Guerra en el PSOE

Sánchez, vapuleado en el Grupo Parlamentario Socialista

Once de las 15 intervenciones han sido contrarias a la estrategia de convocar un Congreso. El equipo de Sánchez explica que la dirección no ha querido intervenir para no crear más polémica. 

Eduardo Madina, a su llegada este martes a la reunión del grupo del PSOE

Eduardo Madina, a su llegada este martes a la reunión del grupo del PSOE Efe

  1. Pedro Sánchez
  2. PSOE
  3. Susana Díaz
  4. Eduardo Madina
  5. Antonio Pradas

El enfrentamiento entre el líder del PSOE, Pedro Sánchez, y los barones críticos por la celebración del congreso y las primarias se ha extendido hoy a los diputados socialistas, que han evidenciado la división en la reunión del grupo parlamentario en el Congreso. El líder del PSOE ha sido vapuleado por sus propios compañeros de escaño en un debate a puerta cerrada que se ha prolongado durante dos horas y media.

Los diputados socialistas han mostrado sus discrepancias sobre la conveniencia o no de convocar la asamblea del partido, si bien las voces críticas con Ferraz han sido mayoritarias. De las quince intervenciones que ha habido, once han sido de diputados contrarios a la estrategia de Sánchez, en especial, de los andaluces, han informado fuentes socialistas.

Sin embargo, fuentes de la dirección del grupo explican que si los pronunciamientos han sido mayoritariamente críticos es porque miembros de la Ejecutiva socialista y de la dirección del grupo no han querido intervenir. "La dirección no ha querido convertir el grupo en otro campo de batalla" aunque los críticos hayan afrontado la cita con la actitud contraria.

El secretario de Política Federal del PSOE y cabeza de lista por Sevilla, Antonio Pradas, ha subrayado que "ha habido una mayoría que ha expresado sus reparos a que se celebre un congreso en este momento".

Debate "constructivo"

"Es una actitud mayoritaria del grupo, por lo menos por las intervenciones", ha destacado el 'número tres' del PSOE en declaraciones a los medios al término de la reunión. Según el diputado andaluz, el debate ha sido "muy constructivo" y se ha desarrollado "en buen tono".

De los once turnos de palabra protagonizados por los diputados críticos, cinco han sido andaluces -Antonio Pradas, Miguel Ángel Heredia, Salvador de la Encina, José Andrés Torres Mora y Elvira Ramón-.También han rechazado la propuesta del congreso los vascos Eduardo Madina y Odon Elorza; los castellanomanchegos José María Barreda y Pablo Bellido, el valenciano Ciprià Císcar y el extremeño Ignacio Sánchez Amor.

Madina pide analizar los resultados electorales

Madina ha expresado la necesidad de que el Comité Federal del próximo sábado debata las consecuencias de los malos resultados electorales del PSOE. El diputado vasco no ha concretado qué postura debería adoptar el partido para evitar las terceras elecciones.A su juicio, existen tres posibilidades: las terceras elecciones que implica el no a Rajoy; una abstención a cambio de que el PP opte por otro candidato o facilitarle la reelección a cambio de un decálogo de condiciones. Madina ha admitido "tener dudas" sobre cuál es la mejor y por ello ha reclamado un debate interno para dilucidar la incógnita.El más claro ha sido Barreda, quien ha reiterado, aunque sin decirlo expresamente, que la mejor opción sería la abstención al PP.

Los que aún apoyan a Sánchez

Entre quienes se han posicionado del lado de la propuesta de Pedro Sánchez, ha estado el expresidente del Congreso Patxi López, si bien ha dicho tener "muchas dudas" sobre la conveniencia de celebrar la asamblea socialista de forma inmediata al poder coincidir con la precampaña en caso de terceras elecciones.También han avalado a Sánchez el diputado madrileño Rafael Simancas, el navarro Jesús Fernández y el mallorquín Pere Joan Pons, según las fuentes. Seis diputados que habían pedido tomar la palabra no han podido hablar puesto que la reunión ha concluido a la hora que empezaba el pleno.La primera intervención que ha sido la del portavoz del grupo parlamentario, Antonio Hernando, quien ha admitido que el partido atraviesa una "situación difícil".Antes de la reunión, a la que no ha asistido Sánchez, Hernando se había mostrado convencido de que el grupo socialista no se va a fracturar pese a la división interna que atraviesa."El grupo ha funcionado siempre de forma unida. Somos los representantes de todos los ciudadanos y de millones de electores en el Congreso. Estoy absolutamente convencido de que va a seguir funcionando con eficacia y representando lealmente los intereses de los ciudadanos", ha asegurado el portavoz socialista.