Nueva legislatura

La economía y el diálogo con PSOE y C's, sobre la mesa del nuevo Gobierno de Rajoy

El presidente actuará como vicepresidente económico de facto y se reunirá con Puigdemont cuando la agenda se lo permita y "sin líneas rojas", según el nuevo portavoz.

El Ejecutivo, durante la foto de familia antes del Consejo de Ministros

El Ejecutivo, durante la foto de familia antes del Consejo de Ministros Efe

El nuevo Gobierno tiene prisa por cumplir con Europa. La economía y el diálogo con PSOE y Ciudadanos han sido los protagonistas este viernes del primer Consejo de Ministros del segundo mandato de Mariano Rajoy. Cristóbal Montoro (Hacienda y Función Pública) y Luis de Guindos (Economía, Industria y Competitividad) han presentado sendos informes con los que han persuadido a sus compañeros de gabinete de que España cumplirá este año el objetivo de déficit del 4,6% del PIB estipulado por Bruselas y también el del 3,1% el año próximo.

Las cuentas van bien, y España está a punto de alcanzar los 430.000 millones de euros de ingresos que tenía en 2007, un año antes del inicio da la crisis financiera internacional. Con la ayuda del PSOE y de Ciudadanos, Rajoy tiene sobre su mesa tres asuntos urgentes: enviar a Bruselas el borrador previo a los Presupuestos Generales del Estado de 2017 así como reunir al Pacto de Toledo y a los presidentes autonómicos en una conferencia. Su objetivo principal: conseguir que en 2020 haya en España 20 millones de personas con empleo.

El será el vicepresidente económico de facto al seguir presidiendo la Comisión Delegada de Asuntos Económicos (la delegada, en el argot institucional, que se reúne todas las semanas). Montoro, Fátima Báñez (Empleo) y Alvaro Nadal (Energía) constituyen junto a Rajoy el corazón económico del nuevo Gobierno, complementado, sobre todo de cara a Europa, por Guindos. “Ha sido una reunión grata y corta”, ha dicho Iñigo Méndez de Vigo, barón de Claret, que compaginará la cartera de Educación con la “dificilísima tarea” de sustituir a Soraya Sáenz de Santamaría cada viernes en la rueda de prensa. “El presidente se ha referido a la necesidad de hablar mucho, de dialogar, de pactar, de consensuar. El Gobierno es consciente de que tiene 137 diputados”.

Diálogo con Ciudadanos

Méndez de Vigo ha puesto en valor la presencia de Báñez, Nadal y Dolors Montserrat (Sanidad) en el Gobierno como negociadores con Ciudadanos del pacto firmado en agosto con 150 medidas. Según fuentes gubernamentales, Rajoy va a llamar a Albert Rivera para ponerse a trabajar, “si es que no lo ha hecho ya”. El primer compromiso de la investidura ya está en marcha, según el portavoz: la modificación legislativa necesaria para que se haga efectiva la suspensión de las reválidas de 4º de la ESO y 2º de Bachillerato anunciadas por Rajoy la semana pasada en el Congreso. "Desde aquí, en la primera intervención que hago como portavoz quiero expresar mi deseo de colaboración con el PSOE", ha subrayado Méndez de Vigo, un veterano eurodiputado que en 2011 se convirtió en secretario de Estado para la Unión Europea en el primer Gobierno de Rajoy.

En este segundo Gobierno, Méndez de Vigo se ha hecho con mucho peso tras su exitosa labor de año y medio al frente del ministerio de Educación en llamas que dejó Juan Ignacio Wert. En su debut, el portavoz se ha deshecho en elogios hacia Santamaría, con la que tiene una estrecha relación, y ha sorprendido a los periodistas con su particular estilo y sus referencias a la “Generalidad” de Cataluña. "Me dijo que fuera amable con ustedes, no me dijo si ustedes lo serían conmigo", ha dicho Méndez de Vigo, que combina un aristocrático y británico sentido del humor con una gran capacidad de explicación con detalle.

Reunión con Puigdemont

El portavoz rescata ejemplos y vivencias de sus 20 años como miembro del Parlamento. Este viernes, algunas cejas se han arqueado cuando ha explicado que en la futura reunión de Rajoy con Carles Puigdemont, el presidente de la Generalitat, “no hay con apriorismos, con líneas rojas. Yo tenía un amigo en el Parlamento Europeo que decía si uno venía con muchas líneas rojas se acaba componiendo la bandera de la Unión Soviética”.

Para responder a una pregunta sobre la composición del nuevo Gobierno, y el reparto de poder que ha llevado a cabo Rajoy para equilibrar los polos de Santamaría y Cospedal, el portavoz ha vuelto a echar mano del sarcasmo: "La vicepresidente ha hecho una grandísima labor, lo ha coordinado todo. La señora Cospedal tiene una gran cartera, Defensa. Y yo tampoco he debido de hacerlo mal".

Además del gran pacto de Estado de Educación, una de las estrellas de esta legislatura, Méndez de Vigo tendrá que contar lo que hace el Gobierno y ocuparse de las relaciones del Ejecutivo con las empresas de comunicación. Aquí de nuevo, la flema británica de un ministro que se siente ganador: “No lo sé, espero que pasen a ser de mi competencia. Voy a quedar fatal si luego no son para mí”.