Valencia

¿Por qué Costa apunta a Mariano Rajoy?

El exnúmero dos de Camps expone sus razones para que Rajoy y Cospedal sean interrogados.

El exdirigente del PP, Ricardo Costa.

El exdirigente del PP, Ricardo Costa. Efe

  1. Ricardo Costa
  2. Francisco Camps
  3. Mariano Rajoy Brey
  4. María Dolores de Cospedal
  5. Financiación partidos

"Nunca la dirección nacional ha pedido al PP de la Comunidad Valenciana ni a mí que dejase de trabajar con ninguna empresa ni, en concreto, con Orange Market. Si la dirección nacional tenía otro criterio, nunca se materializó en una instrucción". Corría el mes de octubre de 2009 cuando el entonces secretario general de los populares valencianos, Ricardo Costa, compareció públicamente para leer un comunicado en el que se exculpaba de cualquier responsabilidad en la trama valenciana de Gürtel.

El escándalo estaba en pleno auge y en el partido se pedían cabezas. La suya, concretamente.

Fue este un capítulo de los populares en el que hubo una escalada de tensión, con comunicados y desmentidos entre la dirección nacional y la regional que hacía vislumbrar un halo de temor constante ante la posibilidad de que Costa se lanzara en acusaciones directas contra el presidente nacional, Mariano Rajoy, y el valenciano, Francisco Camps. "He actuado siempre con absoluta lealtad a Rajoy y Camps (…) y ciñéndome a las directrices", recalcaba un más que molesto Costa.

Costa salpica a Génova

Desde que estalló el caso Gürtel y su ramificación en Valencia, el exnúmero dos de Camps en Valencia ha intentado salpicar a Génova al desvincularse de cualquier responsabilidad en las contrataciones de Orange Market para actos electorales de 2007 y 2008. Costa está acusado por falsedad en documento y por financiar con pagos en B tres campañas junto a otros dirigentes del partido.

La Fiscalía Anticorrupción pide para él siete años y nueve meses de prisión. El pasado mes de febrero, la Audiencia Nacional dictó auto de apertura de juicio oral contra él y otros dirigentes del PP de la ‘era Camps’, así como a los cabecillas de Gürtel y a una serie de empresarios. La proximidad del juicio ha llevado a varios empresarios a reconocer que financiaron ilegalmente al partido en Valencia y a Ricardo Costa a retomar e incrementar sus intentos para responsabilizar a Génova hasta el punto de pedir que Rajoy sea interrogado como testigo durante el juicio.

LA SOSPECHA SOBRE LOS ACTOS DE RAJOY

La investigación sostiene que el PP valenciano encargó decenas de actos a Orange Market para las elecciones locales y autonómicas de 2007 y las generales de 2008, que fueron pagados en gran parte con dinero en B (más de tres millones) y otra parte a través de empresas adjudicatarias con la Administración (casi 800.000 euros). Son decenas y decenas los eventos investigados. Y entre ellos hay actos de Rajoy en la Comunidad Valenciana.

En el listado de eventos bajo sospecha está la fiesta mitin celebrada el 8 de junio de 2007 en la plaza de toros de Xàtiva para celebrar que, una vez más, el PP había arrasado en las elecciones. A la cita fue un exultante Rajoy que iniciaba su precampaña para las Generales. Fue allí donde se declaró al entonces presidente del PP de Valencia, Alfonso Rus, y reciente detenido en la operación Taula. "Yo te quiero, Alfonso, coño, te quiero", dijo en unas palabras que ahora le persiguen.

El acto fue financiado irregularmente con 48.033 euros, según consta en el auto de apertura de juicio oral. Recientemente se ha conocido que el PP no pagó por el alquiler del coso.

También aparece en el listado el mitin de la plaza de toros de Valencia de marzo de 2008, organizado por Orange Market, y en el que Rajoy intentó dar la vuelta en las encuestas jugándosela en el otrora siempre favorable feudo de votos valencianos. El pago bajo el foco de la justicia es de 79.500 euros. En febrero de 2008, Rajoy visitó Alicante para un acto en la Institución Ferial Alicantina (IFA) ante un recinto colapsado.

La Audiencia Nacional fija en 27.264 el dinero pagado irregularmente. Y más, la causa también pone el foco en el Congreso de 2008 donde Rajoy revalidó su puesto después de ser derrotado en las elecciones y cuando su liderazgo corría serio peligro. El acto se celebró en Feria Valencia. La institución ha demandado ahora a Génova porque no ha cobrado los 568.111 euros del alquiler del espacio. 

LAS RAZONES DE COSTA

Ricardo Costa, un político nacido a la sombra de su hermano, el exministro Juan Costa, y aupado en su día por el expresidente del PP de Castellón, Carlos Fabra, retoma ahora su intento de vincular a Génova en la trama Gürtel. Y lo hace en un momento en el que el partido se halla inmerso en la ‘crisis Barberá’ y lanzando así más sospechas sobre los populares cuando todo indica que habrá una nueva convocatoria electoral. Estas son las principales razones de Costa para implicar a la dirección nacional:

1. Sin responsabilidad en la gestión económica. Costa asegura en su escrito de defensa que no tuvo ninguna responsabilidad en la tesorería del PPCV, ni en las elecciones municipales ni autonómicas de 2007, y que sus funciones son las que establecen los estatutos del partido.

En el auto de procesamiento inicial dictado por el TSJ, el magistrado admite que en las elecciones municipales y en las generales es Génova la responsable a través del gerente o de un administrador único. Pero apunta claramente a la dirección regional al destacar que, aunque no debía intervenir, se han encontrado "plurales datos" de que se realizaron actos con Orange Market con intervención directa del PPCV. "Es la organización regional (…) la que realmente impulsa los actos y desde donde se mantienen las negociaciones y contrataciones". Archivos, documentos, mails y grabaciones sitúan a Costa como el interlocutor con Orange Market.

2. No era el secretario general en los comicios de 2007. En su defensa, Costa alude que fue vicesecretario general y que, por ello, en sus funciones no estaba la de contratar nada para el desarrollo de los actos electorales.

La que fuera secretaria general del PPCV en esas elecciones, Adela Pedrosa, declaró en instrucción que era Costa quien llevaba el tema económico "desde el principio hasta el final". La gerente regional, Cristina Ibáñez (también procesada), corroboró la versión. Costa niega cualquier delegación de funciones en este sentido.

3. No era responsable de las generales de 2008. Costa alega que en la campaña de ese año él era secretario general, pero que los comicios estatales son competencia de Génova. La gestión en este caso se hace a través de las direcciones provinciales. Pero también en este caso el magistrado estableció que fue desde la Regional desde donde se "decidieron y asumieron" las contrataciones con Orange Market sin que la dirección nacional pudiera conocer las presuntas irregularidades.

Costa también insiste en el argumento de que el PP valenciano no tiene una contabilidad independiente, sino que solo existe una consolidada a nivel nacional.

4. Orange Market contrataba con el PP valenciano desde el año 2002. El exnúmero dos de Camps recuerda que la empresa de la red Gürtel ya actuaba antes de que él fuera secretario general.

Por todo ello, Costa reclama a la Audiencia Nacional que pida documentos a Génova para acreditar su versión y reclama que se interrogue como testigos a Rajoy y María Dolores de Cospedal, entre otros.