Cabecilla de la 'Operación Malaya'

Juan Antonio Roca logra su primer permiso de salida de prisión

Con 110 causas pendientes, la Audiencia Nacional le concede tres días en libertad con la condición de que no los pase en Marbella.

Juan Antonio Roca custodiado por la Guardia Civil.

Juan Antonio Roca custodiado por la Guardia Civil.

  1. Marbella
  2. Juan Antonio Roca
  3. Corrupción
  4. Caso Malaya

El cabecilla de la ‘operación Malaya’, Juan Antonio Roca, ha logrado que la Audiencia Nacional le conceda su primer permiso de salida de la cárcel después de once años en prisión por el saqueo de Marbella, según el auto al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL.

Se trata de un permiso ordinario de salida, que el preso se ha comprometido a disfrutar fuera, no ya de Málaga, sino de Andalucía, según fuentes conocedoras de la resolución. Hasta en 18 ocasiones había pedido Roca disfrutar de este permiso al que tienen derecho los reclusos que, como él, están clasificados en el segundo grado penitenciario y cumplen una serie de requisitos. Pueden acceder a un total de 36 días al año repartidos en un máximo de 7 siete días de permiso. El Reglamento Penitenciario justifica estos permisos como una forma de adaptación a la futura vida en libertad.

La mitad de la condena cumplida

La Audiencia Nacional fundamenta su cambio de criterio en que la misma prisión de Málaga en la que se encuentra ha dado el visto bueno a concederle tres días de permiso porque la evolución del preso “es muy positiva”. Se ha tenido en cuenta también que Roca tiene un máximo de cumplimiento de 20 años en la cárcel de los cuales cumplió la cuarta parte en 2010 (requisito mínimo para acceder a estos permisos) y la mitad en agosto del año pasado.  

El auto no obvia que aún tiene 110 causas pendientes, pero zanja que eso no afecta al límite de condena que ya le fijó la Audiencia Provincial de Málaga, según la cual, “20 años sería el máximo a aplicar no sólo por las sentencias ahora refundidas, sino incluso las que se puedan dictar en un futuro dada la naturaleza de los delitos imputados al señor Roca y las penas previstas para los mismos”.

Un preso "sociable y tranquilo"

“La conducta del interno en prisión debe ser calificada de correcta”, asegura el auto en el que se destaca que “no ha producido incidencia negativa alguna, más bien todo lo contrario toda vez que participa y colabora en las actividades del centro manteniendo un excelente comportamiento y una actitud positiva, respetuosa y de plena consideración tanto respecto al resto de internos como a hacia los trabajadores del centro”, destaca la Audiencia Nacional, que le describe como “sociable y tranquilo”. “No existe la mínima queja sobre su conducta”, zanja.

Hasta ahora, Roca sólo había salido para someterse a unas pruebas médicas el 22 de enero y el 17 de marzo de este año. “Se dan en exceso los requisitos objetivos para obtener un permiso de salida”, concluye la resolución dictada este martes por el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria. En ella se aborda la cuestión de la indemnización económica que tiene pendiente de abonar Roca fruto de sus diversas condenas por delitos económicos. En este punto, la Audiencia Nacional recuerda que no es un requisito para acceder a estos permisos ordinarios de salida.

Indemnizaciones pendientes

En cualquier caso, añade que el que fuera asesor del área de Urbanismo del Ayuntamiento de Marbella ya ha pagado la tercera parte de la cuantía total que se le impuso. Sobre la parte restante, el auto destaca que "la estimación del patrimonio intervenido al interno permitiría cubrir la totalidad de su responsabilidad civil".

El cambio de criterio de la Audiencia Nacional podría abrir la puerta a que el cabecilla de la ‘operación Malaya’ comenzase a disfrutar de salidas de prisión de forma regular. De hecho, la Junta de Tratamiento de la prisión de Málaga ya le ha aprobado la petición de otro permiso de seis día de salida que aún no ha sido estudiado por la Audiencia Nacional.

La Fiscalía se opone a esta decisión adoptada y, en caso de que recurra, Roca tendría que esperar a que la decisión sea firme una vez lo autorice la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. En caso afirmativo, un familiar que designe el propio Roca sería el encargado de ir a buscarle a la cárcel y durante los días de permiso tendría que personarse ante las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.