Caso Asunta

El Supremo confirma la condena de 18 años a los padres de Asunta Basterra

El tribunal gallego desestimó en marzo de 2016 los recursos de los padres de la niña y ahora el Supremo lo ha ratificado.

Fernando Basterra y Rosario Porto ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.

Fernando Basterra y Rosario Porto ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia. Efe

  1. Caso Asunta
  2. Tribunal Supremo
  3. Alfonso Basterra
  4. Asunta Basterra
  5. Rosario Porto

El Supremo ha confirmado la condena a 18 años de cárcel impuesta por el Tribunal Superior de Justicia de Galicia a cada uno de los padres de Asunta Basterra por el asesinato de la niña, su hija adoptiva.

El tribunal gallego desestimó en marzo de 2016 los recursos de los padres de la niña, cuyo cuerpo sin vida fue hallado el 22 de septiembre de 2013 sobre una cuneta en las cercanías de Santiago de Compostela.

El Tribunal Supremo, de este modo, ha rechazado los recursos de los condenados, en una decisión adoptada por mayoría. 

La condena

El pasado noviembre, Rosario Porto y Alfonso Basterra fueron condenados a 18 años de prisión por acabar con la vida de su hija Asunta. La sentencia consideró que ambos actuaron de forma orquestada para matar a su hija adoptiva, y les consideró por tanto culpables de un delito de asesinato con el agravante de parentesco. 

La decisión de la sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña se conoció dos semanas después de que el jurado popular considerara probado que ambos padres participaron en la muerte de la menor. Asunta fue encontrada sin vida en un camino rural en septiembre de 2013. En su escrito de 21 cuestiones, los nueve miembros encargados de juzgarles mantienen que tanto Rosario Porto como Alfonso Basterra participaron en la intoxicación y muerte de la pequeña Asunta, sedada previamente con altas dosis de lorazepam. 

En uno de los puntos más polémicos, el jurado consideró probado que el padre de la niña participó como coautor en el asesinato. La defensa de Basterra se esforzó durante el juicio en recordar que no había pruebas que situasen al periodista en el escenario del crimen. Sin embargo sobre la decisión del jurado pesó mucho la primera declaración de Basterra ante el juez instructor, José Antonio Vázquez Taín.