HACIA LAS TERCERAS ELECCIONES

Rajoy también fracasa a la segunda

El presidente en funciones volvió a solicitar la confianza a la Cámara y su candidatura fue rechazada. Sánchez prometió "altura de miras" y ser "parte de la solución" para evitar las terceras elecciones.

Rajoy durante la segunda votación de investidura.

Rajoy durante la segunda votación de investidura.

  1. Mariano Rajoy Brey
  2. PP Partido Popular
  3. Debate de Investidura
  4. Investidura

Se cumplió el guión. Mariano Rajoy no ha conseguido sacar adelante su investidura ni siquiera en la segunda votación, cuando necesitaba el apoyo de más síes que noes a su programa de Gobierno. Como estaba previsto, el líder del PP solo ha contado con el apoyo de los 137 diputados de su Grupo Parlamentario, los 32 diputados de Ciudadanos y el escaño de Coalición Canaria. Son 170 votos a favor frente a 180 en contra. Con este resultado, el líder del PP se convierte en el primer presidente del Gobierno en funciones que no consigue sacar adelante una sesión de investidura. 

Mariano Rajoy subió a la tribuna de oradores cinco minutos después de las siete de la tarde, la hora a la que estaba convocado el pleno. Desde allí, reprochó una vez más al PSOE de "no querer contribuir a que España tenga un gobierno ni ofrecer una alternativa. ¿Por qué no dice con franqueza qué es lo que se pretende? Porque no se puede afirmar una cosa y la contraria". El líder del PP volvió a intentar por última vez el apoyo de los socialistas para intentar sacar adelante su investidura. "Le he ofrecido grandes pactos de Estado y vuelvo a reiterarle este ofrecimiento. Si no quiere nada, si persiste en su política del no, no y no, permita al menos que en España se forme un gobierno".

Antes de votar otra vez no, Pedro Sánchez tomó la palabra y explicó otra vez por qué los 85 diputados de su grupo parlamentario han vuelto a votar en contra de la candidatura del presidente del Gobierno en funciones. "La pregunta que hay que hacerse es cómo es posible que aquel que cosechó una de las mayorías absolutas más importantes hoy es el presidente peor valorado de la historia de la democracia y no tenga mayoría en esta Cámara".

El secretario general del PSOE se intentó quitar la responsabilidad de las terceras elecciones de encima y devolvió la pelota al candidato Rajoy. "Si todos actuamos con altura de miras y generosidad, encontraremos esa solución" para evitar una tercera cita electoral.

"Aprovechen esta oportunidad"

Tras Pedro Sánchez, tomó la palabra el líder de Podemos. Pablo Iglesias utilizó los cinco minutos que duró su intervención para recordar al presidente en funciones que "tarde o temprano gobernaremos. Eso no será el caos, será normalidad democrática porque este país ha cambiado y este país ya no son dos partidos que se lo reparten todo". Iglesias se alineó con Rajoy y también pidió a Sánchez que se moviera para evitar las terceras elecciones y le tendió la mano para formar un gobierno en coalición. "Aprovechen esta oportunidad porque a lo mejor es la última vez de que se forme un gobierno decente. Y si no lo hacen tengan el coraje de salir y decirle a los españoles: queremos una tercera oportunidad porque queremos volver al bipartidismo de siempre".

Y después de la tormenta "llega la calma", dijo Albert Rivera tras finalizar Iglesias. "Después de las palabras del señor Rajoy a Sánchez, de Sánchez a Rajoy, de Iglesias a Sánchez, no creo que sea la mejor manera de llegar a acuerdos, sinceramente". El líder de Ciudadanos se presentó ante el Parlamento como el único partido que de verdad ha intentado desatascar la situación de ingobernabilidad que vive el país desde hace un año. "Es el momento de pasar a dar soluciones", volvió a pedir. "El PP y el PSOE tienen que reflexionar de por qué fracasan sus candidatos y por qué no son capaces de generar consensos en esta Cámara".

Las temidas elecciones

El 31 de octubre, si antes no hay otra candidatura, se convocará nuevas elecciones para diciembre, salvo que salga adelante la reforma legal que propuso EL ESPAÑOL y que promoverá el PSOE para acortar la campaña una semana y que las elecciones caigan el 18 de diciembre. Todos los partidos, incluidos el PP, están dispuestos a apoyarla.