Religión

Guerra en la organización religiosa Lumen Dei por la venta de propiedades

La Policía desaloja de un inmueble a varias religiosas, que acusan al obispo de Oviedo de venderlo sin su consentimiento.

Imagen extraída de la web oficial de Lumen Dei.

Imagen extraída de la web oficial de Lumen Dei.

  1. Religión
  2. Tribunales
  3. Obispos

Varios efectivos de la Policía se personaron este jueves en la calle madrileña de Maestro Ripoll para proceder al desalojo de un inmueble. Junto a los agentes estaban los compradores del domicilio. En su interior se resistían a abandonar el lugar una docena de religiosas, que acusan al obispo de Oviedo y responsable de Lumen Dei, Jesús Sanz Montes, de haber procedido a la venta de sus propiedades sin su consentimiento, razón por la que han acudido a los tribunales. Los afectados dicen hablar en nombre de la Asociación Privada Lumen Dei, pero desde el entorno del obispo niegan esa condición alegando que se dieron de baja hace tiempo y por tanto estaban en ese lugar “de okupas”.

El origen de Lumen Dei se sitúa en la década de los sesenta en Perú de la mano de un sacerdote jesuita. Actualmente está compuesta por tres ramas, una de ellas es la Asociación Privada Lumen Dei, que dice sentirse víctima de las prácticas de Sanz Montes. Por otro lado están la Unión Lumen Dei y la Unión Sacerdotal Lumen Dei. Entre las tres cuentan con varios centenares de asociados y muchos de ellos están presentes en las tres. Sin embargo, según defienden los afectados por el desalojo, cada una fue constituida en años diferentes y tienen estatutos y constituciones diferentes. En cambio, desde el otro lado insisten en que todas están sujetas a las leyes eclesiásticas y afirman que existe jurisprudencias tanto canónica como civil que lo avala.

En 2009 el Vaticano nombró a Sanz Montes comisario Pontificio para la Unión Lumen Dei y los denunciantes defienden que eso no afectaba a la Asociación Privada al ser un colectivo que se rige por las normas del Estado español,con personalidad jurídica propia. Esta asociación dice contar con “innumerables bienes inmuebles por España a diferencia de la Unión Lumen Dei”. Y son precisamente esas propiedades lo que ha desatado el enfrentamiento.

Desde el entorno del obispo de Oviedo sostienen a este periódico que no es la primera vez que estas personas presentan denuncias sin que ningún Juzgado se haya puesto en contacto con ellos. “O no lo ven claro, o lo han archivado”, explican. Añaden que una de las personas que ha acudido a los tribunales contra el obispo ha sido denunciada ante un Juzgado de Alcalá de Henares por apropiarse de bienes de la organización.

Varias denuncias

En los últimos meses, quienes se presentan como la Asociación Privada ha acudido varias veces a los tribunales para presentar denuncias contra el obispo de Oviedo al que acusan de haber inscrito su cargo en el Registro de Entidades Religiosas para hacerse con el control administrativo y económico de la asociación. En este punto, los denunciantes señalan también al obispo de Cuenca, José María Yanguas, por haber sido quien emitió un certificado acreditando que las tres asociaciones son lo mismo.

Según las denuncias, Sanz Montes realizó este movimiento “ con el exclusivo fin de proceder a la venta de los inmuebles y hacer suyo el dinero de las ventas”. Por estos hechos ya le denunciaron en julio ante la Fiscalía Anticorrupción junto al propio obispo de Cuenca.

A finales de ese mes la Unión Lumen Dei publicó un comunicado, que también fue recogido en su página web por el Arzobispado de Oviedo. En este texto se defendía que “la gestión de Sanz respecto del patrimonio de Lumen Dei ha sido limpia e impecable, y notoriamente beneficiosa además para el bien de la Asociación y de la Iglesia”.

"Solicitaron la baja"

Argumentaba el texto que en mayo de 2014 “ante la perspectiva del itinerario a seguir por los miembros de la asociación Lumen Dei, establecido por la Santa Sede, muchos miembros de la misma solicitaron voluntariamente la baja, con el probable objetivo de no tener que dar ninguna cuenta a la Iglesia Católica”.

“Pese a haber presentado su dimisión, muchos de estos ex-miembros ocuparon ilícita e ilegalmente los bienes propiedad de Lumen Dei, negándose a abandonar los mismos pese a haber sido requeridos para ello. Es paradójico que ex-miembros de Lumen Dei pudieran estar incurriendo precisamente en algo de aquello que parecen estar denunciando”, decía el comunicado.

La novedad ahora es que el pasado domingo un notario se presentó en el domicilio de la calle Maestro Ripoll, número 14, para notificar que el inmueble había sido vendido. Los denunciantes alegan que esa es aún la sede de la Asociación y desde el entorno del obispo replican que la única sede de Lumen Dei está en Asturias (al menos en su página web aún figura la de la calle Maestro Ripoll como sede central y otras en Barcelona, Valencia y Zaragoza) . La operación, dicen los denunciantes, asciende a 3,5 millones de euros.

“Nos encontramos ante un presunto delito de usurpación de la personalidad jurídica de Lumen Dei y de sus representantes legales, así como ante un presunto delito de falsedad documental y un presunto delito de estafa”, argumenta la última denuncia contra Sanz Montes presentada este miércoles ante el Juzgado de instrucción número 6 de Madrid. Piden además que se cite a declarar al obispo de Cuenca, a la persona que redactó el contrato de venta del inmueble y a los compradores.

Otras ventas

Siempre según los denunciantes que dicen hablar en nombre de la Asociación Privada, además de la sede madrileña ya se ha vendido otro inmueble en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón por 6 millones de euros y otras propiedades en Barcelona. Preguntado a este respecto al portavoz del obispo, éste ha contestado que Lumen Dei puede disponer de sus bienes como estime oportuno.

Finalmente todas las religiosas (se autodenominan hermanas, pero no son monjas porque no han jurado todos los votos) de la sede madrileña fueron desalojadas por la Policía y se dirigieron a los Juzgados de Plaza de Castilla de Madrid para solicitar una orden de protección y de ese modo evitar que los compradores puedan acceder al inmueble. Por el momento el Juzgado no se ha pronunciado.