ANDALUCÍA

Díaz pide un paso atrás a Rajoy para hablar de la abstención

El PSOE andaluz descarta la abstención "por ahora" y aumenta la presión sobre Sánchez.   Juan Cornejo subraya que unas terceras elecciones serían una barbaridad.

Susana Díaz durante la reunión de la Ejecutiva regional  del PSOE

Susana Díaz durante la reunión de la Ejecutiva regional del PSOE EFE

  1. Susana Díaz
  2. PSOE Andalucía
  3. Andalucía
  4. Ciudadanos
  5. Podemos

Tras casi un mes de silencio y bajo la orden de prietas las filas, en el PSOE-A se ha celebrado la primera Ejecutiva regional. Quieren transmitir que siguen igual, instalados en la “lealtad” para evitar que el partido se convierta en un “galimatías”. Así, el único mensaje claro que se ha querido trasladar es que Mariano Rajoy es un “problema” y el “culpable” de la situación actual, que no va a ser investido “por su cara bonita”, y por ello se le ha pedido que dé “un paso atrás”. Pero a partir de ahí, los socialistas andaluces no descartan nada.

De entrada, eso no significa que el PSOE andaluz abogue por la abstención, según su secretario de Organización, Juan Cornejo. Este se ha afanado por dejar claro que el partido “no está ahora en la abstención” porque aún ese debate no se ha producido, que tendrá que ser en un comité federal y que dan por seguro que se celebrará. “Soy incapaz de avanzar algo. Cuando lleguemos a ese río, cruzaremos ese puente”, ha dicho Cornejo, repitiendo la frase atribuida a Julio César,y que se ha convertido en una especie de cantinela entre los socialistas.

Sin embargo, pese a que en el PSOE-A esquiven verbalizar la abstención, esta está ahí. Aunque sea para otras formaciones, a las que según Cornejo “pudiera ayudar al debate de investidura un candidato que no fuera Mariano Rajoy”.

Quieren respetar los procedimientos y los tiempos, pero lo cierto es que tampoco dan margen para otra opción. De acuerdo con las explicaciones de Cornejo, las terceras elecciones no tienen cabida, porque serían una “barbaridad”, un error “para el país y su credibilidad”, y la intención es evitarlas a toda costa.

Pero si no quieren las terceras elecciones, los socialistas andaluces tampoco vez recorrido ninguno a una negociación con Ciudadanos y Podemos. De esta forma, vuelven a ir en dirección contraria a Ferraz e intentan frenar en seco a Pedro Sánchez ante una alianza con las fuerzas del cambio, como él las ha llamado. Aunque le reconocen la “buena voluntad” por reconducir el bloqueo actual, Cornejo ha recordado que la ecuación es políticamente “inviable” un acuerdo con Podemos y Ciudadanos por los vetos cruzados entre estas dos fuerzas. “No engañemos ni distraigamos a la ciudadanía”, ha apostillado.

Este no ha sido el único toque de atención a Sánchez. Ante la posibilidad de una tercera cita con las urnas, Cornejo ha esquivado colocarle de nuevo como el candidato socialista. Con un “no sé” y apelando a los nuevos procesos que se abrirían en el partido, ha resuelto la pregunta.

El foco ha estado puesto en Rajoy y en el PP, al que han criticado su “prepotencia”, su “soberbia”, su “arrogancia”, su incapacidad para sumar y su capacidad para firmar “un acuerdo contra la corrupción con una mano y con la otra colocando al exministro Soria en el Banco Mundial”, así como lo dañino de sus políticas. Por eso, han pedido un gesto de generosidad a Rajoy y que se aparte porque, según Cornejo, no descarta que “puede ayudar” al debate de investidura un candidato que no fuera él.