Diana Quer

Las nueve preguntas sin responder sobre Diana Quer un mes después de su desaparición

¿Quién conducía el Audi A3 sospechoso? ¿Por qué la madre cayó en contradicciones? ¿Pudo la joven irse de casa? Hay más incógnitas que certezas en unas pesquisas que vuelven a su punto inicial.

Diana Quer desapareció en la madrugada del 22 de agosto.

Diana Quer desapareció en la madrugada del 22 de agosto.

  1. Diana Quer
  2. Personas desaparecidas
  3. Guardia Civil
  4. Taragoña

Diana Quer. El paso del tiempo despierta más preguntas que respuestas. Un mes después de su desaparición, la Guardia Civil no encuentra indicios para descartar o rebatir ninguna hipótesis. Las fiestas de A Pobra do Caramiñal, el trayecto hasta su casa, la señal de su teléfono móvil, la aparición de un coche... todas estas imágenes completan la secuencia de un misterio que ni vislumbra un desenlace.

Actualmente hay 33 efectivos del Instituto Armado que siguen el rastro de Diana Quer, en un caso que ha llegado a tener a 103 agentes movilizados por considerarlo "de alto riesgo". Por el momento, buena parte de los esfuerzos se centran en obtener más datos sobre un Audi A3 negro en el que la joven pudo haber subido aquella madrugada del 22 de agosto. 

"Que cualquier persona que haya visto algo no tenga miedo en decirlo", suplica la madre Diana López-Pinel ante los medios: tanto la familia como la Benemérita creen que puede haber testimonios que den respuestas a algunas de sus preguntas.

1. ¿Quién conducía el Audi A3?

"Hay más de 10.000 o 15.000 matrículas que se están comprobando", reconoce la madre de Diana Quer. El detalle sirve para hacerse cargo de la proporción que adquiere la investigación de la Guardia Civil. Por el momento, y de acuerdo a las declaraciones de los testigos, la joven madrileña se subió aquella noche a bordo de un coche, un Audi A3. Los indicios apuntan a que era de color negro.

Con esos datos en mente, los agentes rastrearon dos puntos próximos a A Pobra do Caramiñal frecuentados por jóvenes parejas en sus coches: una zona portuaria en Taragoña y una antigua fábrica de madera en Beluso. "Es fundamental el dato de ese coche", insiste Diana López-Pinel.

Por eso, los efectivos del Instituto Armado han estudiado, sin grandes avances, las grabaciones de las cámaras de seguridad frente a las que pudo pasar el vehículo.

2. ¿Qué más pistas puede aportar el móvil?

El rastreo del teléfono móvil de Diana Quer sirvió en los primeros compases de la investigación para desechar algunas de las afirmaciones que por entonces se consideraban absolutas. Con aquella señal se pudo saber que la joven había pasado por casa la noche de su desaparición. También que efectuó movimientos que sólo se entenderían si se subió a bordo de un vehículo.

Todos esos datos invalidan la que al principio se erigía como la primera de las opciones de la desaparición: que la joven hubiera sido asaltada de camino a su casa, distante a unos veinte minutos a pie del lugar en el que se había reunido con sus amigos. "¡Morena, ven aquí!", le increpó un hombre aquella noche. "Tengo miedo", reconoció Diana a un amigo vía WhatsApp. Pero aquel individuo, tras tomarle declaración, quedó desvinculado del caso.

Aún así, el terminal sigue siendo uno de los principales flecos de los que tirar para obtener nuevas pistas.

3. ¿Por qué la madre incurrió en contradicciones?

"No es posible". Diana López-Pinel desmentía en los primeros compases de la investigación que su hija pasara por casa aquella madrugada. Según su opinión, si la joven hubiera hecho ese movimiento, ella lo habría advertido: dormía en la habitación contigua y con la puerta abierta.

Pero los acontecimientos desmintieron aquella versión. Fue el propio abogado de la madre quien admitió un detalle fundamental que encontró la Guardia Civil: en la vivienda de A Pobra do Caramiñal estaba el pantalón rosa con la que Diana Quer había salido; además, se echaba en falta un pantalón vaquero en su armario. Fue entonces cuando se confirmó que la joven, pese a las explicaciones de la madre, sí pasó por casa, se cambió de ropa y se marchó.

4. ¿Es importante la historia familiar?

