CRISIS INTERNA

Crece la división en el PSOE entre el 'no' a Rajoy y unas terceras elecciones "autodestructivas"

La salida de Pedro Sánchez como secretario general deja una última batalla: abstenerse o no en la investidura de Mariano Rajoy.

Reunión de la junta gestora.

Reunión de la junta gestora.

Abstención o terceras elecciones. La decisión que estos días mantiene en vilo al PSOE y al conjunto de los españoles, abre un debate en las filas socialistas en las que queda patente que la guerra interna que desembocó en la salida de Pedro Sánchez aún libra una última batalla: facilitar el gobierno de Rajoy o mantenerse firmes en el 'no es no' que abanderaba el exsecretario general del partido y que aboca al país a unos nuevos comicios.

Cada vez son más, no obstante, los que entienden que esta opción sería muy poco deseable, hasta el punto de ser considerada un "desastre". Es la opinión de Jesús Eguiguren, expresidente del PSE-E, quien en una entrevista que publica este domingo Diario Vascoafirma que votar por tercera vez consecutiva supondría "la autodestrucción" de un partido "que no está preparado para volver a las urnas". En este sentido, afirma, la abstención se presenta como "la única salida". "Indalecio Prieto", añade, "ya decía que la política es un arte de realidades, no un fumadero de opio".

Eguiguren se desmarca de esta manera de otras voces autorizadas del PSE-E, como las de Patxi López, quienes han remarcado su negativa a que el Partido Popular alcance el Gobierno gracias a ellos. Asegura que, si el resultado de unos nuevos comicios es el mismo que hasta ahora con toda probabilidad, "vamos a ahorrarnos el viaje y resolver el tema cuanto antes".

"Sánchez tenía que haber dado el giro"

Hace un par de días, Ramón Jáuregui, portavoz del PSOE en el Parlamento Europeo, también se manifestaba en el mismo sentido. De hecho, estima que era "Pedro Sánchez el que tendría que haber liderado la abstención" para que "hoy siguiera siendo el líder del partido". "Él tenía que haber dado el giro", concluye.

En palabras que recogía El Huffington Post, Jáuregui cree que el conflicto interno acabó en una deriva "muy muy peligrosa, casi suicida para el PSOE" y culpa al exsecretario general de "blindarse en un liderazgo personal frente a una circunstancia muy mala para el conjunto del socialismo español era una situación inasumible para quienes queremos al PSOE".

Y en el fondo de todo, la duda de la abstención. Una opción que Sánchez descartó con su defendido 'no' pero que para Jáuregui ha sido un problema: "Muchos creímos que su posición [del 'no'] no era definitiva porque el tiempo tiene que ir marcando las posiciones [...] El Partido Socialista no ha debatido con seriedad la hipótesis de la abstención desde el principio".

El argumento que defiende el portavoz socialista en Europa es claro y similar en el fondo al que esgrime Eguiguren: "No hay mejor situación para una oposición que un gobierno en minoría. Es una ley de la política. Es irrefutable. Y nosotros tenemos esa opción hoy. Mañana no la tendremos", aduce.

Iceta no quiere al PSOE como "muleta"

Pedro Sánchez y Miquel Iceta durante un acto de campaña en 2015.

Pedro Sánchez y Miquel Iceta durante un acto de campaña en 2015. Efe

Uno de los abanderados de mantener la negativa a la investidura es Miquel Iceta. Reelegido como líder del PSC este sábado, sus primeras palabras tras el nombramiento fueron para rechazar que los socialistas actúen como “muleta” del PP facilitando el Gobierno de Mariano Rajoy. Sería una opción que, en palabras a la Cadena Ser, incapacitaría al PSOE en una futura oposición.

Otra de las ideas que defiende Iceta es la consulta a la militancia sobre la abstención que, a su vez, también era uno de los recursos que manejaba Pedro Sánchez, al que era muy próximo. Pero en este punto surgen nuevas discrepancias entre los dos bandos. Jáuregui, por ejemplo, se muestra muy en contra: "La militancia es soberana y tiene sus espacios para manifestarse, pero cuando nos elige lo hace para que decidamos". "El comité federal es la soberanía del PSOE", recuerda a todos, incluidos a los que quieran escucharle dentro de su propio partido.

Otra de las líneas a debatir es el 'cómo' abstenerse. Es decir, si pedir o no algunas condiciones al PP a cambio de facilitar la investidura. El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, que ha mantenido en los últimos días diversos contactos con Rajoy, no ha revelado si éste ha concedido -o lo va a hacer- algún tipo de concesión. Previsiblemente, la decisión final del Comité Federal sobre el tema tendrá lugar el próximo domingo.