DESAFÍO SOBERANISTA

La CUP no cede y mantiene su veto a los Presupuestos del Govern

La formación anticapitalista mantiene su enmienda a la totalidad a las cuentas propuestas por el Govern y evitará que superen el primer trámite parlamentario.

Anna Gabriel a su llegada este martes a la sede de la CUP

Anna Gabriel a su llegada este martes a la sede de la CUP Efe

La reunión del Consejo Político de la CUP para revisar su veto a los Presupuestos del Govern no ha modificado un ápice la postura de los anticapitalistas. A pesar de que un sector solicitó volver a estudiar la enmienda a la totalidad que presentó el partido en el Parlament, el Consejo Político ha optado por mantener su negativa a tramitar las cuentas por un margen muy ajustado. La formación asamblearia ha vuelto a dividirse y la votación ha finalizado con 26 votos a favor de retirar la enmienda, 29 en contra y 3 abstenciones.

La decisión, hecha pública a última hora de este martes, supone un fuerte golpe para el proceso soberanista. El acuerdo de estabilidad parlamentaria que firmaron la CUP y Junts pel Sí (JxS) había apuntalado durante estos meses la hoja de ruta independentista, pero las diferencias entre ambas formaciones han evidenciado la fragilidad de un acuerdo que queda muy tocado después de la negativa de este martes a tramitar los Presupuestos.

La negativa de la CUP a retirar su enmienda a la totalidad aboca el proyecto de Presupuestos al fracaso durante el pleno del miércoles. Todos los grupos de la oposición han presentado enmiendas a las cuentas del Govern y por primera vez desde la restauración de la democracia la Generalitat verá rechazadas sus cuentas.

“Hoy no vetamos nada”, ha declarado a los medios la diputada Eulàlia Reguant. “Hemos decidido que queremos trabajar conjuntamente con el Govern y JxS para hacerlo bien de cara al 2017, si se considera necesario”. Los diputados han intentado transmitir una imagen de tranquilidad pero por otro lado han afeado al Govern que no se comprometiera a superar el límite de déficit, subir el IRPF y establecer impuestos anulados por el Tribunal Constitucional.

Por su parte, el cabeza de lista de CDC en las elecciones del 26-J, Francesc Homs, ahondó en sus críticas hacia la CUP porque ya preveía su rechazo a los presupuestos y afirmó que "independencia y CUP son antónimos".

En una comida-coloquio del Círculo Ecuestre de Barcelona dentro del ciclo organizado con los principales candidatos, Homs intensificó sus mensajes dirigidos a la formación anticapitalista. "La CUP -dijo- tiene que decidir si tira por un camino o por otro, porque nosotros estamos dispuestos a ir con gente que está a las antípodas desde nuestro punto de vista ideológico, pero estamos por hacer las cosas bien, y es evidente que la centralidad de este país no está en la CUP". 

Una negociación al límite

La decisión de la CUP llega después de intensas jornadas de negociación entre las dos formaciones independentistas. Según ha explicado el partido asambleario, se reunieron el sábado con JxS y percibieron “buena voluntad de negociar”. En ese encuentro se trasladó a la coalición de ERC y CDC el malestar de los anticapitalistas por haber llevado los Presupuestos a la cámara catalana antes de consensuarlos con ellos. A pesar de las diferencias, se despidieron con el compromiso de que les trasladarían una nueva oferta el lunes para que lo debatieran las Asambleas Territoriales.

Siempre según el relato de la CUP, la propuesta del lunes llegó “tarde y mal" a las Asambleas Territoriales. Ante las perspectivas de una nueva negativa en la reunión de este martes, desde JxS han hecho llegar otra oferta de última hora a las 19 h de hoy. Los anticapitalistas, sin embargo, no han podido debatir esa propuesta ya que los votos de las Asambleas Territoriales ya estaban decididos.

Desde la formación anticapitalista han insistido en que, a pesar del desacuerdo, “la legislatura no acaba” y no afecta al acuerdo de estabilidad entre JxS y la CUP. “Es un desacuerdo en el marco de un proceso largo”, ha explicado el diputado Albert Botran. “No es el primer ni el último desacuerdo pero entendemos que las raíces del proceso independentista son profundas y el marco negociador en el que nos hemos movido aún está vivo”.