TTIP

Activistas de Greenpeace escalan una de las torres KIO para protestar contra el TTIP

La organización ecologista ha elegido las emblemáticas torres de Madrid para visibilizar una campaña contra el Tratado de Libre Comercio entre la UE y EEUU.

Las pancartas desplegadas

Las pancartas desplegadas Greenpeace

  1. TTIP
  2. Greenpeace
  3. Protestas sociales
  4. Activismo

Seis activistas de Greenpeace España han desplegado una pancarta de 300 metros cuadrados con la reclama "No al TIPP" desde una de las torres KIO de Madrid después de una "lenta pero segura" escalada de más de 80 metros de altura.

Para los portavoces de Greenpeace, el Tratado de Libre Comercio que se ha llevado a cabo entre la UE y EEUU, es "un acuerdo que se está negociando de espaldas a la ciudadanía y que privilegia el comercio por encima de la conservación del planeta".

La organización medioambiental considera que este tipo de acuerdos deben negociarse bajo el paraguas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas o los compromisos alcanzados en la cumbre contra el cambio climático de París y exige que así se haga.

"Estamos en contra del comercio a cualquier precio", explica a EL ESPAÑOL el portavoz de Greenpeace Miguel Ángel Soto.

El pasado 2 de mayo Greenpeace Holanda publicó parte del contenido de dichas negociaciones. Para la organización, esta filtración confirmó que "además de los retrocesos ya vividos en la UE durante el proceso negociador, son fundados los temores sobre los enormes riesgos que corren los ciudadanos en materia laboral, de protección de la salud pública o de políticas medioambientales".

"Es importante decir alto y claro que nos oponemos a este acuerdo. Hay que paralizar estas negociaciones porque se están poniendo en riesgo conquistas ambientales y sociales", ha añadido Soto.

Desde la céntrica Plaza de Castilla, donde se ubican las emblemáticas torres madrileñas inclinadas, se han desplazado varias dotaciones de bomberos, servicios de atención médica y Policía Local, que han seguido de cerca la escalada, durante más de dos horas y media, de los seis activistas.