CASO NUMMARIA

El marido de Ana Duato reconoce el entramado ficticio creado por Nummaria

Confirma que detrás de la sociedad británica con la que se agrupa realmente es suya y que no tiene actividad.

Ana Duato comparece ante los medios de comunicación después de la comparecencia

Ana Duato comparece ante los medios de comunicación después de la comparecencia EFE

  1. Grupo Nummaria
  2. Ana Duato
  3. Imanol Arias
  4. Fernando Peña Álvarez
  5. Fraude fiscal
  6. ONIF

La actriz Ana Duato ha declarado ya ante el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno en calidad de investigada por tres delitos fiscales. A su salida ha asegurado sentirse “tranquila” al haber podido “aclarar” al magistrado todo lo ocurrido. Está siendo investigada por utilizar una estructura societaria opaca a través de la cual habría defraudado 800.000 euros.

El marido de la actriz, Miguel Ángel Bernardeu, ha reconocido ante el juez que detrás de la sociedad británica con la que se agrupaba su sociedad española se encuentra él mismo y que además no tiene actividad, según fuentes jurídicas. De esta manera, el propietario de la productora de la serie de televisión 'Cuéntame' está reconociendo que se trataba de una sociedad pantalla.

Gamukh AEIE, es la sociedad utilizada por Duato para no declarar todos los ingresos como actriz. Esta empresa estaba agrupada con otra británica. Se trata de una Agrupación Europea de Interés Económico (AEIE), unida a otra sociedad radicada en Londres pero administrada por testaferros profesionales de Costa Rica, concretamente por Bernal Zamora.

La británica es Nevington Limited, y es la que ahora Bernardeu, también investigado en la causa, ha reconocido que es suya. Lo que ocurre que en los papeles esta sociedad tiene como administrador a Zamora y a su vez tiene como socios al 50% a dos entidades costarricenses Dudley International SA y Hillside Finance SA. Éstas son igualmente utilizadas en las estructuras de otros clientes del despacho Nummaria, según los datos que constan en la investigación.

Por tanto, según fuentes jurídicas, el marido de Duato ha reconocido que la estructura para defraudar parte de los ingresos de su mujer era ficticia. Las AEIE están pensadas como una especie de Unión Temporal de Empresas (UTE) pero a nivel europeo. Es decir, se trata de agrupaciones para poder desarrollar tu trabajo fuera de tu país. Sin embargo, Bernardeu acaba de reconocer ante el juez que la sociedad con la que estaban agrupados es él mismo.

El productor, a día de hoy, se encuentra investigado como cooperador necesario de los tres presuntos delitos fiscales cometidos por la actriz, dado que él consta como administrador único de Gamukh AEIE, además de que en 2015 acudió al notorio para asegurar que él era el titular real de esta sociedad, después de que Hacienda iniciara una inspección a la protagonista de 'Cuéntame'.

“Necesito mucha concentración en mi trabajo”

Por su parte, Ana Duato ha asegurado ante el juez que fue el dueño del despacho Nummaria, Fernando Peña, quien organizó toda su estructura. Según estas fuentes, la creación de Gamukh AEIE fue propuesto e ideado por el abogado fiscalista, que también se encuentra investigado en esta causa.

La actriz ha tirado balones fuera durante su interrogatorio y ha señalado que ella trabaja muchas horas y para realizar su trabajo necesita mucha concentración, por lo que no podía estar pendiente de sus asuntos fiscales, y por lo que tenía contrato a Peña. Ha querido insistir que todo los relacionado con sus declaraciones de la renta, sus ingresos y asuntos fiscales se encargaba el despacho Nummaria.

La actriz ha sido preguntada por el hecho de que cediera a Gamukh AEIE todos los derechos económicos a las estructuras opacas creadas por el bufete a cambio de percibir una renta vitalicia de 30.000 euros durante 50 años. De esta manera, en vez de tributar por el IRPF de todos sus ingresos como actores, lo hacían únicamente por lo percibido de la renta vitalicia.

Ha explicado que el asunto de la renta vitalicia lo hizo para la época en la que no tuviera tanto trabajo. Sin embargo, no ha sabido explicar el hecho de que en vez de tributar por todos sus ingresos sólo lo hacía por lo que le generaba la renta vitalicia. De todos esos extremos se encargaba el despacho.

“Por fin he podido declarar ante el juez y me siento tranquila. Quiero agradecer a todos los que habéis creído en la presunción de Ana Duato, yo también creo en ella. Hoy se han podido aclarar muchas cosas”, dijo la protagonista de la serie de TVE 'Cuéntame'.

Por su parte, su abogado Enrique Molina ha señalado que su cliente ha podido explicar el sistema de funcionamiento de sus declaraciones de la renta, qué conocimiento tenía su elaboración y hasta dónde llegaba el despacho de Peña.

Ya no hay engaño de Peña

De las declaraciones del abogado se deduce que Duato ha cambiado de estrategia y ha decidido ahora no cargar las tintas contra Fernando Peña y quien habría creado su estructura societaria. Según Molina, no hubo engaño de Peña “si no que el producto que le han vendido no es el adecuado para lo que ella pretendía y por eso tiene estas consecuencias”.

Molina ha criticado la investigación porque, a su juicio, en las inspecciones que la Agencia Tributaria ha realizado a Duato, en ningún caso se había detectado ningún indicio de delito fiscal y, sin embargo, ahora está imputada por tres. “O una cosa o la otra”, ha espetado.

Sin embargo, el informe de la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) de la Agencia Tributaria explica que en la última inspección iniciada a la actriz a finales de 2014, los inspectores no detectaron que la sociedad Gamukh AEIE se trataba de una estructurada creada con ánimo defraudatorio. Lo único que descubrieron es que las facturas emitidas por esta sociedad a Ganga Producciones -la productora de la serie de 'Cuéntame'- no estaban bien contabilizadas.

Lo que no detectaron entonces es que detrás de Gamukh está la propia Duato y que todas esas facturas era simuladas porque Gamukh no realizó ningún trabajo real a Ganga Producciones. Lo que hacía Ganga era pagar el sueldo de Duato a Gamukh para evitar declarar a Hacienda estos ingresos como IRPF. La ONIF descubrió que el despacho Nummaria se dedicaba a elaborar este tipo de estructuras y a partir de ahí se descubrió el engaño de la actriz.