Agresión a dos agentes

Una de las novias de Alsasua: "Se notaba el odio y la repulsión hacia la Guardia Civil"

La pareja de uno de los agentes ha explicado que nadie les defendió durante la pelea. "En Alsasua viven con el miedo impregnado".

Bar donde se produjo la agresión.

Bar donde se produjo la agresión.

  1. Guardia Civil
  2. Navarra
  3. Agresiones
  4. Izquierda Abertzale
  5. Violencia
  6. Altsasu-Alsasua

Una de las novias de los guardias civiles apaleados en Alsasua ha relatado a Onda Cero cómo vivieron la brutal paliza en el bar. "Se notaba el odio y la repulsión hacia la Guardia Civil y todas las Fuerzas de Seguridad", ha declarado.

Pilar ha negado que ellos instigaran cualquier pelea y ha explicado que les tiraron un chupito "indicándonos que no éramos bienvenidos allí". "Aparece una persona que empieza a increparnos a todos, intentamos abandonar el local y comienzan a darnos golpes por todos lados, en especial al teniente. Con él se cebaron de una manera muy importante", ha relatado la pareja del sargento agredido. "Es escalofriante. Les pegaron en el suelo, tanto al teniente como al sargento", ha dicho. 

La mujer ha explicado que recibieron todo tipo de insultos y gritos: "¡Fuera de aquí!", "Deberíais estar muertos", "Tenéis lo que os merecéis". Fue la pareja de Pilar quien pudo hacer una llamada pidiendo ayuda. En ese momento, ha explicado, apareció la Policía Foral y la ambulancia. "Gracias a Dios el centro de salud estaba cerca y se pudieron llevar al teniente, a quien entonces seguían intentando pegar", ha contado.

"Viven con el miedo impregnado en el cuerpo"

Preguntada por si alguien de la zona intentó defenderlos, Pilar ha explicado que no es posible. "Aquí la gente no se puede mojar, viven con el miedo impregnado en el cuerpo", ha explicado, señalando que quienes estaban allí "alentaban y aplaudían" la paliza.

Pilar, de Córdoba, llevaba en Alsasua apenas una semana. "Lo que se nota aquí en el día a día es la preocupación por eel brote de violencia en los jóvenes, las pintadas y manifestaciones que realizan en contra de la Guardia Civi", ha explicado.

"Mi hijo no tiene intención de cambiar su meta"

La madre del sargento agredido también ha compartido en Cope cómo está viviendo la familia este episodio. "Mi hijo está animado", ha explicado, a pesar de que tiene "varias contusiones, el labio partido y el tobillo fracturado".

Ha insistido en que su hijo "no tiene intención" de cambiar su meta, que es "que la gente conozca que la Guardia Civil se dedica a servir al ciudadano".

El sargento participó en un rescate de expresos de ETA que se quedaron atrapados en la nieve y su madre ha asegurado que “una vez reincorporado al servicio volvería a hacerlo”.