Juicio por el 'caso Gürtel'

Correa se presenta con un nuevo abogado para intentar buscar más atenuantes

'El Bigotes', entre otros acusados, ha solicitado al tribunal no acudir a las sesiones del juicio por dolencias médicas.

Correa, durante el juicio.

Correa, durante el juicio. Efe

El líder de la trama Gürtel, Francisco Correa, ha presentado al inicio del juicio que se celebrará durante los próximos meses en la Audiencia Nacional un cambio de abogado como estrategia para intentar mostrar a la Fiscalía Anticorrupción su predisposición a colaborar con la Justicia y conseguir así los máximos atenuantes posibles, para rebajar todo lo posible esa pena de 125 años de cárcel que le solicita el Ministerio Público.

Ha sido el primer movimiento en un juicio que se prevé largo. Algunas defensas sostienen que va a ser una bomba de relojería lo que ocurra en las sesiones. Todavía se desconoce hasta qué punto están dispuestos los acusados a declarar pero lo que sí está claro es que el telón de fondo será la corrupción implantada en el seno del PP durante los años de bonanza económica. Uno de los documentos que visualizan ese compadreo entre los miembros de la trama con dirigentes 'populares', hasta con el yerno del que fuera presidente del Gobierno, José María Aznar, es un vídeo publicado por EL ESPAÑOL y que la fiscal ha pedido a la Sala que se incorpore como prueba al proceso.

Correa ha presentado como nuevo letrado a Juan Carlos Navarro, liberando de la labor de defenderle al letrado de oficio que le representaba desde hace dos años. Según fuentes jurídicas, Navarro se ha personado en la causa bajo la premisa de que Correa reconozca los hechos y muestre su plena colaboración.

Ante el cambio de letrado, el presidente del tribunal, Angel Hurtado, ha advertido de que el anterior defensor había manifestado en varias ocasiones que no había tenido tiempo para estudiarse la causa, preguntando al nuevo letrado si le podía asegurar que no le iba a ocurrir lo mismo, dado su nueva entrada en la causa. Sin embargo, Navarro ha dicho estar conforme y no mostrar queja alguna al respecto.

El empresario ya ha intentado en varias ocasiones hacer acercamientos con la Fiscalía aunque hasta el día de hoy no ha conseguido cerrar un pacto con el Ministerio Público, entre otras cosas porque Correa sigue insistiendo que no tiene más dinero oculto que el localizado por la Justicia y bloqueado, tanto en España como en el extranjero, como Panamá o Suiza.

Su nuevo abogado defensor no ha querido exponer ninguna cuestión previa, al contrario que el resto de las defensas que sí han solicitado la nulidad de las actuaciones.

Quienes parecen que también han tenido contactos con la Fiscalía pero con mejor suerte son los acusados Jacobo Gordon y Roberto Fernández. El primero se enfrenta a una pena de dos años de prisión por blanqueo de capitales, mientras que el segundo, concejal en Pozuelo, participó en adjudicaciones presuntamente irregulares. Durante su turno de cuestiones previas, la fiscal planteó un cambio en el orden de las declaraciones para que estos dos, junto a Alfonso García-Pozuelo -el constructor que ya reconoció por escrito haber pagado comisiones ilegales y devolvió el dinero del dinero además del pagar la respectiva multa-, declaren los primeros. Este cambio de orden parece tener como objeto que los tres acusados declaren contra la trama de Correa, en busca de recibir un atenuante en su condena.

El foco en Bárcenas

La primera sesión del juicio ha desvelado las malas relaciones que Correa ha cosechado con aquellos que eran de su máxima confianza. En la entrada al juicio, se le ha podido ver sólo, hablando únicamente con su letrado. No obstante, en el primer receso de la vista se ha acercado a su mujer, María del Carmen Rodríguez, a quien se le ha podido ver con un aspecto desmejorado.

Sin embargo, en la primera sesión del juicio, que arranca después de más de ocho años de investigación, el foco estaba puesto en el extesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas. Su abogado ha aportado nueva documentación que demostraría que él no tiene nada que ver con las adjudicaciones irregulares concedidas por ayuntamientos gobernados por el PP, concretamente el de Pozuelo de Alarcón, señalando directamente a su edil, Jesús Sepúlveda.

A su salida de  la sala de vistas, Bárcenas ha insistido ante los periodistas presentes que él utilizará el juicio para defenderse. "No he venido a cargar contra nadie", decía al abandonar el edificio de la Audiencia Nacional.

'El Bigotes', enfermo

Al inicio de la vista oral, varios de los acusados han solicitado al tribunal poder ausentarse de las vistas por enfermedad. Uno de ellos, ha sido Álvaro Pérez, alias El Bigotes, hombre de Correa en Valencia, y quien ha señalado dolencias para intentar evitar su presencia en las vistas. Felisa Isabel Jordán, secretaria de Correa y testaferro de éste, también ha pedido no acudir para cuidar a su hija y por estar siguiendo un tratamiento médico.

