Ignacio González, el pasado 19 de abril, cuando fue detenido.

Ignacio González, el pasado 19 de abril, cuando fue detenido. Efe

España Operación Lezo: las grabaciones

Ignacio González a su hermano: “Te doy dinero B y lo pongo en la cuenta. Estoy tieso”

El expresidente madrileño utilizó préstamos ficticios con familiares para que el dinero negro llegara a sus cuentas sin ser detectado.

Daniel Montero Alejandro Requeijo Carlota Guindal

El expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, manejó dinero negro procedente de la corrupción. Así lo reconoce él mismo en una conversación registrada por la Audiencia Nacional, a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL. “Te doy dinero y lo pongo en la cuenta, macho, porque estoy tieso”, contaba González a su hermano en la intimidad de su despacho el 24 de noviembre. “¿Dinero B entonces?” preguntó Pablo. “Sí, dinero B”, responde el número dos de Esperanza Aguirre bajando el tono, y confirmando de forma involuntaria el manejo de fondos opacos de origen desconocido.

En el transcurso de la escucha, González y su hermano -ambos en prisión preventiva- reconocen que no es la primera vez que tienen que mover fondos opacos para el que fuera presidente de la Comunidad de Madrid. El expresidente autonómico se muestra preocupado por la falta de fondos en sus cuentas. ¿El motivo? ha tenido que abonar de su propio bolsillo las costas de la batalla judicial que durante años había sufragado con dinero público gracias a los servicios jurídicos de Administración que presidía. “¿sabes cuánto he pagado? Exáctamente llevo 55.000 euros”, explica González, con una necesidad urgente de liquidez “¿podemos hacer una operación como la de la otra vez?”, le pregunta a su hermano, que según las investigaciones de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil adopta en todo momento el rol de asesor para los negocios del expresidente.

La respuesta de Pablo confirma la forma en la que llegará el dinero: “¿Qué era? Un préstamo de papá ¿no? [...] A ver. La otra vez lo hicimos con un contrato conmigo”, explica el responsable de la empresa pública Mercasa.

p.- “¿Cuánto necesitas?”

i.- “Pues para empezar a poner en mi cuenta, que me he quedado tieso”.

p.- ¿Cincuenta?

I.- No, con 15.000. 13.000 y pico. Con 13.000...  

P.- ¿Dinero B entonces?

I.- Sí, dinero B. Lo que hago es lo mismo. Te doy el dinero y lo pongo en la cuenta macho, porque estoy tieso.

“Este país es una puta mierda”

En diciembre de 2016, la Guardia Civil intervino una llamada telefónica entre los hermanos, donde ambos hablan de nuevo sobre esta operación. Según publicó este diario, en esas fechas los hombres de González eran ya conscientes de que la Justicia española investigaba las operaciones del Canal. Los agentes recogen en sus informes la voluntad de González de no aportar datos sobre el movimiento de dinero opaco por teléfono.

Finalmente y según ha podido confirmar EL ESPAÑOL, la cita entre ambos para tratar la transferencia se produce el 13 de enero de 2017. Ese día, los micros del despacho del expresidente vuelven a estar activos, y recogen la conversación entre el exresponsable del PP y su hermano. En ella, González le recuerda a su hermano que ha tenido que abonar “50.000 euros de mis cuentas” por lo que está “hasta los huevos”. Su hermano le recuerda entonces que ese nivel de gasto “no es creíble” en función de los ingresos oficiales que en esos momentos tiene Ignacio González. “Ya macho, pero como este país es una puta mierda

P.- Bueno ¿Tienes el borrador del contrato de la otra vez?

I.- No, lo hice y lo tiré porque no lo quería dejar aquí

P.- Pues rescátalo, anda.

Pocos días después, los agentes interceptan una llamada entre Pablo González y su padre, donde el mayor de la familia asegura que “ya” tiene “eso preparado”. La cercanía de la conversación con la entrada efectiva de los fondos en las cuentas de Ignacio González hace pensar a los investigadores que Pablo González Liberal, de 91 años y exasesor del grupo parlamentario popular en el Senado, era también conocedor de este tipo de operaciones.