La barrera entre los detalles de la historia familiar de Diana Quer y la investigación de la Guardia Civil es difícil de delimitar. Algunos de los detalles sí que sirven para acotar las hipótesis, mientras que otros no hacen más que enturbiar las pesquisas

Un tribunal retiró a la madre, Diana López-Pinel, la custodia de su otra hija, Valeria. Su padre Juan Carlos se haría cargo de ella desde entonces. Este episodio ocurrió el 1 de septiembre, cuando Diana llevaba ya una semana desaparecida.

Desde entonces se conocieron algunos datos que hacían pensar en un ambiente familiar complicado para las dos hermanas: los dos padres llevaban tiempo enfrentados por el futuro de las mismas.

Todos esos pormenores son importantes en una investigación en la que no se descarta la posibilidad de una fuga voluntaria.

5. ¿Qué sabe Valeria?

Una de las vías de la investigación se ha centrado en el entorno más cercano a Diana Quer. La UCO interrogó durante más de seis horas a su madre y tomó declaración a centenares de personas. A la hermana, Valeria, le pidieron que colaborase en la medida de lo posible en el proceso.

La menor de las dos hermanas, de 16 años, ha utilizado activamente las redes sociales desde la desaparición. En ellas compartió imágenes y vídeos con los que expresó sus sentimientos e inquietudes. Pero también respondió a las preguntas que cientos de personas le hicieron sobre las pesquisas.

¿Te parece que tu madre pudo hacerlo?

NOOOOO.

¿Qué pasa si la devuelven muerta?

Mi hermana va a volver viva, todos lo sabemos.

Estas dos conversaciones son sólo dos ejemplos de los comentarios que Valeria volcó en las redes antes de cerrar todas sus cuentas personales.

6. ¿Pudo Diana irse de casa?

Los amigos de Diana Quer revelaron que la joven madrileña solía escaparse de casa, especialmente cuando se daban problemas familiares. Pero Diana siempre volvía o anunciaba a su madre dónde se encontraba.

La posibilidad de que se hubiera marchado aquella madrugada no era en absoluto descabellada para los investigadores. Aunque algunos detalles no encajaban en esta opción: en caso de haberse ido, lo habría hecho con su DNI, sus tarjetas de crédito y más ropa que la que llevaba puesta.

"No se ha podido ir por tanto tiempo", sostuvo una amiga de la joven desaparecida. Su entorno no cree en una fuga voluntaria, pero no hay ningún extremo que se pueda rechazar.

7. ¿Influyeron sus amigos?

Juan Carlos Quer admitió en una entrevista en Antena 3 que su hija tenía algunos amigos "poco recomendables", vinculados a algunos casos de delincuencia. El padre conoció esta circunstancia cuando se puso en marcha la investigación.

Estas amistades tuvieron contacto con Diana tanto en la localidad coruñesa de A Pobra do Caramiñal -donde se produjo la desaparición- como en Boadilla del Monte, donde residía el resto del curso.

Un exnovio de Diana Quer aportó algunos datos más sobre las personas de las que últimamente se rodeaba la joven. Hizo hincapié en un chico que fumaba hachís con el que había hecho buenas migas.

8. ¿La principal hipótesis de la Guardia Civil?

Las investigaciones se han centrado en varios frentes a lo largo del último mes: desde la fuga voluntaria hasta el crimen, pasando por un secuestro o que ocurriera un accidente. Por el momento, la Guardia Civil ha realizado 200 entrevistas y un centenar de declaraciones, informa Europa Press.

"No podemos descartar nada", advierten fuentes del Instituto Armado. Tras un mes de la desaparición, ya no hay opciones con más fuerza que las demás. Una vez más, los investigadores se encuentran en un punto muerto. 

La única opción que resta es revisar todas las imágenes, pistas y relatos en busca de algún detalle, por mínimo que sea, que permita extender las pesquisas.

9. ¿Por qué se prolonga el secreto de sumario?

La última gran novedad ha llegado desde el juzgado que está instruyendo la causa. Cumplido un mes de la desaparición, la incógnita se centraba en la decisión que tomaría la juez: si levantar el secreto de sumario o prorrogarlo.

Finalmente ha optado por lo segundo, con una extensión añadida de un mes. El objetivo es claro: que las pesquisas ya realizadas -y que todavía no se conocen- no contaminen las pruebas o los testimonios de los testigos.

Pero responder a esta pregunta conduce ineludiblemente a otra cuestión. ¿Hay sospechosos principales en la investigación? Si los hubiera, sería necesario levantar el secreto para poder citarles en calidad de investigado, lo que antes se conocía como imputados.