Juana Rivas, a la izquierda, y su expareja, Francesco Arcuri

Juana Rivas, a la izquierda, y su expareja, Francesco Arcuri Efe

España

Juana Rivas no se presenta en el Juzgado y el exmarido pide su detención

La mujer que está escondida con sus dos hijos estaba citada en el Juzgado de Granada para dirimir la custodia. El padre de los menores ha solicitado una orden de detención o de localización. El juez tiene que tomar ahora la decisión.

E.E.

El abogado del exmarido de Juana Rivas ha pedido al Juzgado la detención de la madre de sus dos hijos tras no presentarse a la audiencia a la que estaba citada hoy a las diez de la mañana.

El que sí ha acudido frente al magistrado ha sido el padre de los niños, Francesco Arcuri, que llegaba media hora antes de la cita acompañado de su abogado y del cónsul italiano.

El abogado de Arcuri ha explicado que ante la ausencia de Juana o de algún representante legal "me he visto obligado a solicitar medidas de índole personal contra ella y que la policía coja a los niños y los entregue en el Juzgado porque están en riesgo".

Las medidas que ha solicitado el representante legal de Francesco Arcuri son tres: "La detención de ella para la celebración de una vistilla y ver si se produce su ingreso en prisión. Si no se estima oportuno, una orden de búsqueda y localización para que sea puesta a disposición judicial y la prohibición de salida de los menores de territorio Schengen salvo que vayan en compañía del padre", ha explicado a la salida del Juzgado.

El problema es que hay una cuestión legal que tiene que dirimir el Juzgado para ver quién ve este caso, puesto que se el magistrado tiene que estudiar si se están produciendo dos delitos de violencia doméstica, uno contra el padre y otro contra los hijos por maltrato psicológico continuado por las coacciones que están recibiendo, y si así lo estimara el caso pasaría a las dependencias de Violencia Doméstica.

En cualquier caso el magistrado tiene la última palabra y el auto se conocerá en los próximos días aunque no hay una fecha establecida.

Este martes se cumplen 13 días desde que Juana decidiera por su cuenta fugarse con sus dos hijos menores, de 3 y 11 años, incumpliendo así la orden judicial de entregar los pequeños a su padre, condenado en mayo de 2009 a tres meses de prisión por un delito de lesiones en el ámbito familiar.