Hallado en Rianxo

Así trabaja la Guardia Civil para ‘resucitar’ el móvil de Diana Quer

Expertos en Criminalística afirman que "es posible", aunque el modelo iPhone complica la operación.

Zona en la que ha sido encontrado el celular de la chica.

Zona en la que ha sido encontrado el celular de la chica. Agencia EFE

"La única posibilidad de recuperar los datos en un teléfono iPhone -como el que tenía Diana Quer- es volver a ponerlo en funcionamiento, es decir, darle al 'on' y rezar por que se active". Así se expresan desde el servicio de Criminalística de la Guardia Civil sobre el que recaerá la responsabilidad de ‘resucitar’ el teléfono móvil de la joven desaparecida.

El terminal fue hallado este jueves por un mariscador en el fondo de la ría de Rianxo en el municipio de Taragoña, la zona en la que se registró su última conexión. Ahora los  investigadores pretenden acceder al aparato para reconstruir los últimos pasos de la chica antes de que se le perdiera el rastro el pasado 21 de agosto. ”Es posible hacerlo”, adelantan a EL ESPAÑOL desde el Instituto Armado.

"Hemos recuperado muchísimos teléfonos"

“Hemos recuperado muchísimos teléfonos móviles en las mismas circunstancias, pero también ha habido casos en los que no ha sido posible. Los milagros no existen”, sostienen desde Criminalística antes de haber tenido opción de analizar el estado del teléfono. Avanzan que la primera complicación que presenta el caso es el modelo del terminal. Se trata de un iPhone 6, más difíciles que un móvil de tipo Android, que sí permiten recuperar circuitería por separado, desligando las partes dañadas y las que no.  

A partir de ahí, el daño sufrido por el teléfono no tiene tanto que ver con el tiempo que haya permanecido bajo el agua, sino con el estado que presente la circuitería. No obvian las fuentes consultadas que la situación empeora cuando se trata de agua salada, aunque también depende del tipo de sales o el tiempo que permanezca el móvil fuera del agua antes de que se le aplique el tratamiento correspondiente en este tipo de casos.

Entre dos y diez días 

Fundamentalmente consiste en aplicar una serie de “trabajos de limpieza, eliminar óxido y todas las sustancias que se hayan podido adherir” en este tiempo. Además, “será necesario ponerle una batería en condiciones” antes del último paso de darle al ‘On’. Las fuentes consultadas se marcan un plazo de entre dos y diez días para concluir este proceso de recuperación.   

El servicio de Criminalística trabaja sobre los soportes físicos y estas fuentes dicen haberse enfrentado a retos “mucho más difíciles”. “Ha llegado de todo, discos duros rotos, móviles muchísimos, incluso piezas de circuito que no se sabía ni para qué servían y se ha terminado descifrando”. Este departamento mantiene acuerdos de colaboración con 12 universidades de toda España, pero en materia de formación. “En ningún caso se enviaría el teléfono a ninguna universidad para que lo trabajen ellos”, confirma.