Hacia las terceras elecciones

Sánchez llama a las "fuerzas del cambio" a buscar una solución al atasco político

El líder socialista ha admitido que la "responsabilidad" del bloqueo que vive el país es de "todos los partidos" políticos y de "todos y cada uno de los diputados".

Pedro Sánchez, durante la tercera sesión del debate de investidura.

Pedro Sánchez, durante la tercera sesión del debate de investidura.

  1. Debate de Investidura
  2. Investidura
  3. Pedro Sánchez
  4. PSOE

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha reiterado su "no" definitivo a la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, al tiempo que ha llamado al PP a "extraer conclusiones del fracaso de su candidato" y a las "fuerzas del cambio" para buscar una solución al "atasco político" del país.

"Ustedes deberían extraer una conclusión de la derrota parlamentaria de su candidato, sé que no lo van a hacer, les conocemos", les ha dicho Sánchez a los diputados del PP, en lo que ha parecido una invitación a cambiar de candidato, en su intervención en la última jornada del debate de investidura de Rajoy, previa a la segunda votación.

Tras mostrarse convencido de que el PP no cambiará a Rajoy porque su "estrategia" es ir las "terceras elecciones", ha admitido que la "responsabilidad" del bloqueo que vive el país es de "todos los partidos" políticos y de "todos y cada uno de los diputados", según recoge Efe.

En ese punto, se ha dirigido a las "fuerzas del cambio", Ciudadanos y Podemos, para llamarles a buscar juntos una "solución al atasco político" que vive el país.

"Si actuamos todos, encontraremos una solución y, no les quepa duda, de que el grupo parlamentario socialista formará parte de la solución", ha ofrecido el líder socialista.

En su intervención, Sánchez ha incidido en la importancia, a su juicio, de que Mariano Rajoy no cuente con la confianza de la Cámara y sea el presidente del Gobierno peor valorado de la democracia cuatro años y medio después de ser elegido por mayoría absoluta, y ha recordado que hasta los grupos políticos que apoyan su investidura han reconocido que "no confían" en él.