Elecciones vascas

Rajoy, ante los críticos de su partido: "El PP siempre se sobrepone"

El presidente en funciones ha acompañado en campaña a Alonso, el primero en su partido en criticar el 'caso Barberá'.

Rajoy aplaude a Alonso tras su mitin.

Rajoy aplaude a Alonso tras su mitin. Partido Popular

  1. Mariano Rajoy Brey
  2. Elecciones País Vasco
  3. Alfonso Alonso
  4. PP Partido Popular

Sólo un día después de conocerse la imputación de Rita Barberá por presunto blanqueo de dinero, el candidato del PP en el País Vasco, Alfonso Alonso, fue explícito: "O ella toma una decisión adecuada o lo tendrá que hacer el partido". El exalcalde de Vitoria aseguró que se juegan mucho en las elecciones del 25 de septiembre y que no se merecen "ir con ese perjuicio a cuestas".

Dos días después, Mariano Rajoy se ha dado de bruces en un mitin con quien primero le presionó para que quitara el carné a Rita Barberá. El presidente en funciones ha viajado a Bilbao para apoyar a Alonso en campaña. Sobre el escenario del teatro Campos, ha tratado de alejar la sombra de la corrupción de la campaña vasca, aunque no ha obviado que el 'caso Barberá' pesa en la mochila: "El PP es un gran partido. Siempre se sobrepone, aquí y en el resto de España. Podemos estar orgullosos de pertenecer a él".

Con estas palabras, Rajoy ha celebrado la concurrencia del teatro y, como en tantas otras ocasiones, se ha referido al público como el verdadero PP. "Gracias por vuestro apoyo y vuestra lealtad".

En su media hora de intervención, el líder del PP sólo ha hecho referencia una vez más a la corrupción. Y de refilón, sin entrar en detalles. Ha criticado el fraude fiscal "porque supone jugar con los recursos de los contribuyentes".

Por otro lado, y por si hubiera alguna preocupación por su pacto anterior con Ciudadanos, que siempre ha pedido la abolición de los privilegios forales, ha sintetizado: "Mantendremos el grado de autonomía de País Vasco y Navarra".

Alonso, el PP y el Alavés

Alfonso Alonso, visiblemente afónico, ha calificado esta campaña como "el proyecto de su vida". Ha dicho que le gustaría ver al País Vasco en la parte más alta de la clasificación española: "¡Como el Alavés!", ha bromeado el exalcalde de Vitoria.

Ha dedicado la mayor parte de su discurso a criticar las ideas nacionalistas. "No tenéis por qué ser todos nacionalistas. Pero ellos quieren el poder, necesitan el control. Para abrir un negocio en el País Vasco importa más cuánta gente conoces del PNV que la naturaleza del negocio".

Alonso se ha postulado como símbolo de remontada. Las encuestas reflejan la caída del constitucionalismo, situado por detrás de PNV, EH Bildu y Podemos, en este orden. "En 1989, sólo teníamos dos concejales en el Ayuntamiento de Vitoria. Diez años después ganamos las elecciones y fui investido alcalde".