Aragón

Condenan al Ayuntamiento de Zaragoza por eliminar el nombre del pabellón Príncipe Felipe

Un varapalo judicial al Consistorio que echa por tierra una de las políticas de “gestos” del Gobierno de Pedro Santisteve.

El pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza.

El pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza.

  1. Ayuntamiento de Zaragoza
  2. Aragón
  3. Podemos
  4. Pedro Santisteve
La titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 4 de Zaragoza, Concepción Gimeno, ha declarado nulo de pleno derecho el cambio de nombre del emblemático pabellón Príncipe Felipe.
El borrado, realizado hace un año, fue defendido por Zaragoza en Común (Podemos e IU) como un gesto de la “nueva política”. Decidido unilateralmente por el grupo municipal del alcalde Santisteve, sin previa votación en el pleno de Zaragoza, costó 7.000 euros a las arcas municipales.

Un cambio apresurado

El cambio del nombre al pabellón Príncipe Felipe, realizado entre los días 1 y 2 de octubre del año pasado, se hicieron con la mayor celeridad posible por petición expresa del alcalde de Zaragoza. El apresurado trabajo de borrado pretendía evitar una orden cautelar dictada por un juzgado de Zaragoza, presentada por el Partido Popular mediante un contencioso-administrativo.
La orden judicial llegó tarde y los operarios municipales ya habían suprimido el nombre “Príncipe Felipe” de una de las fachadas del pabellón zaragozano. El fallo judicial sentencia que la decisión del Gobierno de Zaragoza de borrar el nombre del pabellón es “no conforme y ajustada a Derecho”.
Y por tanto, la jueza declara el borrado como “nulo de pleno derecho”. Esgrime la sentencia que el competente para tramitar legalmente un cambio de denominación es el Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza y no el Gobierno.

Sin votación en el pleno

Zaragoza en Común (ZeC) decidió cambiar el nombre del histórico pabellón Príncipe Felipe por el del extécnico del CAI, José Luis Abós, fallecido en octubre de 2014. La decisión fue tomada en el Consejo de Gobierno y publicado mediante decreto municipal, algo que generó un revuelo político y social desde el primer momento en la capital aragonesa.
El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, de Zaragoza en Común.

El alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, de Zaragoza en Común.

Días después de esa decisión unilateral, el Pleno del Ayuntamiento de Zaragoza aprobó, con 19 votos a favor frente a 10 en contra, solicitar al Gobierno que retirara el decreto municipal que proponía el cambio de nombre del pabellón. Horas después del requerimiento por la mayoría del pleno, el portavoz de ZeC anunció que el Ayuntamiento no daría marcha atrás, al entender que la decisión del Pleno zaragozano no era vinculante.
En la sentencia, a la cual ha tenido acceso EL ESPAÑOL, la jueza remarca que el día 5 de mayo de 1986, el Pleno municipal otorgó, al por entonces Príncipe Felipe – hoy rey Felipe VI – la distinción de Hijo Adoptivo de la ciudad de Zaragoza. Y por mayoría absoluta del pleno se instó a nombrar, all emblemático pabellón de deportes de Zaragoza, con el nombre de “Príncipe Felipe”.
El fallo explica que el procedimiento para sustituir el nombre del pabellón municipal es “únicamente a través de una revocación por el mismo órgano que la otorgó”, es decir, el Pleno municipal. Es más, la jueza esgrime que la decisión tomada por el Gobierno de Pedro Santisteve no está entre “las facultades discrecionales” que pueden decretar desde el Gobierno de Zaragoza.

PP: "Triunfa la ley frente al populismo"

“Satisfecho” decía sentirse el portavoz del PP, Jorge Azcón. En declaraciones a los medios de comunicación, el popular reconoce que tras esta sentencia "triunfa la ley frente al populismo".
"Vamos a pedirle al alcalde que convoque de forma inmediata una Junta de Portavoces y que nos pongamos de acuerdo, sin crispación, sin polémica, para hacer el reconocimiento que se merece la figura de José Luis Abós", explicaba Azcón. 
El líder popular ha querido puntualizar su opinión sobre la gestión del Gobierno de Zaragoza en Común. Azcón entiende que “es un gobierno que se ha dedicado a hacer gestos y no a gestionar. Y además sus gestos son ilegales".