Agresiones sexuales

La cárcel, contra el criterio de la jueza, autorizó 18 salidas en un año al violador de Igualada

La Administración penitenciaria insistió en utilizar los "permisos gubernativos", que no requieren el visto bueno judicial.

  1. Agresiones sexuales
  2. Violaciones
  3. Barcelona

La Administración penitenciaria autorizó durante 2015 un total de 18 permisos de salida de 12 y 48 horas a Tomás Pardo Caro, detenido en Igualada (Barcelona) el pasado domingo y al que se atribuye la violación e intento de asesinato de una mujer el día anterior.

El Juzgado de Instrucción número 6 de Rubí ha ordenado esta tarde la prisión provisional, comunicada y sin fianza del detenido por presuntos delitos de detención ilegal, agresión sexual, asesinato en grado de tentativa, robo con violencia e intimidación, lesiones y estafa. El investigado se ha acogido a su derecho a no declarar.

Pardo fue detenido por los mossos d'Esquadra bajo la imputación de que el pasado sábado abordó a una mujer de Igualada, se la llevó hacia una zona boscosa de Castellbisbal -situada a unos 45 kilómetros-, la violó y la intentó matar a navajazos.

Los agentes se pusieron tras la pista de Pardo -que se encontraba de permiso penitenciario y cumple una condena refundida a 20 años de cárcel por otra violación e intento de homicidio muy similar que perpetró en 2002- gracias a que su sobrino intentó sacar dinero de un cajero automático con la tarjeta de crédito que Tomás supuestamente le había sustraído a la víctima.

Imagen del violador en 2002

Imagen del violador en 2002 Atlas

El sobrino, menor de edad, no pudo sacar dinero, ya que el cajero se quedó la tarjeta. Pero esa actuación fue clave para que los mossos d'Esquadra pudieran centrar sus sospechas sobre Pardo, que antes de ser detenido intentó huir campo a través, según informaron a Efe fuentes cercanas al caso.

Cuando los equipos de emergencia acudieron a la zona boscosa a rescatar a la mujer, que pudo avisar por teléfono pese a quedar malherida, la víctima les aseguró que el violador le confesó que la tenía que matar porque tenía antecedentes por hechos parecidos, según las fuentes.

Pardo disfrutaba de un permiso de salida concedido por el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria después de que el pasado febrero la Audiencia Provincial de Barcelona revocara la decisión de la jueza de vigilancia de denegarle anteriores peticiones de permisos.

Uno de los principales argumentos de la Audiencia fue que el preso ya venía disfrutando sin incidencias de anteriores permisos, todos ellos concedidos por la cárcel de Can Brians 1 en contra del criterio de la jueza de vigilancia penitenciaria.

13 denegaciones

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña han informado de que la Junta de Tratamiento de la cárcel llevaba desde 2013 informando a favor de la concesión de permisos de salida a Tomás Pardo. La magistrada los denegó en 13 ocasiones, pero la última de estas desestimaciones fue revocada por la Sección 21 de la Audiencia de Barcelona, que hasta entonces había respaldado la negativa del Juzgado de Vigilancia.

La Junta de Tratamiento concedió durante 2015 a Pardo 18 salidas de prisión para participar en talleres laborales y permisos de 48 horas al domicilio familiar. Al menos otros cuatro de esos permisos fueron otorgados también por la prisión durante 2014. Se apoyó para ello en que la legislación permite a la Administración penitenciaria autorizar esas excarcelaciones sin necesidad de contar con el visto bueno del Juzgado de Vigilancia.

La jueza, además de no autorizar los permisos, tampoco había aprobado el plan de trabajo asignado por la cárcel a Tomás Pardo.