Tráfico

¿Nos hemos relajado al volante? Las muertes en carretera suben un 10% respecto al año pasado

Expertos reclaman educación y prevención: 61 personas han fallecido en la carretera en lo que llevamos de mes.

El accidente del sábado en Ricla (Zaragoza) se cobró la vida de una persona.

El accidente del sábado en Ricla (Zaragoza) se cobró la vida de una persona.

La siniestralidad en las carreteras españolas sigue aumentando. Diecisiete personas han muerto en 16 accidentes ocurridos durante este puente festivo de la Asunción. En lo que va de mes, 61 personas han perdido la vida en un accidente de tráfico, casi un 10% más que las 56 registradas en el mismo periodo del año anterior.

Doce de los accidentes de este puente han ocurrido en carreteras secundarias, dos en autovía, uno en autopista y otro en un camino vecinal. En lo que va de año, hasta este lunes, el acumulado de víctimas mortales se eleva 727, también cerca de un 10% más en comparación con las 664 en la misma horquilla temporal de 2015. 

Por qué hay más accidentes

Son varios los factores que, según expertos consultados por EL ESPAÑOL, inciden directamente en el aumento de la siniestralidad. Uno de ellos es la antigüedad de los vehículos. "El parque automovilístico es antiguo, y el mantenimiento cada vez peor", señala el portavoz de RACE, Antonio Lucas. También la DGT cita este factor como determinante. "Los vehículos en los que se han producido víctimas tienen una edad media de 13,6 años", indican fuentes de Tráfico.

La Seguridad Vial, por otro lado, ya no es "una prioridad". "Ha ido calando la sensación de que estamos seguros y nos hemos ido relajando, pero la realidad no es así", apunta Lucas, que asegura que han echado en falta que los políticos "dieran más importancia a la Seguridad Vial".

Para la presidenta de Stop Accidentes, Ana Novella, "no se puede bajar la guardia nunca". "La educación vial es la base de todo, hay que introducirla en los colegios como troncal", señala, ya que "educación y concienciación van de la mano".

Las carreteras, además, están "peor mantenidas porque se ha reducido la inversión en estos años de crisis", dicen desde RACE. E insisten: "Hay que invertir en infraestructuras, trazados e iluminación".

Según la Dirección General de Tráfico (DGT), a lo largo de estas últimas semanas se están colocando en los 300 tramos de las carreteras secundarias considerados como más peligrosos unas señales específicas para que los conductores tengan en cuenta que en esa zona el riesgo de accidente es mayor.

Alcohol y drogas

Para la DGT, el consumo de drogas y alcohol al volante es otra de sus preocupaciones, por lo que ha intensificado los controles. Este fin de semana, de hecho, ha organizado un dispositivo para atender el incremento de la circulación que se ha producido con motivo de las fiestas del 15 de agosto.

Una conductora realiza la prueba de alcoholemia el viernes.

Una conductora realiza la prueba de alcoholemia el viernes. EFE

En este "fin de semana largo" se han hecho más de 25.000 pruebas de alcohol y drogas en una campaña especial, con especial énfasis en los "policonsumidores", aquellos que se ponen al volante bajo el efecto de varias sustancias.

"Crónica de una muerte anunciada"

A finales de julio, el fiscal coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, puso el foco en la importancia de "tomar las decisiones correctas", con motivo de la 'operación salida'. En agosto, vaticinó entonces, "van a morir 100 personas en las carreteras, parece la crónica de una muerte anunciada". 

Vargas transmitió algunas de las pautas para apreciar peligrosas imprudencias, como los adelantamientos con grave vulneración de la señalización; no detenerse en una señal de stop o semáforo en rojo; o no tomar precaución ante los colectivos vulnerables, como pueden ser los niños, los ciclistas o la tercera edad.

Las distracciones al volante fueron otro de los puntos en los que Vargas centró su atención, señalando que el 30% de los accidentes mortales del pasado año se produjeron por no estar pendiente a la conducción o planificar mal el viaje.

"Cada víctima es un error colectivo, todos somos cómplices por no haber hecho lo suficiente", aseguró Vargas.