Estafas

Cae una red que estafaba cobrando por la muerte de caballos que no eran de pura raza

La operación ha sido bautizada como Picar2 y se ha detenido en once provincias españolas a cuatro personas e imputado a otras 24.

  1. Estafas
  2. Maltrato animal
  3. Caballos
  4. Guardia Civil

La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal que supuestamente se encargaba de estafar a compañías aseguradoras forzando la muerte de caballos que habían adquirido a muy bajo precio y que luego a la hora de asegurarlos los habían hecho pasar por animales de pura raza y especial doma para y cobrar indemnizaciones que iban desde los 20.000 a los 30.000 euros por ejemplar.

La operación ha sido bautizada como Picar2 y se ha detenido en once provincias españolas a cuatro personas e imputado a otras 24 por una estafa que inicialmente se ha cuantificado en un millón de euros, mientras que el número de compañías aseguradoras estafadas asciende a cuatro.

A las 28 personas presuntamente involucradas en estos hechos durante las dos fases en las que se ha llevado a cabo la operación se les imputan los delitos de pertenencia a grupo criminal, maltrato animal, falsedad documental y estafa Continuada.

Tal y como han informado en rueda de prensa el subdelegado del Gobierno en Jaén, Juan Lillo, y el teniente coronel de la Comandancia de la Guardia Civil en Jaén, Luis Ortega, el resultado es la continuidad de las investigaciones desarrolladas en la primera fase de la operación, realizada en junio del pasado año, a raíz de una denuncia presentada por un representante de una compañía de seguros.

En dicha denuncia se ponía de manifiesto las posibles anomalías detectadas en las indemnizaciones a pólizas de animales. En concreto, la Guardia Civil tuvo conocimiento de cuatro siniestros equinos que podrían estar afectados.

A dos de estos caballos se les había conducido a la muerte por medio de la eutanasia y estaban asegurados por 19.000 euros y a otros dos caballos se les había diagnosticado muerte por cólico agudo estando asegurados por 24.000 euros.

Asimismo, los agentes pudieron comprobar que las muertes de lo équidos se estaban produciendo en poblaciones alejadas entre sí, en lugares diferentes del habitual de su estabulación y con proximidad cronológica, detectando contradicciones en la toma de manifestación a los propietarios.

Posteriormente, la Guardia Civil pudo observar que un vecino de localidad de Sabiote (Jaén), había reclamado una indemnización por un caballo de su propiedad que tuvo que sacrificarlo al ser atropellado por un vehículo conducido por una persona que se dedica profesionalmente al cuidado de caballos de Baeza (Jaén).

Igualmente, en la localidad de Navalperal de Pinares (Ávila) se detectaron otros dos fallecimientos de caballos a los que se les diagnosticó muerte por cólico, con un capital asegurado de 30.000 euros.

Los agentes también comprobaron tras la realizar una inspección en una explotación equina de Las Navas del Marqués y en otra de Navalperal de Pinares, como un veterinario oficial había efectuado en un documento de Identificación Equina, un cambio de titularidad (actividad para la que no está facultado), ya que tal cometido corresponde por normativa legal a la Asociación Nacional de Criadores de Caballos de Pura Raza Española. Dicho cambio había sido realizado sin contar con el permiso del propietario del animal.

Fruto de estas investigaciones la Guardia Civil pudo comprobar que la organización venía realizando este tipo de operaciones con los equinos para obtener sustanciosas cantidades de dinero, que solicitaban de las compañías aseguradoras, bien de sus caballos o de terceros.

CABALLOS A BAJO PRECIO

La organización utilizaba caballos que decían ser de pura raza española sin ser así, ya que en la mayoría de los casos los adquirían a muy bajo precio y los veterinarios presuntamente implicados en la trama, sin nunca haber visto al animal, certificaban o informaban de una identidad en las que se les valoraba muy por encima del precio de mercado, aludiendo a sus excelentes cualidades de doma, porte y apariencia física.

Estas tasaciones se realizaban sin hacer ningún tipo de exámenes precompra, practica muy extendida en el mundo relacionado con el caballo, especialmente cuando se trata de animales de pura raza, de cierto valor económico.

Asimismo, los agentes pudieron constatar que los animales accidentados eran sacrificados mediante eutanasia por los veterinarios implicados y que no se correspondían con las identidades declaradas pero sí tenían semejanza en su capa que les hacía pasar por aquellos.

Igualmente, sacrificaban animales que no tenían ningún valor por su doma y procedían a la venta de los animales "fallecidos" que verdaderamente sí alcanzaban un gran valor en la venta.

Otra forma de actuar era dar por desaparecidos los equinos y posteriormente proceder a un nuevo a un cambio de titularidad del caballo en la Administración, con el único riesgo de ser sancionados económicamente en caso de ser descubiertos.

En uno de los casos un caballo que supuestamente había sido sacrificado en el matadero de Merca Zaragoza, se pudo comprobar que se trataba de un caballo que se hallaba vivo en Écija (Sevilla), por lo que se procedió a realizar una inspección en dichas instalaciones, en presencia del veterinario oficial, poniendo al descubierto el sacrificio de siete caballos y un asno procedentes de una explotación ganadera de Begíjar (Jaén).

En los casos de fallecimiento por patologías la Guardia Civil detectó falta de atención y cuidados de los equinos afectados, con estabulación, manejo y alimentación, no adecuadas.

Las provincias donde se han detectado casos han sido, además de Jaén donde hay cuatro personas detenidas y 14 investigadas (Cuatro de ellas veterinarios), Alicante, Granada, Córdoba, Vizcaya, Ávila, Zaragoza, Cadiz y Sevilla.

En el caso de Alicante, se han efectuado gestiones para verificar la procedencia de unos animales propiedad de los detenidos. En Granada, se han comprobado documentalmente facturas de doma y estancia en un picadero de Huéscar, que resultaron ser falsas.

En Córdoba hay un veterinario investigado, mientras que en Vizcaya hay una persona investigada, otras tres más en Ávila, tres en Cádiz (una de ellas veterinario), y dos, en Sevilla donde también una de ellas es veterinario. En el caso de Zaragoza, la Guardia Civil ha realizado gestiones en el matadero de Merca Zaragoza.

Hasta el momento, además de los casos aclarados, se ha constatado la desaparición de 65 caballos que podrían estar distribuidos por toda la geografía nacional e incluso en el extranjero, con otra documentación o incluso otros microchips. De ahí, que el responsable de la Guardia Civil en Jaén, Luis Ortega, haya indicado que la operación sigue abierta.

Asimismo, se han descubierto dos animales vivos de los cuales uno figura como sacrificado en matadero y el otro mediante eutanasia.

Para Ortega, lo más grave no es solo el millón de euros que supuestamente han conseguido estafar a las aseguradoras, sino "el maltrato animal" al que han estado sometidos los caballos para provocarles la muerte y así cobrar las pólizas.