El nombre que no llega

Lobo cumple un mes y sigue sin nombre: "Es un niño abandonado por el Estado"

El recurso todavía no ha sido aceptado y el niño de los Javierre podría tener otro nombre asignado.

Ñako y María siguen esperando la decisión del juez.

Ñako y María siguen esperando la decisión del juez.

  1. Madrid
  2. Sociedad

Lobo ha cumplido un mes este viernes. Los amigos de los Javierre han llamado a casa para felicitar a los padres del pequeño y darles la enhorabuena, también por su victoria mediática. Las casi 30.000 firmas llevaron al Registro Civil a claudicar y a dejar a Ñako y María llamar Lobo a su hijo. "Les he tenido que decir a todos que de enhorabuena nada", lamenta Ñako. Su móvil echa humo desde mediados de julio. Tiene la cabeza perdida entre papeles, demandas y recursos.

El pasado 3 de agosto, el director general de los Registros anunció que, de ahora en adelante, "Lobo" será aceptado como nombre en España. Aseguró que el recurso de la familia sería aceptado una vez fuera interpuesto. Así fue. Los Javierre lo presentaron la semana pasada. No dejan de actualizar el correo electrónico y todos los días abren esperanzados el buzón, pero no hay nada. Lobo sigue sin nombre el día de su 'cumplemés'.

"La rabia se ha convertido en indignación. Ya no sabemos qué hacer. Entiendo que las cosas tienen sus procesos, pero es un niño recién nacido abandonado por el Estado, que sigue sin nombre treinta días después de haber nacido. No está reconocido por la sociedad", relata su padre.

"Nuestro hijo podría llamarse de otra manera"

Ya caducado el plazo de dio la Justicia a los Javierre para elegir otro nombre, el magistrado podría haber elegido uno alternativo al azar, tal y como le permite la ley, aunque esto es una incógnita: "Imagínate, nuestro hijo podría llamarse de otra manera sin saberlo".

"El abogado nos ha dicho que esperemos esta semana. Si el lunes no tenemos noticia, volveremos a la batalla. Probablemente emprendamos acciones legales. Es desesperante, estamos agotados, de verdad, agotados", lamenta Ñako.

"Emprenderemos acciones legales"

Los Javierre encontraron cierto descanso cuando el director general de Registros dijo que aceptaría el recurso, pero las palabras no les valen: "¿De qué me sirven esas declaraciones si mi hijo sigue sin nombre? Es ridículo que diga eso si luego no hacen nada".

La burocracia está sacando de quicio a la familia de Lobo. "Hay gente que me dice que la tardanza es normal porque estamos en agosto. Me niego a aceptarlo. ¿En qué país vivimos? En agosto las instituciones públicas descansan, pero nosotros seguimos trabajando. Es una vergüenza".