VIOLACIÓN EN PAMPLONA

Lo que dijeron 'El Prenda' y sus cómplices: "Es una movida que te llegue una carta con la palabra violación"

La Policía Foral captó las primeras palabras de los cinco jóvenes sevillanos minutos después de ser detenidos por una agresión sexual.

De izquierda a derecha: Ángel Boza Florido, Jesús Escudero Domínguez, José Ángel Prenda Martínez, el militar Alfonso Jesús Cabezuelo Entrena y el guardia civil Antonio Manuel Escudero Domínguez.

De izquierda a derecha: Ángel Boza Florido, Jesús Escudero Domínguez, José Ángel Prenda Martínez, el militar Alfonso Jesús Cabezuelo Entrena y el guardia civil Antonio Manuel Escudero Domínguez.

  1. San Fermín
  2. Agresiones sexuales
  3. Violaciones
  4. Machismo

'El Prenda' y sus cuatro amigos se mostraron tranquilos y dispuestos a colaborar con la policía minutos después de ser detenidos por la agresión sexual a una joven el pasado 7 de julio. La calma en el mismo patio de la plaza de toros donde fueron capturadas impregnó unas conversaciones en las que los acusados temían las repercusiones familiares que supondría la "movida de que llegue a casa una carta con la palabra violación".

La conversación, registradas por la Policía Foral y recogidas por Diario de Navarra, delataba pese a todo cierta tranquilidad en los detenidos. En otro momento, uno de ellos le decía al resto: "Ya sabemos todos por qué estamos aquí y la policía también. Y sé lo que he hecho y estoy muy tranquilo".

Tales palabras contrastan con la descripción del suceso que la víctima narró a las fuerzas de seguridad, en la que denuncia que fue abordada por el grupo y obligada a mantener relaciones sexuales. Aunque no supo el nombre de ninguno el tatuaje de uno, el conocido como 'El Prenda', resultó trascendental para llegar hasta ellos e identificarlos.

Sorpresa por la detención

El hecho sucedió en torno a las tres y media de la madrugada pero los cinco detenidos fueron apresados esa misma mañana durante la celebración de las fiestas en el coso pamplonés. La policía destaca que en ese momento se mostraron sorprendidos por la detención y no sólo no ofrecieron ninguna resistencia sino que entregaron sus teléfonos móviles e incluso se prestaron sin problema a someterse a pruebas de ADN.

Fue en ese contexto cuando varios comentaron que "es una movida que te llegue una carta a casa, y más en esos términos", en presumible referencia a una futura citación judicial. Otro de los detenidos se mostraba de acuerdo: "Imagínate yo, que vivo con mi madre, que es mayor, que me llegue una carta a casa con la palabra violación", comentaba.

Como primera defensa, y tal como recoge el medio navarro, otro incidía en que las relaciones habían sido consentidas: "Hemos estado con una chica, pero en ningún momento se le ha forzado a nada y ha accedido voluntariamente a ir con nosotros", aseguraba. "No voy a hablar más porque la voy a liar", concluyó.