INSULTOS EN EL CONGRESO

Podemos abandona el hemiciclo tras ser acusado de trabajar para dictadores

El líder de Podemos es llamado al orden por Pastor tras ser acusado por Rafael Hernando de trabajar para dictadores. Al no dejarle responder la presidenta, todo el grupo abandona durante unos minutos el hemiciclo. 

Iglesias y Errejón, los primeros en salir del hemiciclo. Volverían minutos después, para votar.

Iglesias y Errejón, los primeros en salir del hemiciclo. Volverían minutos después, para votar.

Podemos abandonó este jueves el pleno del Congreso de los Diputados como protesta contra la presidenta Ana Pastor. El líder de Podemos escuchaba atentamente y con una sonrisa de incredulidad a Rafael Hernando, el último de los portavoces en intervenir en el pleno de investidura de Mariano Rajoy y en nombre del PP. 

Durante su discurso, Hernando atacó duramente a Iglesias, a quien acusó de usar "el nombre de España" y "ponerse al servicio de dictadores", actividad por la que habría cobrado. Hernando mencionó la vinculación de miembros de Podemos con Venezuela y sugirió vínculos con Irán, algo de lo que el portavoz ha acusado al partido morado en el pasado. 

Cuando acabó su intervención, el líder de Podemos pidió hablar para denunciar una alusión personal que vulneraba su honor. Pastor le pidió que entrecomillara la alusión e Iglesias respondió que Hernando le había acusado de trabajar para dictadores. 

En ese momento, Pastor pidió a Iglesias que se sentara. Sin éxito. Aún sin el uso de la palabra, Iglesias continuó hablando muy enfadado mientras Íñigo Errejón y otros diputados hacían gestos de desaprobación. Pastor llamó al orden a Iglesias, una advertencia formal que puede acabar en ocasiones en la expulsión. 

Después, Pastor preguntó a Hernando si se retractaba, a lo que Hernando contestó: "Cuatro millones de dólares", dinero en teoría percibido por Podemos por esas actividades. 

Como Pastor quiso continuar el debate con la intervención de Rajoy, según el orden del día, Iglesias y los diputados de su grupo abandonaron el hemiciclo. En los pasillos, se quejaron amargamente de que Pastor interpretaba el reglamento en favor del portavoz del PP, con quien comparte partido político. 

Pasados unos minutos, los diputados volvieron para votar en la investidura. 

El artículo 71 del reglamento indica que el presidente del Congreso puede dar la palabra a un diputado si las alusiones implican "juicio de valor o inexactitudes, sobre la persona o la conducta de un Diputado". Pero la decisión corresponde a la presidenta. 

Este es el texto del artículo en cuestión:

"Cuando, a juicio de la Presidencia, en el desarrollo de los debates se hicieren alusiones, que impliquen juicio de valor o inexactitudes, sobre la persona o la conducta de un Diputado, podrá concederse al aludido el uso de la palabra por tiempo no superior a tres minutos, para que, sin entrar en el fondo del asunto en debate, conteste estrictamente a las alusiones realizadas. Si el Diputado excediere estos límites, el Presidente le retirará inmediatamente la palabra".

Reclamación a Ana Pastor

Terminado el pleno de la Cámara Baja y tras la votación perdida por Mariano Rajoy, los diputados de Unidos Podemos han ido directos a presentar una reclamación formal contra la presidenta del Congreso de los Diputados. 

El escrito presentado por Unidos Podemos contra Ana Pastor

El escrito presentado por Unidos Podemos contra Ana Pastor