Bandas latinas

La Policía detiene a 'el Mexicano', el líder de los Mara 18 que iba a activar la organización en España

El detenido había recibido instrucciones de formar una clica, una agrupación dedicada al secuestro, extorsión y tráfico de drogas.

`El mexicano´, en la foto de detención de la Policía.

`El mexicano´, en la foto de detención de la Policía.

  1. Bandas latinas
  2. Policía Nacional
  3. Leganés
  4. Madrid

Agentes de la Policía Nacional han detenido este lunes en un operativo desplegado en la localidad madrileña de Leganés a uno de los líderes de la organización delictiva internacional conocida con el sobrenombre de el Mexicano. Su misión era la de activar una célula en España que sostuviera parte de la actividad del grupo, basada fundamentalmente en el tráfico de drogas y armas, así como el secuestro y extorsión a empresarios.

De acuerdo a la información facilitada por la Policía, el Mexicano era uno de los líderes de los Mara 18, que no cuentan con un único jefe. Estos jefes, relacionados entre sí, coordinan las líneas bajo las que opera toda la organización: "La mayoría de estas personas se encuentran actualmente en prisión, desde donde planifican y organizan la actividad de este grupo", explica la Policía.

El Mexicano contaba con varias reclamaciones judiciales y en España portaba un DNI falso. Además, había regularizado su estancia en España con documentación ficticia correspondiente a otra identidad, también fraudulenta.

La detención ha sido fruto de una investigación conjunta con los cuerpos policiales de Honduras y El Salvador, donde los Mara 18 asientan buena parte de sus raíces. 

Actualmente las maras se organizan en un sistema de células territoriales llamadas clicas, que son agrupaciones de jóvenes de entre 25 y 50 miembros, que hacen del delito su medio de vida. El Mexicano tenía por misión activar una de estas clicas en España.

La Mara 18 en concreto, es una organización criminal de naturaleza transnacional, cuyas principales vías de financiación son las extorsiones, definidas como “el impuesto de la guerra” -que consiste en exigir rentas semanales a empresarios y comerciantes-, el tráfico de estupefacientes, los secuestros exprés, el tráfico de armas, el robo de vehículos, la ocupación de inmuebles para su posterior alquiler a otras personas y el pago de las cuotas fijadas a sus miembros.