Audiencia Provincial de Murcia

Absuelto de acoso sexual pese a que llamaba "chochitos" a sus empleadas

La Audiencia Provincial de Murcia ratifica la absolución del jefe de departamento de unos grandes almacenes porque no está probado el delito.

  1. Audiencia Provincial de Murcia
  2. Murcia (Provincia)
  3. Acoso sexual

La Audiencia Provincial de Murcia ha confirmado la absolución del jefe de un departamento de unos grandes almacenes que fue acusado de dos delitos de acoso sexual por llamar "chochitos" a las dependientas, a una de las cuales, además, le dejó una nota en la que le decía que "este año, si es posible, estás más guapa y mucho más buena".

La sentencia desestima el recurso presentado por dos de las empleadas contra el auto dictado por un Juzgado de lo Penal de Murcia, que, hace ahora un año, absolvió al acusado al considerar que no se había probado la comisión de hechos que serían constitutivos de los delitos de acoso.

La sentencia que ahora se ve ratificada, aunque acabó con la absolución del denunciado, declaró probado que éste "faltó al respeto y consideración debida a una de las querellantes".

Y añadía que también era desconsiderados con otras, "llamándolas 'chochitos' o 'pilón'".

El Juzgado recogía, por otra parte, que los hechos también fueron analizados por los responsables del establecimiento comercial que, aunque consideraron que no habían quedado demostrado los hechos de contenido sexual, le impuso una sanción de 21 días de suspensión de empleo y sueldo como autor de una "conducta improcedente en un jefe de departamento".

La sentencia recoge, por otro lado, que como consecuencia de estos hechos, las dos empleadas que denunciaron al acusado estuvieron de baja durante casi dos años por su estado de ansiedad.

La Audiencia Provincial, al desestimar la apelación, señala que, en aplicación de la jurisprudencia del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional no es posible revocar una sentencia absolutoria si la misma no es ilógica, absurda o arbitraria, lo que no ocurre en este caso.

Y concluye que contra la sentencia que ahora dicta no cabe recurso ordinario alguno.