Audiencia Nacional

El cerebro de Nummaria acusa a la ONIF de manipular datos

Fernando Peña aseguró al juez que la Oficina Antifraude solo quería entrar en su despacho para llevarse la documentación.

Imagen de la declaración ante el juez de Fernando Peña.

Imagen de la declaración ante el juez de Fernando Peña.

  1. Grupo Nummaria
  2. ONIF
  3. Fernando Peña Álvarez
  4. Imanol Arias
  5. Margarita García Valdecasas

El máximo responsable del despacho de fiscalistas Nummaria, Fernando Peña, acusó a la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) de manipular datos y así conseguir que el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ordenara el registro en las oficinas. Según este exinspector de Hacienda, que llevó durante años las cuentas de los actores Imanol Arias y Ana Duato, el único objetivo de la oficina dependiente de la Agencia Tributaria era entrar en su despacho y llevarse toda su documentación.

Así consta en la declaración que realizó ante el juez el pasado 18 de mayo y a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL. “Todo esto está claramente motivado para buscar el registro en Juan Bravo 5 (calle donde está situado su despacho). Si alguien lee el informe de la agencia lo único que está diciendo es no se si hay defraudación o no pero seguro que la hay y la única manera de saberlo es entrar en Juan Bravo y llevarme toda al documentación”, espetó a preguntas de su abogado.

Peña lanza esta acusación contra la ONIF, oficina que dirige Marga García Valdecasas. Precisamente, estos últimos días su nombre ha salido salpicado porque su marido está siendo investigado por un delito de blanqueo de capitales por el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata.

Su marido, Alejandro Pérez Calzada, fue fundador y vicepresidente del banco Fibanc, del que Fernando Peña fue consejero en los años 90. El juez sospecha que habría colaborado con varios clientes del HSBC que aparecen en la 'lista Falciani' para hacer llegar el dinero a España sin declararlo.

Manipular datos

Ahora Peña acusa a su oficina de manipular los datos para ir contra él. García Valdecasas acudió personalmente al registro realizado por la Policía en las oficinas de Nummaria el pasado 27 de abril. Según fuentes presentes en el registro, la inspectora jefe estuvo controlando toda la documentación que los agentes se incautaban para que los inspectores de Hacienda designados para ese caso pudieran posteriormente analizar cada uno de los documentos.

“Aquí hay una cuestión que es de filosofía, qué es lo que se está diciendo. Aquí hay un número de sociedades que cada una de ellas tiene sus ingresos y sus gastos. Lo que se está es manipulando una información que no es cierta porque lo que se suman son cantidades de distintas sociedades por un periodo de años de lo que les parece bien. Lo que si está claro es que los cálculos que se hagan de eso solo van a concluir en un error”, explica Peña en su interrogatorio.

Peña, que no quiso contestar a las preguntas del juez, fiscal ni ninguna otra parte que no fuera su abogado, mostró su malestar contra la investigación realizada por la ONIF y que fue base para la querella presentada por la Fiscalía Anticorrupción en la Audiencia Nacional y que provocó el registro de su despacho y la judicialización del asunto, que ha arrastrado a la imputación de los actores Arias y Duato entre otros.

“Para saber determinar si hay delito fiscal hay que hacer una liquidación, que hay que hacerla en función de cada sujeto pasivo. Lo que no se puede hacer es que considerando que se ha facturado mucho llegar a la conclusión que ha habido un fraude fiscal”, apuntó.

Prescinde del procedimiento

Peña está investigado por crear estructuras societarias con objeto defraudatorio para clientes que quería burlar al fisco. Además, de la investigación se desprende que él mismo como la gente de su despacho habrían utilizado también este tipo de estructuras para evadir al fisco. “En estas circunstancias sin datos, sin papeles, sin soportes, no puedo decir nada, salvo que es una manipulación, y como tal no se pueden hacer conclusiones de este tipo”, añadió.

El dueño del despacho, que anteriormente fue inspector de Hacienda, ahondó aún más en lo que él considera son irregularidades cometidas por la ONIF. “Cuando alguien te van a comprobar se tiene que seguir el marco jurídico de la Ley General Tributaria, y tienen que citarle, y al citarle le solicitan los soportes, la documentación, y con eso si se llega a la conclusión de que hay delito fiscal se pasa el tanto de culpa al fiscal y se paralizan las actuaciones administrativas. Aquí se ha hecho al revés. Aquí se prescinde totalmente del procedimiento”, indicó Peña, junto antes de que el juez le cortara para que se centrara en los hechos investigados.