Ignacio González el día de su detención.

Ignacio González el día de su detención. EFE

España Operación Lezo

Brasil lanza una operación con nueve registros en busca de pruebas de la compra de Emissao

La Policía Federal brasileña traslada a comisaría a dos excontroladores de la empresa para que presten declaración.

Alejandro Requeijo Carlota Guindal Daniel Montero

La Policía Federal brasileña ha lanzado este martes una operación en Río de Janeiro en busca de pruebas sobre la compra de la sociedad brasileña Emissao por parte del Canal de Isabel de II en 2013. Se trata de una de las piezas centrales de las pesquisas que se siguen en España en el marco de la Operación Lezo en la que fue detenido el expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González. Según ha informado a EL ESPAÑOL un portavoz de la Policía Federal brasileña, el despliegue consiste en nueve registros y el traslado de dos personas a comisaría para tomarles declaración.

Este portavoz ha afirmado que las autoridades han bautizado el operativo con el nombre de Ignatus, en relación con el exmandatario madrileño. La operación ha contado con la colaboración de las autoridades españolas, en concreto de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil. En total, la Policía Federal brasileña ha desplegado un total de 40 agentes en distintos puntos de la ciudad a las órdenes del juzgado Número 9 de la Corte Criminal Federal.  

Las mismas fuentes consultadas han explicado que las dos personas que han sido conducidas a comisaría, quedarán en libertad después de prestar declaración ante las autoridades. Si bien no han confirmado las identidades de ambos, sí han admitido que son “dos excontroladores de la empresa brasileña". Fuentes de la investigación han precisado a este diario que se trata del expropietario, Sebastiao Cristovam y su hermano Alexander. Sebastiao Cristovam se ha negado a declarar.  

Según creen los investigadores españoles, desde el Canal de Isabel II se destinaron más de 20 millones de euros públicos en la compra de Emissao. Pero cuando un mes después apareció en las cuentas del Canal, la sociedad reflejaba un patrimonio neto de menos de la mitad de lo que se habían gastado por ella. Las sospechas de los investigadores es que los impulsores de la operación pagaron un precio sobredimensionado para luego repartirse el beneficio.

Estos registros se producen apenas unos días después de que las autoridades colombianas procediesen también a hacer registros relacionados con las propiedades en ese país del exconsejero de La Razón, Edmundo Rodríguez Sobrino, quien durante diez años estuvo al frente de una de las filiales del Canal de Isabel II, Inassa. Rodriguez Sobrino, detenido junto a Ignacio González en la operación Lezo esta acusado de dirigir la compra de Emissao. En sus propiedades colombianas, las autoridades hallaron 262.000 euros en metálico.