CASO NÓOS

Urdangarin ofreció a Anticorrupción admitir sus dos delitos fiscales

Propuso pagar a Hacienda con el dinero de la venta del palacete y el fiscal lo rechazó al estar embargado.

Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina salen del juzgado.

Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina salen del juzgado. Efe

Iñaki Urdangarin llegó a ofrecer a la Fiscalía Anticorrupción declararse culpable de los dos delitos fiscales que se le atribuyen. El ex duque de Palma trasladó al Ministerio Público, a través de su defensa, su disposición a reconocer la comisión de los dos delitos contra la Hacienda pública correspondientes a los ejercicios 2007 y 2008 con la intención de rebajar la posible condena contra él derivada del caso Nóos.

Según aseguran a EL ESPAÑOL fuentes próximas a las negociaciones que se han mantenido durante los últimos meses y que finalmente no cristalizaron, Urdangarin planteó hacer frente a las cuotas defraudadas en sendos ejercicios con el dinero procedente de la venta de su palacete de Pedralbes. Cabe recordar que Hacienda estableció desde un principio que el marido de la Infanta Cristina había evadido 182.005 euros en el primer año y 155.138 euros en el segundo mediante la sociedad instrumental Aizoon, que comparte con su esposa.

Por lo tanto, estas cifras quedarían cubiertas a priori con los fondos procedentes del inmueble barcelonés, que superan, descontando la hipoteca, el millón de euros. No obstante, la Fiscalía Anticorrupción analizó la propuesta y la rechazó al subrayar que dichos fondos se encuentran embargados por la Audiencia de Palma y que, por lo tanto, el ex duque de Palma no puede disponer de ellos.

El fiscal pidió dinero extra

En este sentido, el Ministerio Público, representado por el fiscal Pedro Horrach, aceptó el planteamiento siempre y cuando Urdangarin hiciese frente a los pagos con dinero que no fuera objeto de ninguna caución. Asimismo, la intención del Ministerio Público pasaba por que quien fuera presidente del Instituto Nóos admitiese no sólo la comisión de los delitos contra la Hacienda pública sino también los derivados de los convenios suscritos entre su entidad y los gobiernos de Valencia y Baleares.

Llegados a este punto, Urdangarin rechazó las alternativas propuestas por la Fiscalía. Tanto el desembolso de nuevos fondos para hacer frente a los delitos fiscales como el reconocimiento de irregularidades en los contratos públicos con los Ejecutivos autonómicos de Valencia y Baleares presididos por los populares Francisco Camps y Jaume Matas. A estas negativas hay que sumar la que ya planteó el ex duque de Palma desde el principio del procedimiento. Y es que no era partidario a cerrar un acuerdo que implicara su automático ingreso en prisión.

Este fue siempre uno de los principales puntos de fricción entre ambas partes ya que Anticorrupción, que siempre se mostró a favor de alcanzar un acuerdo, no ha querido nunca rebajar su petición de casi veinte años de cárcel a menos de cuatro. Por lo tanto, en el mejor de los escenarios para el ex jugador internacional de balonmano, debería entrar en la cárcel.

Rotas finalmente las negociaciones, Urdangarin deberá esperar a que el tribunal dicte sentencia con la petición por parte de la Fiscalía de 19,5 años de prisión sobre la mesa, en la que no ha aplicado rebaja alguna al no advertir arrepentimiento por parte del ex duque de Palma.