírsela a otros compradores incrementando el precio de venta, y de esa forma obtener beneficios económicos”.

Los informes policiales reflejan incluso cómo Purcell Mena y sus socios negocian presuntamente el precio de la droga, intentando comprar el kilo a 28.000 euros mientras los intermediarios uruguayos intentan venderlo a 32.0000. “Yo esto se lo dije a Ignacio. Estos se quieren follar a todos los intermediarios pero se están creando enemigos por todos lados”, revelan las conversaciones telefónicas entre los investigados. En el registro de los dos colaboradores de Purcell Mena, la policía localizó un kilo de cocaína y más de 70.000 euros en efectivo.

Otro de los blogs con noticias positivas sobre Purcell Mena.

Otro de los blogs con noticias positivas sobre Purcell Mena.

El falso príncipe saudí

Tal y como adelantó El Confidencial, fue en enero de 2005 cuando Purcell Mena decidió suplantar la identidad de un jeque árabe para vender -lógicamente sin su conocimiento- la mansión que el saudí tenía en Marbella. Junto a otros dos socios, el chileno afincado entonces en Marbella creó una sociedad en España y puso al frente de ella al príncipe Naief Al-Shaalam, que en realidad había fallecido ocho años antes.

Para revivir al jeque árabe y colocarlo en la empresa sin su consentimiento, Purcell Mena falsificó un pasaporte británico y buscó a una persona que tuviera al menos cierto parecido con el jeque. Así, con la ayuda de esta persona -todavía sin identificar- Purcel Mena colocó el espectacular chalet del saudí como capital de la nueva empresa. Y luego intentó venderlo.

El verdadero jeque Naief Al Shaalan.

El verdadero jeque Naief Al Shaalan.

Al estilo de la película 'Atrápame Si Puedes', donde uno de los falsificadores más importantes del globo ponía en jaque al FBI con sus identidades falsas, el 4 de mayo de 2006 Andres (que así se hacía llamar Purcell Mena mientras se hacía pasar por el gestor financiero del príncipe saudí) fue detenido a la salida de un notario de Marbella. Momentos antes, había formalizado un contrato de arras por el chalet y recogió 150.000 euros de la mano del nuevo comprador. 

En el procedimiento, el propio Purcell Mena reconoció los hechos y fue condenado a veinte meses de prisión por un delito continuado de falsedad en documento público y otro de estafa. Para aminorar su pena, el chileno ingresó en la cuenta del juzgado los 150.000 euros que la condena, dictada en verano de 2015, le marcaba como responsabilidad civil. Todavía hoy, la policía busca al doble que Purcell utilizó para hacerse pasar por el jeque, que desde su detención y posterior puesta el libertad, está en paradero desconocido.