Durante la exposición de cuestiones previas, la Fiscalía ha pedido la incorporación de la traducción de diversas comisiones rogatorias sobre el origen de los fondos de Luis Bárcenas, así como la incorporación como testigo que podría acreditar dicho origen, tanto de Bárcenas como de su mujer, Rosalía Iglesias, también acusada en esta causa.

Otra de las novedades es que el presunto arquitecto financiero de la evasión de capitales de la trama, Luis de Miguel, ha solicitado defenderse a sí mismo, por su condición de letrado. Tras ser aceptado por el tribunal, De Miguel ha solicitado la nulidad de las actuaciones respecto a su persona dado que, según su versión, no fue citado a declarar en la fase de instrucción, lo que implica que se han vulnerado sus derechos a ser escuchado en el proceso y, por tanto, debe ser archivada la causa.

De Miguel ya fue condenado por el Tribunal Supremo a siete años de prisión, y por lo que lleva 30 meses encarcelado, por una operación de fraude a la Hacienda que no tiene que ver con el 'caso Gürtel'.

Citación de Rajoy

La acusación popular que representa la Asociación de Abogados Demócratas (ADADE), ha vuelto a solicitar la citación como testigo del actual presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, después de que la Sala ya rechazara su petición.

Según su abogado, Mariano Benítez de Lugo, Rajoy debe ser citado por lo que sabe de los hechos por su condición de vicesecretario del PP y después secretario general del partido entre 2003 a 2004. "Que hoy sea presidente del Gobierno es absolutamente irrelevante de sus conocimiento de los hechos", ha señalado el letrado.

El abogado señala que son razones suficientes para escuchar lo que tiene que decir el hecho de que el PP se encuentra en el juicio como partícipe a título lucrativo en este procedimiento y de que su entonces tesorero está acusado de apropiarse fondos del PP.

Por su parte, la defensa del considerado número 2 de la trama, Pablo Crespo, ha solicitado la nulidad de las actuaciones por las grabaciones acordadas por el juez que instruyó al inicio la causa, Baltasar Garzón, y por lo que éste fue condenado por prevaricación al tratarse lo intervenido de las conversaciones entre los principales acusados y sus abogados desde la cárcel, vulnerando así el legítimo derecho de defensa.

Además, entiende que toda la causa debe declararse nula dado que el origen son unas grabaciones aportadas por un concejal de Majadahonda (Madrid), José Luis Peñas, quien durante casi dos años estuvo grabando a Correa y su entorno. Según el abogado Miguel Durán, la intención de Peñas era "extorsionar y chantajear" a Correa.

¿Cómo va todo, tío?

Esta primera sesión ha sido el momento que muchos de ellos se han vuelto a ver las caras desde hace muchos años. Peñas, junto al otro concejal de Majadahonda Juan José Moreno, que le ayudó a llevar a cabo esas grabaciones, se han vuelto a ver las caras con aquellos a los que 'traicionaron'.

Entre 2006 y 2007, Peñas estuvo grabando todas las conversaciones mantenidas con Correa, El Bigotes, Crespo o Isabel Jordán, donde reconocían todas sus tropelías, y sus pelotazos amañados gracias a alcaldes corruptos.

En esos momentos, para Correa, Peñas era uno de los suyos y lo que no sabía es que él sería quien le llevaría a la cárcel. Ahora, desde que en 2009 saltara el escándalo, se han vuelto a ver las caras y tendrán que estar sentados juntos en el banquillo, dado que Peñas y Moreno también se encuentran acusados por haber recibido dinero de Correa mientras eran concejales. Gran parte de los ataques de las defensas de la mayoría de los 37 acusados van a ir dirigidos a Peñas, a quien acusan de grabar a Correa no con el objetivo de acudir a la Justicia -como así ocurrió- sino para pedir dinero al empresario y extorsionarlo.

Otra de las escenas que se ha podido vivir es la de El Bigotes acercándose a Jacobo Gordon, socio de Correa, y amigo de Alejando Agag, yerno del expresidente del Gobierno, José María Aznar. "¿Cómo estás tío? ¿Cómo te va la vida?", le decía Pérez a Gordon en uno de los recesos de la vista.

Junto a todos ellos, también se encuentra sentado en le banquillo de los acusados a Jesús Sepúlveda, exalcalde de Pozuelo de Alarcón (Madrid), y exmarido de Ana Mato, ministra de Sanidad con Mariano Rajoy hasta su dimisión. Precisamente, Mato está acusada como partícipe a título lucrativo por haberse beneficiado de los regalos recibidos por su marido de la trama Gürtel a cambio de adjudicaciones irregulares. Sin embargo, Mato no tenía que estar presente en la vista sino que ha acudido una letrada en representación suya.