PRIMARIAS DEL PSOE

Las seis comunidades en que Díaz ganó en avales suman el 51% de la militancia del PSOE

Zapatero decía que el PSOE es "el partido que más se parece a España", pero no es similar proporcionalmente a su población. Donde gana Díaz, la tasa de militantes por habitantes es mayor.

Susana Díaz, en su mitin de Sevilla de este viernes.

Susana Díaz, en su mitin de Sevilla de este viernes.

  1. Susana Díaz
  2. Pedro Sánchez
  3. Patxi López
  4. Primarias PSOE

No. El PSOE no es “el partido que más se parece a España”. Al menos no se parece mucho en su distribución territorial. Varias federaciones tienen mucho más peso dentro de la organización que el que tienen las comunidades autónomas dentro del Estado. Se explica por el número de militantes, que no es proporcional a la población.

Eso hace que Susana Díaz, que ha ganado en seis comunidades autónomas frente a las 11 en las que le ha ganado Sánchez, se haya impuesto en la fase de avales en federaciones que suponen el 51% de la militancia. 

El PSOE hizo públicos este viernes los datos de los militantes que podrán votar por federaciones o territorios, que es como llaman en la organización a las comunidades autónomas. Si se relacionan esos datos con los de población del Instituto Nacional de Estadística (INE), se aprecian dos mapas muy distintos de España.

Andalucía representa el 18,02% de la población española, pero los militantes andaluces son casi el 26% del total del PSOE. Extremadura, con poco más de un millón de habitantes, tiene más o menos los militantes que Galicia, que tiene mucho más del doble de habitantes.  

En el otro extremo, los militantes socialistas catalanes son el 7,78% del total, pero los ciudadanos de Cataluña son el 16,16% del total de españoles. Lo mismo ocurre en Madrid, donde el porcentaje de ciudadanos casi duplica al de afiliados.

El otro por qué del peso de los barones

Los datos son muy útiles para entender el peso de algunos dirigentes territoriales, también llamados barones. Su poder e influencia no sólo reside en su poder institucional, en el caso de que lo tengan, sino en que la tasa de afiliados es muy superior al peso que tendrían de ser proporcional a la población. Cuentan más en el partido porque tienen más militantes, aunque vengan de comunidades más pequeñas.

.

.

Varias comunidades autónomas resultan beneficiadas de esa proporción, entre ellas Andalucía, Aragón, Asturias, Castilla-La Mancha o Extremadura, todas con un presidente autonómico que apoya sin fisuras a Susana Díaz, aunque en el caso de Asturias, la presidenta andaluza haya perdido en avales. La Comunidad Valenciana, presidida por el susanista Ximo Puig, tiene una tasa de afiliación similar al del peso de su comunidad en el conjunto de España, pero Díaz también ha perdido.

Las comunidades sanchistas pesan menos

Entre las comunidades donde Sánchez gana a Díaz, hay varios ejemplos notorios en los que la militancia pesa en el partido menos que la población en España. Un caso claro es Cataluña, donde el ex secretario general quintuplica los avales de Díaz. O en el País Vasco, donde se impuso el exlehendakari Patxi López, pero donde Sánchez multiplica por 10 los avales de su rival andaluza. Ambas federaciones tienen una afiliación mucho menor en relación al peso de esas comunidades autónomas en el conjunto del Estado. Sánchez arrasa a Díaz, pero pesan mucho menos para ganar las primarias.

Si esas comunidades autónomas, claves en la política nacional (e históricamente en la aritmética parlamentaria por los partidos nacionalistas), hubiera un porcentaje de militantes similar al de población, Sánchez lo tendría mucho más fácil para ganar. 

.

.

Si se relaciona este análisis con los resultados electorales, se aprecia que al PSOE en general le va mejor donde su militancia es más viva. Por el contrario, aunque hay muchos más factores que influyen, los resultados del PSOE son mucho más pobres en las comunidades que tienen menos peso en el partido del que tienen en el país. Por ver está si eso se debe a que los dirigentes de esas comunidades tienen menos influencia a la hora de condicionar el rumbo del partido. 

Si se relaciona el número de militantes con el de avales, Díaz ganó en comunidades autónomas que representan el 50,91% de los militantes del PSOE (51,08% si se suma Ceuta, donde también ganó Díaz). El dato, y la dificultad que en el equipo de Díaz creen que tendrá Sánchez para contrarrestar esa ventaja en otras comunidades, explican en parte la confianza de la presidenta andaluza en la victoria.