Sucesos

Un británico de 40 años muere de un infarto tras salvar a su hija de morir ahogada en Málaga

Reece Morris, de 40 años, evitó que la corriente se llevara a su hija Ruby, y la arrojase contra unas rocas cercanas.

Reece Morris, su mujer, Cary, y sus dos hijas.

Reece Morris, su mujer, Cary, y sus dos hijas.

  1. Sucesos y Acontecimientos
  2. Málaga (Provincia)

La corriente era demasiado fuerte y amenazaba con hacerles chocar con las rocas. Reece Morris, de 40 años, se aferraba con fuerza a su hija Ruby, de 9, para evitar que ésta se ahogase. Un grupo de nadadores, alertados por los gritos de ayuda, se echaron al mar para ayudar al británico. Entre todos, lograron sacar a la niña. El padre, no obstante, sucumbió al esfuerzo que realizó para salvar a su hija, y murió de un infarto al corazón tras alcanzar la orilla.

El suceso tuvo lugar el pasado domingo en la playa de un lugar conocido como El Peñoncillo Beach, en la localidad malagueña de Torrox. Reece Morris, su mujer Carly Eeles y sus dos hijas -Ruby y Mia, de 9 y 4 años- pasaban unos días de vacaciones en la Costa del Sol.

De acuerdo a la información publicada en medios ingleses, en la playa ondeaba bandera roja. El británico, no obstante, no la habría visto al encontrarse a casi 300 metros del lugar en el que estaba expuesta.

Reece, de 40 años, era un hombre de negocios procedente de Epping, en el condado británico de Essex. El equipo médico que se trasladó hasta Torrox trató de reanimarle, sin éxito y con ayuda de un desfibrilador, durante una hora.

"El mejor hermano, padre y amigo"

El suceso ha despertado un importante revuelo mediático en el Reino Unido. El periódico The Times ilustra su portada con una fotografía de Reece y su mujer Carly: "Tragedia en vacaciones", titula el rotativo.

El Evening Standard se refiere al padre de familia como un "héroe": "Era el mejor hermano, padre y amigo que nadie podría desear. Mi familia y yo tenemos estamos destrozados por la tragedia", explica Kelly Morris, hermana de la víctima, al periódico

"Intentaba salvar a Ruby -añade Kelly- estoy devastada, le quiero muchísimo. Como padre, amaba mucho a su mujer y a sus hijas, a las que cuidaba mucho".

El rotativo, además, entrevista a un nadador, Samuel Paz, que socorrió a Reece Morris y a su hija cuando los vio en apuros: "La corriente era muy fuerte y empujaba a los nadadores contra las rocas -cuenta-. El hombre estaba aferrado a su hija cuando otro nadador los alcanzó. Éste me dio a mí a la niña y yo le ayudé a alcanzar unas rocas próximas. Allí había una multitud de personas que se hizo cargo de ella. Cuando miré al hombre, él estaba todavía en el agua. Cuando consiguió salir, no pudieron hacer nada para ayudarle a revivir: parece que sufrió un ataque al corazón tratando de salvar a su hija".