La Justicia recula

La familia Javierre gana la batalla: su hijo podrá llamarse Lobo

El director general de los Registros anuncia que aceptará 'Lobo' como nombre de ahora en adelante.

Ñako Javierre promete no ceder ante el juez.

Ñako Javierre promete no ceder ante el juez.

  1. Madrid
  2. Hijos

"¡Amor! ¡Bonita!", la llamada del periodista llega justo cuando Ñako está comunicando a su chica que la Justicia ha cedido. Su hijo podrá llamarse Lobo. "Perdona, es que estamos dando saltos de alegría. Nos acabamos de enterar", relata el padre.

Los Javierre estaban dando una entrevista en un parque cercano a su casa. Era la enésima petición al Registro a través de un medio de comunicación para que cedieran ante su deseo: llamar a su hijo Lobo, por la nobleza del animal y porque cuida de la manada.

Al límite de plazo

Lobo ha sido el nombre más famoso del verano. ¡Y sin serlo! El hijo de los Javierre ha estado a punto de ser 'bautizado' al azar por un juez. El magistrado les dio tres días para elegir un nombre alternativo porque consideraba que el escogido podría dar lugar a confusión. Ñako y María no dieron su brazo a torcer, empezaron una campaña que superó las 20.000 firmas y enamoró a Fito, Pablo Iglesias y Los Zigarros, entre otros.

Este lunes, el director general de los Registros y del Notariado, Javier Gómez Gálligo, ha dicho a Efe que admitirán 'Lobo' como nombre de aquí en adelante. Según ha informado, el resultado de la sentencia será favorable a los padres una vez recurran la negativa anterior. "Los usos sociales lo están convirtiendo en nombre", ha justificado su nueva decisión.

"Ha sido entre todos"

"Lo hemos conseguido entre todos. De verdad, esto no habría llegado a ningún sitio sin las firmas y sin el eco de los medios de comunicación", agradecen Ñako y María.

En cualquier caso, y aunque se le escapan los gritos de alegría y se escucha de fondo el jolgorio de la celebración, los progenitores se muestran cautos: "Parece que está hecho, pero estamos preocupados. Venció el plazo de los tres días y no sabemos si nuestro hijo ya tiene otro nombre asignado. Hasta que no lo veamos no lo creeremos, pero sí. Estamos felices porque parece que ya se ha solucionado".