Caso Nóos

La infanta Cristina reclama una sanción a Manos Limpias por su "mala fe" y "obsesión" en acusarla

El defensor de la hermana del rey insiste en su inocencia y critica la "temeridad" y "abuso de Derecho" del sindicato.

La infanta Cristina a su llegada este martes al juicio de Nóos

La infanta Cristina a su llegada este martes al juicio de Nóos Efe

  1. Caso Nóos
  2. Cristina de Borbón y Grecia
  3. Manos Limpias

El defensor de Cristina de Borbón ha presentado este martes sus conclusiones definitivas sobre el caso Nóos insistiendo en la inocencia de la hermana de Felipe VI, manifestando su "rotundo desacuerdo" con la acusación que ejerce Manos Limpias -la única parte que señala a la infanta- y reclamando no sólo que se impongan al sindicato las costas del proceso, sino que además se le sancione por "abuso de Derecho".

Con la infanta presente en la sesión, el letrado Pau Molins se ha despachado contra Manos Limpias, que mantiene en solitario la acusación contra la infanta en un momento crítico para el sindicato de funcionarios. Su secretario general, Miguel Bernad, está en prisión bajo la sospecha, entre otros delitos, de haber participado en un intento de extorsionar a Cristina de Borbón para retirar la acusación a cambio de dinero.

Tras cinco meses de una vista oral que comenzó en la Audiencia Provincial de Baleares el pasado 11 de enero, sobre Cristina de Borbón sigue pesando una petición de ocho años de cárcel como supuesta cooperadora necesaria en dos delitos fiscales que se atribuyen a su marido. Iñaki Urdangarín se enfrenta a una solicitud del fiscal de 19 años de prisión por distintos delitos relacionados con el supuesto desvío a sus empresas de 4,5 millones de euros procedentes de contratos firmados con las Administraciones públicas por el Instituto Nóos, una organización formalmente sin ánimo de lucro.

Molins ha elevado a definitivo el escrito de conclusiones provisionales que ya reclamaba la absolución de la infanta Cristina. Sólo ha introducido dos modificaciones. La primera, para hacer constar que la acusada ya pagó el 15 de diciembre de 2014 587.413,58 euros, la totalidad de la responsabilidad civil que se le reclama por las acusaciones como partícipe a título lucrativo de los delitos que se atribuyen a Urdangarín.

La segunda, para solicitar al tribunal que imponga a Manos Limpias el pago de las costas del proceso (los gastos ocasionados a Cristina de Borbón por el juicio y el pago de los honorarios a sus abogados) por su "gravísima temeridad, abuso de Derecho y mala fe procesal".

Molins clamó contra el "mantenimiento obsesivo" de la acusación contra la infanta Cristina pese a que "de modo evidente" la prueba practicada durante el juicio oral "ha desacreditado" las tesis incriminatorias de Manos Limpias.

El precedente de la multa del Supremo

Además del pago de las costas, el defensor de la infanta Cristina reclamó a la Audiencia de Baleares que imponga a Manos Limpias la sanción que prevé la Ley de Enjuiciamiento Civil para los casos en los que se produce un "abuso de Derecho" por "trivializar" el ejercicio de la acusación penal.

Molins recordó, como antecedente relevante, que el propio Tribunal Supremo impuso el pasado 7 de mayo de 2015 una multa de 1.500 euros por considerar que su actuación "ha conculcado las reglas de la buena fe procesal incurriendo en manifiesto abuso de Derecho". En ese caso, el sindicato había promovido una querella por prevaricación contra los magistrados de la Audiencia Nacional que absolvieron a los acusados de provocar un incidente en el Parlamento de Cataluña en junio de 2011.

Por su parte, los defensor de Urgangarín y de Diego Torres también han elevado a definitivas sus peticiones de absolución.

Sí ha modificado sus conclusiones la defensa del ex contable de Nóos, Marco Antonio Tejeiro, que ha aceptado la acusación del fiscal por delitos de malversación y estafa en concurrencia con falsedad en documentos mercantiles. Tejeiro ha asumido el pago de una multa de 9.180 euros y la inhabilitación absoluta por dos años, una pena mínima producto de su colaboración con el fiscal para apuntalar la acusación contra Urdangarín y Torres.