Caso Ausbanc

La familia de un afectado al juez: "Fue una auténtica puñalada por la espalda"

"La sensación de impotencia, de burla y desamparo ante la Justicia lo acompañaron hasta su fallecimiento".

Luis Pineda, presidente de Ausbanc, tras el registro de su sede en Madrid.

Luis Pineda, presidente de Ausbanc, tras el registro de su sede en Madrid. EFE

  1. Ausbanc
  2. Luis Pineda
  3. Manos Limpias

 "Soy consciente de que los hechos relatados han prescrito, pero creo que ilustran cómo funciona Ausbanc". La frase de M.J. López de Arenosa figura en el relato que para la Audiencia Nacional hace del caso de su tío, ya fallecido. Su familiar falleció en 2011 aquejado de una enfermedad, pero no por eso quiere dejar de denunciar lo que considera "una auténtica puñalada por la espalda" por parte de la organización de Luis Pineda. Una maniobra que dejó un beneficiario claro: el BBVA, el banco que ahora se siente más agraviado por las maniobras en su contra orquestadas por Pineda.

José contaba con 76 años cuando se puso en manos de Ausbanc. Tenía en el banco los ahorros de toda una vida de trabajo y carecía -según el escrito presentado en la Audiencia Nacional- de "conocimientos jurídicos o financieros". José puso en 2003 el dinero en manos del BBVA y se consideró estafado. Perdió 80.4362 euros en inversiones que consideró tóxicas y tras reclamar a distintas instancias del banco y ante la CNMV, fue a buscar apoyo en Aubanc

"Resulta llamativo que le solicitaran, además de la evolución de su patrimonio en inversiones financieras, una relación de la evolución de sus bienes inmuebles", relata su sobrina. El juicio para declara nulo el contrato de José se celebró el 20 de septiembre de 2005. En el último momento, según su sobrina, la abogada de Ausbanc le recomendó que llegara a un acuerdo extrajudicial antes de entrar en la sala. En lugar de los 86.923 euros que reclamaba, José recibiría solo 2.000. "Imagine usted por un momento a una persona mayor que acude al juzgado pensando en que la Justicia va a actuar y se encuentra con una traición de semejantes proporciones", relata su sobrina al juez.

Escrito de renuncia e indemnización firmado por el afectado.

Escrito de renuncia e indemnización firmado por el afectado.

"Entre la espada y la pared, sin posibilidad de maniobra o reacción por estar ya en el instante anterior a pasar a la sala , ante la argumentación de la abogada de Ausbanc de que 2.000 euros era todo lo que podía recibir y que debía firmar la renuncia a los 86.923 euros que reclamaba al BBVA, mi tio firmó", relata la el escrito presentado ante la Audiencia Nacional. "Fue una auténtica puñalada por la espalda y mi tio siempre sostuvo que la abogada de Ausbanc había llegado a un acuerdo con el banco a sus espaldas [...] Además del quebranto económico que supuso para él, de un dinero ahorrado durante toda una vida como funcionario público, el golpe emocional fue devastador. La sensación de impotencia, de burla y desamparo ante la Justicia generaron en él un estado de ánimo y desazón devastador que lo acompañó hasta su fallecimiento, en el año 2011".