VIAJE DEL PRESIDENTE DE EEUU

Rajoy usa a Obama para presionar contra “unas terceras elecciones”

"Nos importa mucho que haya un Gobierno estable en España", afirma el presidente estadounidense.

Mariano Rajoy y Barack Obama, durante su encuentro en la Moncloa.

Mariano Rajoy y Barack Obama, durante su encuentro en la Moncloa. Reuters

  1. Mariano Rajoy Brey
  2. Barack Obama
  3. Elecciones

Barack Obama se lo ha puesto fácil. La situación interna de España ha protagonizado el encuentro con Mariano Rajoy, y éste ha aprovechado su presencia en La Moncloa para presionar al PSOE y a Ciudadanos contra “la broma de muy mal gusto” de tener que convocar unas terceras elecciones este otoño.

"No debemos jugar con fuego. Sinceramente creo que ha pasado demasiado tiempo y España necesita formar Gobierno", ha dicho Rajoy, que ha vuelto de la cumbre de la OTAN en Varsovia convencido de que a finales de julio podrá finalmente formar Gobierno con el apoyo implícito de Ciudadanos, que le llevaría a los 170 diputados, y el limitado de seis diputados prestados del PSOE con los que alcanzaría los 176 de la mayoría absoluta.

Le ha ayudado Obama a Rajoy en la transmisión de este mensaje de urgencia. Lo ha hecho no sólo con su presencia, también con sus palabras, sus alabanzas y hasta con los movimientos aprobatorios de la cabeza con los que ha acompañado lo que iba diciendo Rajoy. "Nos importa mucho que haya un Gobierno estable en España, pero la relación con EEUU no depende del partido que esté en el poder", ha afirmado el presidente americano, que ha felicitado a Rajoy por el “progreso económico” de España en los últimos años. Con los piropos han ido dos advertencias: que queda mucho por hacer en cuanto a paro juvenil y que la desigualdad puede producir más populismo a ambos lados del Atlántico, como ha demostrado el Brexit en el Reino Unido.

OBAMA LE DESEA SUERTE

Rajoy ha alertado contra la tardanza en formar Gobierno, que puede llegar a afectar a “la economía y al crédito” de España. Pero ha añadido: “Estoy absolutamente convencido de que todo el mundo va a actuar con reponsabilidad de que España pronto tendrá Gobierno”. Ese convencimiento es genuino: en el entorno del presidente hay pocas dudas sobre la inminencia de la formación de un Ejecutivo que será complicado pero que servirá para sacar adelante dos tareas de máxima importancia como son el techo de gasto de las comunidades autónomas a final de agosto y los presupuestos generales del Estado en septiembre. Rajoy no ha explicado cómo van las negociaciones, pero ha expuesto ante Obama los cinco puntos básicos del programa que ofrece: empleo, estado del bienestar, unidad de España, política europea y lucha contra el terrorismo.

Obama le ha deseado suerte en esta tarea, aunque ha advertido que no es su “trabajo” entrar en el detalle de la negociación en curso entre los partidos políticos españoles.

En el encuentro han hablado también de la salida del Reino Unido de Europa, de los refugiados, de Cuba y de Colombia. Emulando el formato habitual del Despacho Oval, al terminar han hecho una declaración conjunta y han aceptado un par de preguntas de un pool con periodistas americanos y españoles. Obama se ha extendido con sus asuntos internos prioritarios (Dallas y los emails de Hillary Clinton). Pero ambos han coincidido en el mensaje más importante: pase lo que pase en España, ay gobierne quien gobierno, la relación con EEUU así como la política exterior y de defensa permanecerán invariables. En ese punto, Rajoy se ha referido (sin nombrarlo) al PSOE con el que siempre “ha habido acuerdo” en estos grandes asuntos de Estado.

"Los pueblos y los países están por encima de las personas", ha concluido Rajoy, que este lunes se reúne con el comité de dirección del PP cuando queda apenas una semana para que se constituyan las nuevas Cortes y Felipe VI pueda iniciar la nueva ronda de consultas con los partidos de cara a esa formación de Gobierno que todos los actores consideran urgente. Con especial ahínco se lo transmitió Albert Rivera a Obama en Torrejón de Ardoz.