EL FUTURO GOBIERNO

Joan Baldoví: "Si hay terceras elecciones, a ninguno salvo al PP nos va a ir bien"

Entrevista al portavoz de Compromís: "La lucha contra la corrupción debe ser la argamasa de un Gobierno alternativo" / "La ilusión por el cambio se ha ido agotando" / "La principal amenaza para un Gobierno alternativo son los intereses poco claros en el PSOE".

Joan Baldoví, esta semana en el Congreso de los Diputados.

Joan Baldoví, esta semana en el Congreso de los Diputados.

  1. Joan Baldoví
  2. Compromís
  3. Pedro Sánchez
  4. PSOE

Joan Baldoví (Sueca, Valencia, 1958), se apostó una paella. Y la perdió. Fue durante una reunión con militantes después de las elecciones del 20 de diciembre, en las que se abrió una puerta a un Gobierno alternativo al PP. El portavoz de Compromís en el Congreso, conocido por sus intervenciones a medio camino entre lo imaginativo y lo extravagante, creyó durante unas semanas que un Gobierno liderado por Pedro Sánchez con el concurso de Podemos y Ciudadanos era posible. Ahora también. 

Niega rotundamente que haya actuado como puente entre el PSOE y Podemos ni tampoco entre los socialistas y los independentistas catalanes. La cosa está más verde, asegura, pero muchos lo ven en ese papel de mediador, con el que Compromís logra una proyección mayor a un número reducido de diputados en el Congreso: cuatro. 

¿Cómo se desbloquea este país?

Nuestra solución la presentamos en forma de propuesta: un Gobierno con el PSOE, Podemos y Compromís, con la abstención de Ciudadanos. Nuestra prioridad es que no gobierne el PP los próximos cuatro años. Pero estamos abiertos a cualquier solución imaginativa. Y todas las propuestas estarían respaldadas por ciudadanos españoles en las urnas. Cualquier coalición es legítima. Fíjese que al PP le hacen falta al menos tres partidos para gobernar, así que... ¿lo que es bueno para ellos no es bueno para los demás? 

¿Es usted el mediador entre el PSOE y los demás partidos, se trate de Podemos o los independentistas?

No hay ningunas conversaciones formales, pero informales sí las hemos tenido para sondear la disposición de los diferentes partidos. Pero para que cuaje todo esto, tiene que haber un candidato y tiene que salir del PSOE. 

La ilusión por el cambio se ha ido agotando en todos estos meses. Es difícil ilusionar a la población después de que haya visto que hemos desperdiciado cuatro meses y ahora otros cuatro más

¿Cree que Ciudadanos y Podemos pueden levantar su veto mutuo?

Tendremos que ser imaginativos. Si no, nos resignaremos a terceras elecciones. Por lo que parece, a ninguno excepto al PP nos va a ir muy bien. Nosotros vamos a tener un resultado un poco peor, porque la ilusión por el cambio se ha ido agotando en todos estos meses. Es difícil ilusionar a la población después de que haya visto que hemos desperdiciado cuatro meses y ahora otros cuatro más. Nuestros resultados podrían empeorar. Pero no sólo los nuestros, también los del PSOE y mucho más los de Ciudadanos. 

¿Qué es una peor amenaza peor para ese Gobierno? ¿Los barones del PSOE, el carácter de Pablo Iglesias o la exigencia de un referéndum?

Lo que puede impedir mucho más un Gobierno serán los intereses poco claros de algunas personas significativas del PSOE. La voluntad de los votantes socialistas es que haya un cambio. Si hay quien no quiere en el PSOE, es la principal amenaza.

¿El Gobierno que plantea debería abordar los grandes problemas de España y embarcarse en una reforma de la Constitución o concentrarse en tres o cuatro promesas concretas?

Me centraría en cinco, seis o diez cosas importantes, por eso nuestra propuesta era de mínimos. Vista la situación de bloqueo y que estamos en un proceso tan nuevo, tenemos que ir aprendiendo poco a poco. Por pragmatismo nos conviene una legislatura corta.

Joan Baldoví, portavoz de Compromís, en el hemiciclo del Congreso.

Joan Baldoví, portavoz de Compromís, en el hemiciclo del Congreso.

"Pedro Sánchez quiere cambiar las cosas"

¿Busca Pedro Sánchez el bien de España o el suyo propio?

Todos los que nos presentamos a las elecciones queremos conformar un Gobierno. Eso es legítimo. Y Sánchez también quiere un Gobierno diferente al que ha habido estos años. Pedro Sánchez quiere cambiar las cosas.

Aunque Ximo Puig pueda parecer que está cerca de Susana Díaz, no pondrá obstáculos ni palos en las ruedas si finalmente hay un acuerdo

¿Ximo Puig impulsa o dificulta ese Gobierno? ¿Es más cercano a Susana Díaz o a Sánchez?

Siempre me ha parecido una persona muy razonable. Tanto que planteaba una candidatura única al Senado.

Y la que le cayó.

Y la que le cayó. Aunque pueda parecer que está cerca de Susana Díaz, no pondrá obstáculos ni palos en las ruedas si finalmente hay un acuerdo que tenga posibilidades de salir.

¿La lucha contra la corrupción puede ser el pegamento del Gobierno alternativo?

Esa sería la posibilidad que tendríamos. Necesitamos esa mínima argamasa para poder arrancar. ¿Cuántas propuestas se aprobaron en la pasada legislatura con los votos de PSPE, Podemos, Ciudadanos y Compromís? Muchísimas. Seguro que hay cosas en las que no nos podemos poner de acuerdo, pero hay otras en las que sí. Sería un despropósito que no pudiéramos arrancarla.

¿Renunciarán Podemos y los independentistas a una consulta sobre la independencia?

El primer objetivo tiene que ser sustituir al Gobierno del PP. Todo lo demás, se podría hablar. Si realmente hay voluntad, todos tendremos que ceder poco o mucho. 

Si al final en Cataluña no hay un diálogo, dos países muy civilizados nos han enseñado el camino: Gran Bretaña y Canadá

Ustedes se han desmarcado de una defensa si quiera teórica del derecho a decidir.

Tenemos otros problemas. Los tres fundamentales son conseguir un buen sistema de financiación, regular una solución para esa deuda histórica producto de esa infrafinanciación durante años y tener un respeto en los Presupuestos. En el caso catalán, en algún momento nos vamos a tener que sentar. No podemos estar en los tribunales ad eternum. El problema existe y yo creo que se ha explicitado alguna propuesta, por ejemplo por parte de Convergencia de crear una comisión donde estén representados.

¿Eso sería suficiente? ¿Cómo podrían explicar los que han hecho de eso un casus belli que ya no es indispensable?

Yo soy muy práctico. Las soluciones unilaterales pueden conducir a callejones sin salida. La única manera de que tenga una solución viable y duradera es sentarse. Si seguimos insistiendo sólo en los tribunales, nunca podremos saber si somos capaces de llegar a un punto en el que todos cedan, en el que todos pierdan algo para que todos ganemos mucho. Si al final no hay un diálogo, dos países muy civilizados nos han enseñado el camino: Gran Bretaña y Canadá.

Según Baldoví, Compromís apoyaría cualquier coalición que acabase con Rajoy.

Según Baldoví, Compromís apoyaría cualquier coalición que acabase con Rajoy.