Valencia

Sanidad lleva a Anticorrupción un pufo de 25 millones en el hospital ‘de Carlos Fabra’

La mayor parte de los pagos corresponden a Piaf, empresa vinculada a Gürtel que ha admitido la financiación ilegal del PP.

La Consejera de Sanidad de la Comunidad Valenciana, Carmen Montón.

La Consejera de Sanidad de la Comunidad Valenciana, Carmen Montón. EFE

  1. Generalitat Valenciana
  2. Fiscalía Anticorrupción
  3. Caso Gürtel
  4. Valencia

La Consellería de Sanidad ha denunciado ante la Fiscalía Anticorrupción un supuesto desfalco de 25 millones en el Hospital Provincial de Castellón (un consorcio integrado por la Generalitat valenciana y la Diputación de Castellón), en pagos a dos empresas, una de ellas relacionada con la trama Gürtel.

El departamento que dirige la socialista Carmen Montón ha presentado el escrito este miércoles y en el apunta a que durante años se estuvo facturando a dos empresas por servicios de mantenimiento importes que excedían lo estipulado en la contratación o, directamente, sin que conste el expediente de contratación. También "sospechan" que hay pagos por trabajos que nunca se realizaron. Las empresas son Piaf, investigada en Gürtel y que recientemente ha admitido haber financiado ilegalmente al PP, y Telecso, firma vinculada familiarmente a Piaf.

Montón ha explicado que se han trasladado 4.713 facturas por 25 millones de euros en pagos desde 2006 a 2015. De ellos, doce millones es el importe que excede del contrato previsto y que corresponden a Piaf. Sanidad también ha detectado otros 5,5 millones a esta firma vinculada a Gürtel en trabajos que “carecen de expediente de contratación”. En total, 17,5 millones que habría cobrado de forma irregular. Esta empresa facturó 27,7 millones del hospital durante los años auditados. El resto son 6,5 millones facturados a Telecso que, según ha afirmado la consellera, tampoco cuentan con expediente de contratación. “Suponen una clara trasgresión de la ley de contratación pública y de la ley de Hacienda Pública”, ha apuntado.

LOS AÑOS DE CARLOS FABRA

Carmen Montón ha señalado que la mayor parte de la facturación bajo sospecha se produjo durante la etapa de Carlos Fabra al frente de la Diputación de Castellón y es la que corresponde casi en totalidad a Piaf. Este hospital es un consorcio integrado por la Diputación y la Generalitat. El día que Fabra se despidió de la política citó dos proyectos como su gran legado para la provincia. Uno fue el aeropuerto de Castellón. El otro, la reforma del Hospital Provincial. El centro fue durante años uno de sus bastiones porque él representaba la cara política de su gestión. En la ya famosa grabación en la que se le escucha jactándose de no saber a cuánta gente ha colocado en doce años cita entre los ‘colocódromos’ a este hospital.

“La sombra de Carlos Fabra es muy alargada”, ha dicho el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, al referirse este miércoles al hospital y a las irregularidades detectadas por Sanidad. “Fabra y (Javier) Moliner –su sucesor- tienen mucha responsabilidad, pero también la tiene el conjunto del PP, por una manera de hacer política que nos ha llevado a una situación de descrédito”, ha añadido. Fabra abandonó la Diputación en 2011 así que su supuesta responsabilidad en los contratos iría desde 2006 hasta esa fecha. Sanidad quiere auditar ahora los años anteriores.

La consellera Carmen Montón ha explicado que estas facturas puestas en entredicho se descubrieron con el cambio de gobierno en la Generalitat y tras ordenar una auditoria de las cuentas de este centro hospitalario cuyo descontrol había sido alertado por la Intervención del gobierno de Alberto Fabra (PP). Intervención constató en 2013 que este hospital presentaba “múltiples deficiencias en su contabilidad financiera y presupuestaria” y que incumplía la normativa de contratación.

En este sentido, Montón ha señalado que no había ningún tipo de control porque el hospital, un consorcio entre el gobierno valenciano y la Diputación, “eludía” las revisiones de Intervención. La presidencia del consorcio recae sobre el conseller de turno y la vicepresidencia en el presidente de la corporación provincial. Así que, de las facturas investigadas (2006 a 2015), Montón responsabiliza a los mandatos de Vicente Rambla, Rafael Blasco, Manuel Cervera, Luis Rosado y Manuel Llombart. También a Fabra y a su sucesor, Javier Moliner. Al periodo de este último corresponderían, según ha indicado, las facturas a Telecso. “Ellos son los que han amparado las cuentas durante estos años”, ha dicho sobre los exconsellers y los dirigentes de la Diputación.