La investidura

Las razones del 'no' a Rajoy en una agrupación pata negra del PSOE

EL ESPAÑOL se reúne con militantes socialistas, que argumentan: "Si cedemos, dejamos de ser oposición".

Militantes del PSOE en la agrupación socialista Villa de Vallecas.

Militantes del PSOE en la agrupación socialista Villa de Vallecas.

No quieren que ocurra, pero los militantes socialistas no ven otra opción que la convocatoria de unas terceras elecciones. "Si alguien tiene que dar la mayoría al PP, que sean las urnas y no el PSOE". EL ESPAÑOL se reúne con militantes de la agrupación madrileña Villa de Vallecas para conocer de primera mano qué siente la base sobre las presiones que se ejerce sobre Pedro Sánchez para que se abstenga en la investidura de Mariano Rajoy.

"Estamos muy firmes en la posición porque nos la creemos de verdad". Quien habla es Borja Terrés, el secretario de Juventudes Socialistas de Madrid. A su lado, Pablo Andrés, que estudia Ciencias Políticas, está convencido de que no tienen que ser ellos quienes dejen gobernar al PP. "Nosotros tenemos que defender los valores de quienes nos han votado". Abstenerse en la investidura, piensan, sería "traicionarles".

La militancia del PSOE insiste en lo que su líder ha repetido por activa y por pasiva: "Hay muchos más diputados que podrían abstenerse, que busque el apoyo de los nacionalistas". 

"El partido castigado tiene que ser el PP"

Lo que los militantes socialistas no comprenden es que se culpe al PSOE de la posible convocatoria de unas terceras elecciones. "El partido más castigado tiene que ser el PP", dice Antonio Torres, que tiene el carné de socialista desde hace quince años. "Un partido que está imputado por corrupción no puede recibir nuestra abstención", coinciden todos. "Quieren que el PSOE parezca el malo de la película". 

Durante este tiempo, sin embargo, son varias las voces que se han oído dentro del partido que se inclinan hacia la abstención. El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero advierte de que sería "negativo e inconveniente" que se tuvieran que celebrar elecciones; Felipe González insta a su partido a "dejar formar gobierno, incluso si Rajoy no se lo merece"; y el exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra defiende que la única manera de salir del atasco institucional que vive España es mediante una "abstención generalizada" en la investidura de Mariano Rajoy. 

Los militantes reconocen que "hay que escucharles" porque "tienen gran experiencia", pero insisten que Rajoy "no está haciendo nada" para que el PSOE se abstenga. "Abstenerse sí, si se presentan unos principios con fundamento", apunta Pablo. "Hasta ahora nos lo ha puesto muy difícil", añade.

"Si cedemos, dejamos de ser oposición política", indica Borja, para quien sería "muy difícil" explicar a los votantes que "damos el poder a quienes violan los derechos de los trabajadores". "En política hay que ser consecuente", afirma.

"Abriríamos un periodo de reflexión"

Si España viviera la convocatoria de unas terceras elecciones, el PSOE "abriría un periodo de reflexión", en el que se vería si Pedro Sánchez sigue siendo el candidato o "algún otro compañero o compañera se presenta". 

No piensan que Sánchez sea una de las causas de los malos resultados del PSOE, los peores de su historia. "A Pedro Sánchez le ha tocado el peor momento", explican estos militantes. A su juicio, el partido "reaccionó tarde" con la aparición de Podemos, que se llevó "el voto joven y descontento". "Nunca nos hemos enfrentado a dos partidos que nos coman el terreno", añaden.

Sin embargo, aseguran que en la campaña electoral "tendría que cambiar el mensaje". "Está claro que hay que recuperar la ilusión del votante", apuntan. Hay algo en lo que estos militantes insisten: "Las terceras elecciones serían un fracaso". Para Pablo, en unas terceras elecciones "ninguno de los candidatos tendría que seguir al frente" y asegura: "Se han cargado la ilusión del votante".