Caso tarjetas black Cajamadrid

El tribunal rechaza pedir el contrato de Bankia con los sitios donde se usaron las tarjetas black

La Sala provoca la protesta de la defensa al afirmar que el documento no tiene relación con los hechos que se juzgan. 

Los expresidentes de Caja Madrid y Bankia Miguel Blesa y Rodrigo Rato durante el juicio

Los expresidentes de Caja Madrid y Bankia Miguel Blesa y Rodrigo Rato durante el juicio Efe

  1. Caso tarjetas black Cajamadrid
  2. Bankia
  3. Miguel Blesa

El tribunal de la Audiencia Nacional que juzga el caso de las tarjetas black ha denegado la incorporación al procedimiento del contrato que Caja Madrid y luego Bankia firmaron con los establecimientos en los que se utilizaron las tarjetas, contrato que pone de manifiesto que ambas entidades conocieron puntualmente los gastos de los 65 exgestores que se sientan en el banquillo y pudieron rechazarlos, pero no lo hicieron.

La Sala ha denegado la prueba pedida por la defensa de Juan Iranzo, que fue miembro de la comisión de control de la entidad, por un motivo distinto del que esgrimió el juez instructor para rechazarla en la fase de investigación. Andreu sostuvo que el contrato no existía y el tribunal, tras la publicación del documento por EL ESPAÑOL, ha indicado que no guarda relación con la causa.

El abogado de Iranzo, Carlos Domínguez, ha protestado la denegación de una prueba que, a su juicio, es relevante para la defensa.

Durante la exposición de las cuestiones previas el pasado lunes, el defensor preguntó: "¿Podía Caja Madrid, tanto en su condición de cliente frente a la red comercial como en su condición de prestadora del servicio de adhesión a los sistema de tarjetas, limitar el uso de la tarjeta a la contratación de concretos productos y servicios? Si es así, ¿por qué no lo hizo? ¿Podía Caja Madrid rechazar los cargos considerados improcedentes? Si es así, ¿por qué no lo hizo?".

Para el letrado, "si tenemos en cuenta que a Juan Iranzo se le acusa, como a todos en esta causa, de un delito de apropiación indebida, a nadie se le escapa la importancia de conocer esso aspectos y que resultan, con total seguridad, de un contrato que existe y que no se halla incorporado a la causa".

Domínguez también se refirió a la comisión que ha venido cobrando Caja Madrid por el uso de las tarjetas en los establecimientos de la red comercial y señaló que "se acusa a mi representado de un delito de apropiación indebida. En ese caso, la Fundación MonteMadrid (sucesora de la Fundación Caja Madrid y ésta, a su vez, de Caja Madrid) debería estar sentada en esta sala como partícipe a título lucrativo, como mínimo".

"Y si ese dinero de las comisiones fue a parar a Bankia como consecuencia del proceso de segregación del negocio bancario llevado a cabo desde Caja Madrid", añadió, "la cuestión se tornaría más paradójica, pues nadie entendería qué hace Bankia acusando en este juicio".

La vista se reanudará hoy con la declaración del ex presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa.