26-J

"España no se merece ser gobernada por la pereza ni bloqueada por los intransigentes"

Pedro Sánchez, oficialmente candidato del PSOE, presenta el 26-J como un plebiscito. "Un sí por el cambio", lema de campaña.

Sánchez y Díaz, en Móstoles en la mañana de este sábado.

Sánchez y Díaz, en Móstoles en la mañana de este sábado.

  1. 26-J
  2. PSOE
  3. Pedro Sánchez
  4. Susana Díaz

Ante la pinza, un plebiscito. Pedro Sánchez ya es oficialmente candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno. Fue ratificado en la mañana de este sábado por el Comité Federal socialista y presentado en un mitin por la presidenta de Andalucía y rival interna, Susana Díaz.

En su discurso, Sánchez ha presentado el lema de campaña. Será "Un sí por el cambio" para presentar el 26 de junio como un plebiscito entre los que bloquearon el nuevo Gobierno y él, que lo abanderaba. 

El PSOE asume como un riesgo la polarización creciente de la campaña entre el PP y Podemos-IU y por eso pretender romperla con otro binomio claro: cambio o continuidad. En la elección de su lema hay una inspiración clara a la campaña de Felipe González en 1982, cuyo lema fue también "Por el cambio". Entonces el socialista llegó a la Moncloa con 202 diputados, la mayoría absoluta más aplastante de las vividas en la democracia española. 

"España no se merece ser gobernada por la pereza ni ser bloqueada por la intransigencia de otros", ha proclamado Sánchez, que empleó buena parte de su discurso en recordar los logros del PSOE en la etapa democrática y en prometer avances sociales para los próximos años.

"Un referéndum por el cambio"

"El 26 de junio tenemos una cita con la Historia", dijo Sánchez a los suyos. "El próximo 26-J estamos convocados a un referéndum por el cambio", resumió. Porque, según él, hay papeletas que responden "no" a la pregunta del cambio y sólo una que lo garantiza: la del PSOE. "Cuatro letras, cuatro siglas, no hace falta más", dijo en referencia a las coaliciones o alianzas con otros partidos exploradas por algunos sectores de su partido, como la lista conjunta al Senado con Compromís y Podemos que quería Ximo Puig, el presidente valenciano. 

Sánchez aseguró que España puede tener un sistema educativo mejor que el de Finlandia, un Estado del bienestar mejor que el de Suecia, reformar la Constitución tantas veces como en Francia o convertirse en una potencia económica e industrial que supere a Alemania. "El futuro no está escrito. Lo escribimos nosotros", dijo. "En capacidad e ilusión y ganas de trabajar, no hay país como España", añadió.

Susana Díaz apoya a Sánchez

El acto estuvo presentado por Susana Díaz, que hizo un gran hincapié en que el PSOE tiene que salir a ganar y confiar en sus esencias tradicionales. "El día que renunciemos a querer ganar, la gente no reconocerá al PSOE", advirtió. 

Díaz recordó que el PSOE gobierna en comunidades autónomas donde viven 22 millones de personas y alertó sobre la posibilidad de que el escenario se repita tras la cita con las urnas. "¿Qué garantía tiene España de que si vuelve a ganar el PP y Rajoy no estamos igual? Porque han demostrado que sólo saben gobernar si tienen mayoría absoluta", dijo. 

La presidenta de la Junta, a quien muchos ven como un recambio de Sánchez si éste naufraga, también arremetió contra Pablo Iglesias, de quien dijo que primero se presentó en política "contra el poder" y luego acabó teniendo en el poder su razón de existir. "Por la mañana" asegura que el PSOE es "cal viva" y por la tarde ofrece "listas conjuntas". "Todo no vale", advirtió. 

Sin embargo, la frase que más se esperaba en Móstoles (Madrid) donde ha tenido lugar el acto era la de adhesión de Díaz al secretario general al que tantos pellizcos políticos le ha dado. Y llegó. "Queremos que Pedro, nuestro candidato, sea el presidente del Gobierno de España. Mi candidato, el candidato de todos y cada uno de nosotros", dijo entre aplausos.